La vida es sueño

¿Y si yo estuviera equivocado?

¿Si aceptara con humildad que mi "verdad" no es LA VERDAD; mi "realidad", LA REALIDAD, ni mi "visión", LA VISIÓN?

¿Qué tal si yo hiciera una pausa en medio de tanta agitación y crispación electoral para renunciar por un momento a la arrogancia intelectual, la petulancia religiosa o la vanidad política, reflexionara e hiciera un esfuerzo realmente honesto por tratar de comprender y aceptar al otro, al que vive o piensa diferente a mí?








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.