Por: Carlos Cordero.   1 febrero
En las aceleradoras, las “startups” participan en un proceso intensivo de asesoría, capacitación y “coaching”. (Foto: Appttitude para EF).
En las aceleradoras, las “startups” participan en un proceso intensivo de asesoría, capacitación y “coaching”. (Foto: Appttitude para EF).

La startup Appttitude lanza en estos días la nueva versión de su aplicación Move!, con la que los aficionados se inscriben en eventos de atletismo, natación, ciclismo, triatlón y trail.

Vienen otros cambios, después de haber terminado la pasantía en la aceleradora Startup Chile, en ese país sudamericano.

Quantik –perteneciente al Grupo Nación– y la startup Tico Fut también crearon una empresa en Estados Unidos como producto de su paso por la aceleradora VelocityTX, ubicada en San Antonio, Texas.

La nueva empresa dará servicios de contenido móvil a asistentes a eventos deportivos, como fútbol americano, baloncesto y béisbol. Ya realizaron pruebas en el Alamodome, un estadio con capacidad para 72.000 personas, en un juego de fútbol americano.

De la participación de estos emprendimientos, así como de Processim Labs en Start-Up Chile y de Wow Emotions en VelocityTX, en el 2018 quedaron varias experiencias.

Lección 1: Apoyo

Appttitude y Processim Labs estuvieron ocho meses (de febrero a octubre) en Chile, mientras que Quantik, Tico Fut y Wow Emotions participaron en un programa de tres meses (de setiembre a diciembre).

Processim Labs también se acaba de incorporar a la aceleradora Parallel 18, ubicada en Puerto Rico, donde permanecerá cinco meses. “Nos permite un acercamiento a EE. UU.”, dijo Javier Chan, CEO de Processim Labs, que desarrolla apps de simulación para estudiantes y profesores universitarios.

Atraer startups interesa en Chile tanto como en San Antonio para que las empresas crezcan allí y ayuden al crecimiento de la economía local, de los negocios, del empleo y generen utilidades a los inversionistas locales.

Alrededor de las aceleradoras hay diferentes instancias que apoyan, aportan recursos, comparten contactos y networking, y brindan acceso a plataformas tecnológicas (Amazon o Microsoft).

Lección 2: Intensivos

Start-Up Chile, creada por el Gobierno y que recibe recursos públicos, y VelocityTX ofrecen programas estructurados, de corto plazo, con una cargada agenda de capacitación en materia legal, de negocios y para presentaciones ante inversionistas.

Ambas se enfocan en emprendimientos ya formados y en proceso de internacionalización.

Para iniciativas donde se debe empezar por transformar una idea de negocio en una solución, construir el modelo de ingresos y hasta armar un equipo, hay otros centros de incubación con procesos más extensos.

En Start-Up Chile o en VelocityTX los emprendedores deben presentar planes y avances. En la organización chilena se aporta el 50% de los fondos de apoyo al inicio del programa y el resto depende de los resultados.

“La experiencia está enfocada en empresas que tienen productos innovadores, crecimiento exponencial e interés en operar en esos mercados”, dijo Gabriel Chernacov, CEO de Wow Emotions USA.

Wow ya tenía una oficina en Florida. Ahora estableció la empresa en Texas para abrir nuevas posibilidades de mercado, está definiendo la estructura de la operación y explora posibilidades con clientes ubicados en Silicon Valley, California.

Manuel Ruh, Hans Gatgens y Javier Chan, de ProcessimLabs, ingresaron el 5 de febrero del 2018 a la aceleradora StartupChile, donde participaron en un programa de ocho meses. (Foto: Processim Labs).
Manuel Ruh, Hans Gatgens y Javier Chan, de ProcessimLabs, ingresaron el 5 de febrero del 2018 a la aceleradora StartupChile, donde participaron en un programa de ocho meses. (Foto: Processim Labs).
Lección 3: Infraestructura

Las aceleradoras cuentan con instalaciones para albergar a los proyectos seleccionados.

