Por: Carlos Cordero Pérez.   15 febrero
El Centro de Investigación y Desarrollo de Intel en Costa Rica amplió sus funciones desde 2014 y participa en la creación de productos que requieren los grandes fabricantes y proveedores de servicios de Internet para el futuro. (Foto Diana Méndez / Archivo).
El Centro de Investigación y Desarrollo de Intel en Costa Rica amplió sus funciones desde 2014 y participa en la creación de productos que requieren los grandes fabricantes y proveedores de servicios de Internet para el futuro. (Foto Diana Méndez / Archivo).

El trabajo de Antonio Hasbun, ingeniero de servidores del Centro de Investigación y Desarrollo de Intel Costa Rica, es conversar con Google, Facebook, Microsoft, Amazon y Alibaba, entre otras firmas, revisar los documentos o papers que estas firmas publican y estar atento a las conferencias donde muestran lo que planean lanzar en cinco o 10 años.

“Luego de ver hacia dónde van, aquí vemos cuáles tecnologías podemos desarrollar para habilitarlos a ellos a llegar ahí”, dice Hasbun.

Para que cada empresa o usuario pueda utilizar los servicios futuros de esas firmas y para que las mismas firmas lo tengan disponibles, en Intel se analiza cuáles tecnologías se requerirán. En algunos casos se toman ideas de Intel Labs, un centro de innovación que tiene un acopio de proyectos para los próximos 20 años, y en otros hay que inventar las soluciones.

Como en toda compañía, hay que asegurar la factibilidad y probar los productos, antes de su fabricación masiva. Paralelamente se comparten estándares en los foros públicos para que los desarrolladores de sistemas operativos, de equipos y de otras soluciones estén listos para aprovechar las tecnologías cuando estén habilitadas.

No era así al inicio del Centro de Investigación y Desarrollo de Intel en Costa Rica, en 2014, luego del cierre de la fabrica. Entonces se realizaban las pruebas de los proyectos que se le encargaban. Conforme los ingenieros costarricenses empezaron a sugerir mejoras, el Centro se posicionó y la firma lo reconoció encargando desde 2016 aproximadamente más tareas de análisis de factibilidad, primero, y de diseño, después.

El Centro amplió así sus responsabilidades en la creación de productos que saldrán en varios años, procesadores y componentes para una amplia gama de líneas: desde servidores y computadoras a tabletas y dispositivos de Internet de las cosas (IoT), entre otros. No hay producto de la compañía sin intervención de talento local.

“Contamos con personas que intervienen en todas las fases del proceso; es el resultado de años”, afirmó Ronny Ramírez, gerente de operaciones de Intel Architecture, Graphics and Software (IAGS).

El Centro de Investigación y Desarrollo tiene 810 colaboradores y cuenta con 40 posiciones abiertas en ingenierías eléctrica, electrónica, térmica, termomecánica, computadores y software, entre otros. Intel también tiene un centro de servicios corporativos en el país y en el segundo semestre reabrirá la planta de manufactura.

Para los ingenieros de Intel es clave que Costa Rica genere talento que cuente con habilidades blandas y dominio de las áreas STEM, así como de capacidades críticas y de liderazgo para la mejora de los productos, para atraer más negocios y proyectos al país. (Foto Diana Méndez / Archivo)
Para los ingenieros de Intel es clave que Costa Rica genere talento que cuente con habilidades blandas y dominio de las áreas STEM, así como de capacidades críticas y de liderazgo para la mejora de los productos, para atraer más negocios y proyectos al país. (Foto Diana Méndez / Archivo)
Cómo lo hacen

La intensidad es una marca de la industria y la competencia, que se amplió con fabricantes asiáticos, no da tregua. También Intel incursiona en nichos en los que el talento costarricense es protagonista.

Ramírez y su equipo trabajaron con otros sitios de Intel a nivel global en la creación de la primera unidad de procesamiento gráfico (GPU) externa de la firma para dispositivos como computadoras y tabletas, lanzada al final de 2020 y que compite con reconocidos fabricantes como Nvidia.

Armar un dispositivo es como construir una pieza compleja —como un Lego— donde cada bloque debe ser diseñado, desarrollado y producido de forma independiente, asegurándose que sea funcional, cumpla los estándares y sea rentable.

Las etapas de concepto, factibilidad y ejecución se conocen como pre-silicio, que corresponden a los momentos antes de contar con la pieza. Lo que sigue es el post-silicio.

