La vida es sueño

¿Entonces no tenemos derecho al arte?

Valerse de las necesidades de un músico de la calle y del talento del escultor Jiménez Deredia para alimentar el resentimiento social es mezquino, irracional y populista








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.