Por: Manuel Avendaño A..   Hace 6 días
06/12/2018. Estación de Tres al Atlántico, San José. El Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) anunció en conferencia de prensa la compra de ocho nuevos trenes que tendrán aire acondicionado y capacidad para 372 pasajeros cada uno. En la foto el mandatario Carlos Alvarado saluda al representante de Costa Rica ante el BCIE, Ottón Solís (derecha). Los observan la presidenta del Incofer, Elizabeth Briceño (centro) y la primera dama Claudia Dobles. Fotos: Mayela López
06/12/2018. Estación de Tres al Atlántico, San José. El Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) anunció en conferencia de prensa la compra de ocho nuevos trenes que tendrán aire acondicionado y capacidad para 372 pasajeros cada uno. En la foto el mandatario Carlos Alvarado saluda al representante de Costa Rica ante el BCIE, Ottón Solís (derecha). Los observan la presidenta del Incofer, Elizabeth Briceño (centro) y la primera dama Claudia Dobles. Fotos: Mayela López

El presidente de la República, Carlos Alvarado, considera que la rebaja en la calificación de la deuda de Costa Rica que aplicó Moody´s, el miércoles 5 de diciembre, es “incorrecta” y no refleja los esfuerzos del Gobierno para aprobar la reforma fiscal y contener el crecimiento del gasto público.

“Lo que se dice ahí es incorrecto. Este gobierno está comprometido con la estabilidad del país, está determinado a resolver este problema y resolverlo de una manera integral”, aseveró Alvarado, la mañana de este jueves, en un acto en San José.

La tarde del miércoles, la calificadora de riesgo Moody´s rebajó la nota de la deuda soberana de Costa Rica de Ba2 a B1 y la colocó con perspectiva negativa. Esta degradación aplica para las emisiones de largo plazo y para los bonos senior no garantizados.

La agencia calificadora argumentó su decisión de rebajar la nota de Costa Rica debido a que la deuda registra un empeoramiento continuo y proyectado y por el alto nivel del déficit fiscal del país que crecerá al 7,5% del Producto Interno Bruto (PIB), al cierre del 2019.

Moody´s reconoce los esfuerzos del país por aprobar la reforma fiscal y por contener el crecimiento del gasto público, pero señala retos para implementar la recién publicada Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Las críticas de Alvarado a la medida aplicada por la calificadora se suman al rechazo que manifestaron la tarde de este miércoles Rocío Aguilar, ministra de Hacienda y Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

“Mi respaldo es absoluto a la comunicación que el día de ayer hicieron el Ministerio de Hacienda y el Banco Central, en relación con que para nada compartimos las apreciaciones que hace esta calificadora, porque desde su punto de vista, pone en entredicho el compromiso del Gobierno con las reformas y si algo ha sido esta administración es determinada y comprometida”, agregó el mandatario.

Moody’s cree que los esfuerzos que ha aplicado Costa Rica para la consolidación fiscal serán insuficientes para reducir el nivel de su deuda y del déficit.

Para Alvarado la degradación en la nota por parte de Moody´s es “solo una opinión”, aunque existen otras posiciones más favorables como las mostradas días atrás por los mercados frente a los bonos de Costa Rica y las felicitaciones que enviaron el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM) tras la aprobación de la reforma fiscal en segundo debate el pasado lunes.

Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, también fustigó la decisión de la agencia. “La calificación la estimamos inconsistente, ilógica y carente de sustento y justificación”.

“Hace unos meses existía un ambiente de incertidumbre que se está eliminando del escenario local. Frente a la incertidumbre de hace unos meses, tenemos certidumbre, se recupera la confianza y los mercados internacionales han premiado al país bajando las tasas que cobran al Gobierno en casi 130 puntos base y eso es una rebaja significativa y una clara recuperación”, aseguró Cubero.

El presidente Alvarado, atendió a la prensa la mañana de este jueves en la Estación al Atlántico, luego de anunciar la adjudicación de los ocho trenes nuevos que empezarán a operar en el país en 2020 cuyo costo es de $32,7 millones.