Por: Carlos Cordero Pérez.   24 junio
Las startups deben dar el salto de una idea a un producto mínimo viable y a definir su modelo de negocios para tener más posibilidades frente a los inversionistas privados. (Foto archivo GN)
Las startups deben dar el salto de una idea a un producto mínimo viable y a definir su modelo de negocios para tener más posibilidades frente a los inversionistas privados. (Foto archivo GN)

¿Se imagina poder asegurar su vehículo a través de una aplicación y desde su propio celular?

Ubiquitous Solutions (Ubiqs) desarrolló una solución llamada Insurtech para realizar ese trámite en línea, siguiendo todo el proceso exigido por la Superintendencia de Seguros de Costa Rica.

El cliente responde un formulario, sube fotos del vehículo y de su documentación (las cuales incluyen datos de geolocalización, fecha y hora en que fueron tomadas con el móvil) y paga con tarjeta.

La póliza se envía al correo electrónico y se almacena en la app, para que sea fácil de usar en reclamos o accidente. La aplicación facilita comunicarse con el agente o el personal de servicio en caso necesario.

“No hay una app similar”, destacó Arnoldo Madrigal, gerente de operaciones de Ubiquitous Solutions. “Es parte de las nuevas aplicaciones de fintech de autogestión, donde el cliente hace el trámite”.

Las fintech son emprendimientos tecnológicos que desarrollan soluciones financieras.

Ubiqs y otras dos startups, Ibylit y EmoTech, recibieron capital de trabajo a través del fondo de inversiones Invert UP, con lo que podrían dar el salto al mercado regional.

Ibylit y EmoTech desarrollaron sus propias plataformas de factoreo y de reconocimiento de emociones para centros de servicios, respectivamente.

“Estas tres empresas completaron el ciclo a través del acompañamiento de ParqueTec”, recalcó Marcelo Lebendiker, quien encabeza ParqueTec e Invert UP.

ParqueTec se encarga de la incubación y aceleramiento de los emprendimientos. Invert UP es un fondo, incorporado al mercado de capitales y regulado por la Bolsa Nacional de Valores en su programa Mercado Alternativo de Acciones.

Con estas tres startups ya son ocho las empresas financiadas a través de Invert UP, todas las cuales alcanzan una valoración de más de $2,5 millones. Las otras son Sonar, ADC Móvil, Wow Emotions, Tecnología Virtual y Quantic.

“Todas están vendiendo. Dejaron de ser ideas”, destacó Lebendiker.

Marcelo Lebendiker destacó que si se desarrollan fondos como Invert UP se puede financiar empresas sin incrementar sus deudas. (Foto Andrés ARCE / Archivo GN)
Marcelo Lebendiker destacó que si se desarrollan fondos como Invert UP se puede financiar empresas sin incrementar sus deudas. (Foto Andrés ARCE / Archivo GN)

Lebendiker explicó que de esta forma se les brinda capital fresco, aumenta su patrimonio, crecen las posibilidades de recibir más inversiones, se crea empleo y se apoya tanto su crecimiento local como su internacionalización, sin necesidad de endeudarlas.

La inversión a través de este tipo de fondos también podría ser una herramienta para la reactivación de las empresas, en la actual crisis provocada por el COVID-19, muchas de ellas con dificultades para cumplir los requerimientos del financiamiento bancario.

Expansión

Para todas las startups apoyadas la expansión internacional es la principal vía de crecimiento.

Gabriel Bustamante y Estaban Mata trabajaron en Intel Costa Rica. Salieron en diferentes reestructuraciones de la firma, habituales en la industria.

En octubre del 2018, cuando estaban en apogeo las soluciones de chatbots para atención de clientes, iniciaron EmoTech y desarrollaron varias soluciones.

Una de ellas es una plataforma llamada Emocall para centros de llamadas que se basa en inteligencia artificial, big data y analítica para realizar reconocimiento y análisis de emociones a través de la voz.

“Una de las ventajas es que es adaptable a los sistemas de las empresas”, destacó Bustamante.