En el caso de Start-Up Chile se trata de un espacio de co-working para 50 startups, lo que da la oportunidad de intercambio entre los emprendedores.

“Cada una trabaja en lo suyo”, dijo Juan Carlos Valerio, gerente general de Appttitude. “Pero se comparten experiencias y se ayuda a aclarar el proyecto”.

Al llegar se cuenta con las condiciones requeridas (incluyendo visa de trabajo y cuentas bancarias), se asignan mentores y se da seguimiento proactivo.

Lección 4: Directos

Las presentaciones ante inversionistas son de pocos minutos, por lo que en el entrenamiento se afina el discurso con un guión, se analiza cómo captar la atención y cómo demostrar capacidad de ejecución.

Durante la presentación o pitch se debe ser muy concreto (mostrar el producto, mercado y cómo se hará) y breves (1, 5 o 10 minutos), con ajustes dependiendo de la audiencia para dar espacio a las preguntas.

Las respuestas también deben ser concisas (15 segundos), respaldadas por documentos que llevan en caso de que sea necesario.

Los inversionistas están acostumbrados a recibir grandes cantidades de propuestas por lo que se fijan en las innovadoras, que den solución a la necesidad de un nicho de mercado y tengan una propuesta tecnológica con sentido.

Les llamará la atención la que sea mejor presentada y en la que vean posibilidades reales de aumentar la inversión 15 veces entre uno y tres años.

Lección 5: El equipo

Los inversionistas se interesan en que el producto sea atractivo (“que tenga ligue”) y en la calidad del equipo.

De las proyecciones financieras, quieren saber qué se tiene y cómo se justifican los cálculos.

Lo que más les interesa es que el equipo sea integrado por quienes serán los ejes del negocio: el que tiene claro el proyecto y es capaz de venderlo (hoster); el que tiene el código y se encarga del desarrollo tecnológico (hacker); y el que se encarga del mercadeo (hipster).

Allan Matarrita realiza la presentación o “pitch” ante inversionistas en San Antonio, Texas. (Foto: Quantik para EF).
Allan Matarrita realiza la presentación o “pitch” ante inversionistas en San Antonio, Texas. (Foto: Quantik para EF).
Lección 6: Con calma

El proceso de mentoría normalmente da como resultado la redefinición de los planes de las startups. Aunque es un proceso intenso, lo que sigue debe hacerse con calma.

Por ejemplo, Appttitude espera incursionar en otros mercados. Para lograrlo, explorarán un país, se contactará a los organizadores de eventos deportivos, los integrarán a la plataforma de Move! e iniciarán la comercialización a nivel masivo.

El siguiente mercado en la mira dependerá de los resultados obtenidos en el anterior.

Ahora el objetivo es consolidar los nuevos servicios para los usuarios, como la posibilidad de poder comunicarse con otros que vivan cerca y que vayan al mismo evento. Así podrán hacer carpooling y compartir vehículo.

Appttitude cuenta ya con siete colaboradores, dos de los cuales permanecen en Chile a cargo del desarrollo técnico de la plataforma.

Lección 7: Sin miedo

Los emprendedores coinciden en que el futuro de sus proyectos depende de mercados con los que puedan crecer y que el tamaño de Costa Rica los limita.

En las aceleradoras se visualizan, identifican y exploran las oportunidades que hay en los mercados de Sudamérica y EE. UU.

Una ventaja es que en ellos, especialmente en EE. UU., hay una actitud receptiva a las novedades tecnológicas debidamente justificadas.

Los inversionistas reconocen que pueden soportar pérdidas en varios proyectos y recuperarlas en uno realmente exitoso.

“Están acostumbrados a la novedad, no les da miedo”, dijo Allan Matarrita, fundador de Quantik. “Allá probamos que sí se puede. En Costa Rica sacar una empresa 100% innovadora es complicado”.