Economía y Política

Áreas de salud registran amplia brecha en cobertura de vacunación contra el COVID-19, ¿cómo avanza la suya?

Algunas áreas proyectan terminar la vacunación este mismo año, mientras otras muestran un mayor rezago

Con el avance de la campaña de inmunización contra el COVID-19 en Costa Rica se empiezan a evidenciar también desigualdades internas que se reflejan en los datos de la cobertura de vacunación entre las distintas áreas de salud.

Así lo dejan ver los datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) analizados por EF. Este medio comparó la población total de cada una de las 105 áreas de salud en que se divide el país con la población ya vacunada también de cada área, según el reporte disponible del 1.° de junio.

La población de cada área de salud utilizada por la CCSS se basa en proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

De esa forma, se obtuvo el porcentaje de cobertura tanto en una o dos dosis, así como la cobertura del esquema completo, pues las vacunas que está aplicando el país requieren de dos inyecciones.

A fondo

Los datos dejan ver una amplia disparidad que no es un tema nuevo durante la pandemia, pues diferentes instituciones y hasta el propio ministro de Salud, Daniel Salas, se han referido a esta inequidad.

Con base en los datos del 1.° de junio, solo tres áreas de salud sobrepasaban el 50% de cobertura general (una o dos dosis), mientras que las cinco más rezagadas presentaban un porcentaje menor al 20%

Las cinco áreas de salud más adelantadas son las de San Rafael de Puntarenas, Zapote-Catedral, Acosta, Nandayure y Mata Redonda Hospital.

Esas primeras cuatro áreas son las que encabezan también la vacunación del esquema completo (dos dosis), a la que se suma el área de Carmen-Montes de Oca, las cuales tienen porcentajes mayores al 18%. Resalta especialmente el área de San Rafael de Puntarenas con casi 30% de cobertura.

En este caso, la mayoría de áreas pertenecen a la región Central Sur (según la división de la CCSS, a la que se suma Nandayure, de la región Chorotega, y San Rafael de Puntarenas, de la región Pacífico Central.

En el otro extremo, las cinco áreas más rezagadas en la cobertura general pertenecen todas a la región Central Norte, la cual agrupa cantones del norte de San José, de Alajuela y de Heredia).

Mientras tanto, en la lista de las áreas con menor cobertura de dos dosis repiten las áreas de Horquetas-Río Frío y Alajuela Oeste, y se unen las de Liberia, Barva y San Juan-San Diego-Concepción 2. Estas áreas no superan el 10% de la cobertura.

Los promedios a nivel país, para el 1.° de junio, eran de 12,34% para la cobertura de dos dosis, y de 31,82% en la cobertura general.

En contexto

La realidad de las áreas de salud difieren. El propio gerente médico de la CCSS, Mario Ruiz, ha manifestado que es difícil comparar aŕeas con entornos más rurales de otras urbanas.

El ministro Salas también ha llamado la atención sobre el rechazo a la vacunación en algunas zonas como el Atlántico.

La Contraloría General de la República (CGR) también dejó plasmada esta desigualdad a inicios de mayo en un informe en el que comparó también el avance de la vacunación en las áreas de salud.

En esa ocasión, la CGR llamó a “fortalecer la estrategia de vacunación, en cuanto al criterio técnico de iniciar la jornada de vacunación de un nuevo grupo”. Además, llamó la atención sobre la desinformación que persiste en la población y que aleja a algunas personas de la vacunación.

“El hecho de que muchas áreas de salud han avanzado más es porque la densidad de población es menor”, comentó Juan José Romero, epidemiólogo de la Universidad Nacional. Aun así, los datos evidencian que algunas áreas urbanas también alcanzan altos índices de cobertura hasta el momento.

Una de esas áreas es la de Mata Redonda-Hospital, en el cantón de San José. Alexandra Forrester, encargada de Enfermería de esa área de salud, indicó que no se han aplicado estrategias diferentes a otras áreas, pero destacó el compromiso de toda la clínica Moreño Cañas.

“De una u otra forma, (el equipo) ha colaborado en el proceso, ya sea en llamadas, en educación, en el proceso vacunal, atención y captación en la puerta, en la gestión de filas, etc.”, indicó la funcionaria.

Forrester agregó que algunos factores que pueden incidir en el alto porcentaje de cobertura que tiene dicha área es la cercanía y densidad de la población, el trabajo conjunto de los ocho ebais, así como la apertura y coordinación de otras instituciones como la Cruz Roja, Bomberos y hospitales privados.

Actualmente, en Mata Redonda-Hospital ya iniciaron la vacunación del grupo 4 y consideran que para agosto podrían estar culminando con el grupo 5, dependiendo de cuándo se dé la autorización por parte de la CCSS para iniciar con este último grupo.

Acosta es otra de las áreas de salud que destaca en la cobertura de vacunación. En esa zona están cerca de culminar con el grupo 4 y se encuentran también rastreando a usuarios que no contestan.

Además de la asignación de citas, esta área ha instalado diversos puestos de vacunación que se trasladan a lo largo del cantón, han establecido alianzas con medios de comunicación locales, con la propia Municipalidad y otras instituciones. También han prolongado la vacunación durante fines de semana y luego de las 4 p. m. entre semana.

“Somos un área rural muy dispersa”, contó Zianne López, directora del área de salud de Acosta. La doctora agregó que también han experimentado renuencia de personas a vacunarse: alrededor de 250 entre los grupos 2 y 3, pero se vuelven a llamar y algunas de ellas aceptan en una segunda ocasión.

Por otro lado, el área de salud La Carpio-León XIII presenta aún bajos porcentajes de cobertura.

El jefe de Servicios Externos del Hospital Clínica Bíblica (centro a cargo de dicha área de salud), Sergio León, cuestionó la proyección de población del INEC, pues consideró que “no necesariamente es representativa de la población real” y comentó que esa zona tiene un factor migratorio importante que genera movilización constante de habitantes.

Aseguró que la problemática socioeconómica y el tema cultural han sido barreras, sumado a la renuencia de algunos habitantes a la aplicación de la vacuna. En total, registran 243 pacientes que la han rechazado.

Actualmente esa área está vacunando a pacientes de los grupos 3 y 4.

Algunas medidas que se han tomado para acelerar la vacunación son la extensión de horarios a los días sábados y jornadas masivas. El sábado 12 de junio, el área de salud realizó una jornada en la que la meta era aplicar alrededor de 1.000 dosis.

A pesar de que se intentó contactar a las otras áreas de salud con bajos porcentajes de cobertura, no se obtuvo respuesta al cierre de esta nota.

Las causas de estas diferencias son variables y requieren de mayor estudio, pues se conjugan factores administrativos, logísticos y hasta características sociodemográficas.

“Se ha observado que a mayor nivel de escolaridad y más ruralidad, hay más resistencia a la vacuna”, comentó el epidemiólogo de la UNA.

Además, Romero agregó que esta brecha se amplió con el inicio de la vacunación del grupo 2, pues hay cantones con mayor proporción de población adulta mayor que otros, lo que incide en el reparto de las vacunas.

“La constitución de la población hace una diferencia”, afirmó el especialista.

Francisco Ruiz León

Francisco Ruiz León

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Bachiller en Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo por la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.