Emocall brindda retroalimentación directa al agente de atención de clientes y permite aprovechar los datos para tomar decisiones que mejoren el servicio. (Reproducción EF)
Emocall brindda retroalimentación directa al agente de atención de clientes y permite aprovechar los datos para tomar decisiones que mejoren el servicio. (Reproducción EF)

Emocall genera información de cuál es la reacción del cliente que se atiende (satisfacción, tedio, molestia, enojo o neutralidad) para que el agente ajuste su mensaje.

Puede realizar un análisis de las llamadas almacenadas para determinar diferentes variables (satisfacción de clientes, desempeño individual y por equipo de agentes, y eficiencia según horarios, entre otros).

La estrategia de EmoTech es implementar su solución en las sedes locales de firmas multinacionales (en Costa Rica están cinco de las 10 empresas más importantes de la industria) y que luego la solución sea adoptada por otras sedes.

El sistema ya se utiliza en dos firmas y hay conversaciones iniciales con otras más.

Bustamante agregó que el capital recibido ayudará a la comercialización y el mercadeo.

La solución de automatización de factoreo va dirigida a todos tipo de entidades que brindan este servicio. (Reproducción EF)
La solución de automatización de factoreo va dirigida a todos tipo de entidades que brindan este servicio. (Reproducción EF)

Luis Ortíz y Manrique Ulloa encabezan Ibylit, una solución para automatizar los servicios de factoreo.

“El capital que recibimos nos permite desarrollar la primera versión de la plataforma y salir al mercado”, indicó Ortíz.

Ortiz es especialista en finanzas; trabajó en el sector bancario local por 15 años y luego como gerente financiero de empresas tecnológicas. Ulloa es CEO de ieSoft, una desarrolladora costarricense.

Ibylit es una plataforma de servicio (PaaS, por sus siglas en inglés) para uso de las entidades (bancos, asociaciones solidaristas, cooperativas, puestos de bolsa, fintech y otras) que brindan servicio de factoreo. Actualmente la utiliza la Bolsa de Comercio de Costa Rica (Bolcomer).

Cuando un cliente de una de esas entidades sube una factura electrónica la plataforma automáticamente verifica en el Ministerio de Hacienda, para luego generar las notificaciones y los documentos y su firma digital. Una vez autorizado, se procede con el desembolso.

Ibylit permite que el cliente, la entidad, el comprador y los inversionistas, si los hay, puedan verificar cada paso. Además, la factura queda registrada y así se evita posibles fraudes.

Las entidades tienen posibilidades de personalizar su servicio (con su logo, colores, contratos y correos electrónicos, entre otros).

Ortíz explicó que la iniciativa surgió en setiembre del 2019 después de la aprobación de la Ley de contrato de factoreo (9291), que permite el uso de plataformas digitales.

La evolución hacia este tipo de servicios es impulsada por la implementación de la factura electrónica en la región, el tampaño del mercado ($3.000 billones en América Latina y $2.000 millones anuales en Costa Rica) y la fuerte comptencia (800 entidades dedicadas al factoreo, incluyendo fintech).

Las entidades financieras tradicionales, en cambio, tienen dificultades para invertir en sistemas propios.

Ibylit ya trabaja con una fintech local que brinda servicios de factoreo en la implementación de la solución.

La mira está puesta en el mercado latinoamericano y en plazas como Chile, México y Colombia. “La regionalización puede ser muy atractiva para nuevos inversionistas”, dice Ortíz.

Los dueños de vehículos puede contratar su póliza mediante una aplicación con la plataforma de Ubiqs. (Reproducción EF)
Los dueños de vehículos puede contratar su póliza mediante una aplicación con la plataforma de Ubiqs. (Reproducción EF)

Ubiqs, también encabezada por Álvaro Villalobos como gerente general, inició hace 10 años con la gestión de flotillas mediante sistemas basados en GPS, siguió en el campo de la lealtad de clientes en telecomunicaciones y ahora con este servicio en seguros.

Actualmente trabajan con la correduría de Coopenae, pero en el país hay otras 10 que ofrecen productos de diferentes aseguradoras. La solución también podría aplicarse en otros seguros autoexpedibles para viajes, estudiantil o de salud.

“La inversión nos permite internacionalizarnos, llegando a países con tamaños similares”, dijo Madrigal.