Por: AFP .   21 febrero
El Brexit fue el detonante para la consolidación de las Fintech. Foro AFP
El Brexit fue el detonante para la consolidación de las Fintech. Foro AFP

Este Estado báltico, miembro de la zona euro, con una población de un tercio de la de Londres, se ha convertido en el líder europeo en el sector de las tecnologías financieras innovadoras, con más de 230 grupos del sector presentes, de ellos una treintena británicos.

El banco Revolut, con sede en Londres, fue uno de los primeros en abrir una antena en Lituania poco después del referéndum sobre el Brexit de 2016.

"Lituania es actualmente un eje para nuestras operaciones europeas pos Brexit", dice a la AFP Virgilijus Mirkes, jefe de Revolut Bank en este país báltico de menos de 3 millones de habitantes.

"Abrimos nuestra oficina en Vilna en 2017 tras examinar su entorno comercial favorable a las fintech", explica, antes de resaltar la rapidez del proceso de concesión de permisos y la formación de la mano de obra local.

Según el organismo gubernamental Invest Lithuania, el sector emplea actualmente a más de 4.000 personas en el país, lo que supone un 18% más que en 2020.

"Durante el periodo de transición del Brexit, grupos de tecnologías financieras empezaron a buscar un nuevo punto de anclaje europeo, y Lituania se convirtió en una de sus principales opciones", dice Jekaterina Goharbourvina, alta funcionaria encargada de la supervisión en el Banco Central de Lituania.

118 permisos

Las autoridades lituanas pueden tratar las solicitudes de permiso en solo tres meses, más deprisa que cualquier otro país de la UE, aseguran.

Así, el Banco Central concedió en total 118 permisos fintech que permiten operar a las empresas en cualquier parte de la Unión Europea, más que Alemania, con 77, y Francia, 76, según un informe de Invest Lithuania.

No obstante, Reino Unido sigue siendo el campeón de los permisos con 610.

El banco central lituano ha puesto en marcha un marco reglamentario que permite a los grupos de fintech ensayar sus innovaciones.

"Esto fue un acicate para las empresas que buscaban un remedio para el Brexit", dice Govina.

Aunque Vilnius no ofrece tantos atractivos como Londres y que es difícil llegar en la actualidad debido a las restricciones por la pandemia, la red internet es rápida y la mano de obra cualificada.

Revolut emplea a unas 200 personas en Lituania, incluido en el desarrollo de productos y servicios al cliente, y según Mirkes, tiene intención de "seguir ampliando sus operaciones aquí".

Necesidad de un enfoque firme

Pero el despegue de la fintech supone también riesgos.

Según Sergejus Muravjovas, al frente de Transparency International Lituania, "la ambición de convertirse en un centro de fintech se acompaña con la responsabilidad de llevar la prevención del blanqueo de dinero a otro nivel".

"Se necesita un enfoque más firme y basado en más datos de parte de las instituciones de vigilancia implicadas", explica a la AFP.

Por su parte, Govina asegura que las autoridades son "totalmente conscientes" de sus responsabilidades dado que un permiso concedido en este país báltico abre la puerta al conjunto del mercado europeo.

Recientemente instalado en Lituania, DiPocket Group, basado en Londres, desarrolló una aplicación de monedero electrónico.

El “Brexit ha sido sin duda el detonante” de su llegada a Lituania, reconoce el presidente y cofundador de DiPocket, Fedele Di Maggio, que se felicita por haber encontrado en este país un banco central “a la vez estricto y solidario”, así como una mano de obra local “generalmente anglófona y con expectativas financieras