Con el diseño de los componentes para los dispositivos y equipos se debe verificar en un ambiente real si los circuitos se comportan de acuerdo a lo planeado y si es “manufacturable”. Luego se entrega a las plantas de fabricación masiva.

“Participamos en todas las etapas del proceso”, reiteró Marcela Villalobos, gerente de la unidad computación para clientes, que debe coordinar también con fabricantes como HP, Dell, Lenovo e incluso Microsoft, Amazon y Google para las tabletas y computadoras en que están pensando para el futuro.

El proceso aplica también para dispositivos de IoT, áreas que toman relevancia para la llamada Revolución 4.0, que incluye la automatización mediante inteligencia artificial, sensores, dispositivos y tecnologías de conectividad de banda ancha (5G, fibra óptica y wifi 6.0).

Todas estas funciones, actividades y tareas no se hacen de forma manual, por supuesto. El desarrollo de los software es tarea de un equipo de informáticos. Thelma Cantagalli, gerente de tecnología de información, agregó que cuentan con un grupo encargado de desarrollar algoritmos para optimizar procesos utilizando inteligencia artificial.

El Centro de Investigación y Desarrollo incluye un megalaboratorio de pruebas. (Foto archivo)
El Centro de Investigación y Desarrollo incluye un megalaboratorio de pruebas. (Foto archivo)

Los ejecutivos de Intel destacan que todo esto es posible al contar con colaboradores que tienen dominio en áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) y que se destacan por sus habilidades blandas. También se requiere la capacidad de liderazgo para convencer a grupos y a ejecutivos que están en diferentes sedes de Intel para generar soluciones “que cambien de rumbo”, que no existen, que llevan componentes inexistentes aún y que deben ser probadas con robots que no están inventados tampoco.

Otra clave es la capacidad crítica y la aplicación del método científico para realizar las pruebas, determinar por qué no funciona algo o encontrar cómo mejorarlo. “No se puede hacer las cosas de la misma forma siempre”, recalcó Meizel Leiva, líder técnica del equipo de ingeniería en manufactura de producto, que diseña pruebas de procesadores y circuitos para perfeccionar los diseños.

Una tarea adicional es proveer a los fabricantes con herramientas, guías y soporte para el diseño de los prototipos de equipos y dispositivos, de forma que estén listos cuando se pase a la fabricación masiva en Intel.

“La agresividad que tenemos para asumir funciones se basa en el conocimiento que tenemos. Estamos en el punto en que podemos influir bastante en la línea de producción”, dijo Kenneth Serrano, principal engineer, quien trabaja en el desarrollo de pruebas para servidores.

Una de las áreas donde se desarrollan productos es para ciudades inteligentes, desde videocámaras hasta sistemas de dispositivos de publicidad inteligente. Aquí se deben contemplar una gran cantidad de variables. Por ejemplo, no es lo mismo ubicar una videocámara en una calle de Arizona que en Alaska, por sus temperaturas, o en Costa Rica, por el clima tropical.

“Todo es muy dinámico”, destacó Sergio Pacheco, gerente de ingeniería del grupo de IoT de Intel. “Se trabaja con cosas que no existen, que hay que crear, por lo que se deben desarrollar destrezas técnicas nuevas y sacar el máximo potencial que tenemos en Costa Rica”.

Creando lo que no existe
Ciclo de vida de desarrollo de productos de Intel:
Concepto: análisis de mercado, del tipo de producto a diseñar, capacidades, si hay en el mercado o si existirá, si tiene sentido, según requerimientos para próximos años de firmas proveedoras de servicios de Internet y fabricantes de equipos y dispositivos.
Factibilidad: definir el producto y sus características, componentes, consumo de potencia, velocidad, costos. asegurarse que sea viable comercialmente y que se puede fabricar, y deteminar cómo se pueden comprometer los recursos de la compañía.
Ejecución: se define cómo se va a manufacturar, la disponibilidad de los recursos. se desarrollan prototipos y se realizan pruebas.
Producción: manufactura y ensamble masivos de productos para entregarlos a los proveedores de Internet y a los fabricantes de equipos y dispositivos.
Post producción: análisis de fallos y actualizaciones para que sea más confiable, corra más rápido y sea más confiable y seguro.
Fuente: Intel Costa Rica.