Por: María Luisa Madrigal.   1 octubre, 2018
Mientras los diputados votaban las mociones, en la barra del público de la Asamblea ciudadanos llegaron a ejercer presión en contra del proyecto fiscal. Fotografía: John Durán
Mientras los diputados votaban las mociones, en la barra del público de la Asamblea ciudadanos llegaron a ejercer presión en contra del proyecto fiscal. Fotografía: John Durán

El proyecto de ley 20.580 Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas finalmente llegó al plenario. Este lunes el texto se sometió a las dos primeras sesiones de votación de mociones reiteradas.

En total, 71 enmiendas se votaron negativamente, ocho fueron retiradas y solo tres lograron aprobarse. Todas las mociones vistas durante este primer día buscaban editar el capítulo correspondiente al Impuesto de Valor Agregado (IVA).

Dentro de los textos rechazados destacan tres mociones distintas que buscaban la exoneración de la canasta básica. Tres más que pretendían que los servicios de salud privados tampoco estuvieran gravados y otras dos enmiendas para exonerar la educación privada.

En el caso de las mociones sobre educación privada, una de ellas fue aprobada -presentada por la diputada Shirley Díaz de la Unidad Social Cristiana (PUSC)- en una primera votación. Sin embargo, el hecho significó una discusión de fondo entre los legisladores dado que la educación privada ya había quedado exonerada, durante el proceso de la reforma fiscal en comisión.

Ante esto, Welmer Ramos diputado del Partido Acción Ciudadana señaló el texto como quedó en el proyecto, es más amplio y detallado que el de la moción, por lo que se podría generar un problema de interpretación final. Finalmente, se repitió la votación y la enmienda fue rechazada.

Varias otras mociones referentes a la exención del IVA para universidades estatales, Conare, Sinaes y sus fundaciones, la exoneración de servicios turísticos prestados por quienes estén registrados en el ICT y el IVA exento para actividad agroindustrial del arroz, también fueron rechazadas.

Sin embargo, la moción de la exoneración de ventas de bienes o servicios para la exportación y entre beneficiarios del Régimen de Zona Franca si logró ser aprobada.

Con una votación de 36 a favor y 16 en contra, la enmienda propuesta por el diputado Pedro Muñoz del PUSC se convirtió en la primera modificación que sufre el texto de la reforma fiscal. Fue secundada por los diputados del Liberación Nacional, Restauración Nacional y los demás congresistas del PUSC.

El resultado de la votación no estuvo exento de polémica. El diputado del Frente Amplio José María Villalta aseguró que el texto de la moción deja un portillo abierto para que las empresas dentro del régimen de zona franca entren en “competencia desleal” con los productores locales. Esto porque la moción elimina la frase "destinados a la exportación” por lo que faculta a las empresas a estar exentas, igualmente, en ventas a nivel nacional.

Por el contrario, el diputado Erwen Masís del PUSC señaló que la exoneración es importante porque las zonas francas generan 100.000 empleos directos.

Masís recibió el apoyo de Jonathan Prendas, diputado del PRN quien señaló que la interpretación de Villalta sobre la moción, fue errónea y que más bien, la moción busca corregir una mala redacción del texto inicial de Hacienda.

La segunda moción aprobada llegó hasta la moción 70. Los diputados decidieron de manera unánime exonerar del IVA los servicios y bienes comprados o adquiridos por las Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Asadas).

Inmediatamente después fue aprobada -también de manera unánime- la moción 71. Esta exonera del IVA la venta, comercialización y la matanza de animales vivos dentro de la cadena de producción e industria pecuaria. Ambas mociones fueron propuestas por el diputado de Restauración Nacional Carlos Avendaño.

A continuación le detallamos la lista de las mociones votadas y el resultado de cada una, tras el primer día de discusión en el plenario: