Por: Manuel Avendaño A..  23 enero

Costa Rica amaneció este martes con una inesperada noticia. Fabricio Alvarado, candidato presidencial de Restauración Nacional, diputado, evangelista y conservador, dio un salto inusual y ocupa el primer lugar en las intenciones de voto con un 17%, a tan solo 12 días del final de la contienda electoral.

Juan Diego Castro, del Partido Integración Nacional (PIN) se ubica en el segundo puesto con 16% y Antonio Álvarez Desanti, del Partido Liberación Nacional (PLN), fue desplazado a la tercera posición con un 11%.

Los datos se desprenden de la más reciente encuesta del Centro de Investigación de Estudios Políticos (CIEP), de la Universidad de Costa Rica (UCR), publicados por el Semanario Universidad este martes.

La encuesta se aplicó vía telefónica a 1.013 personas mediante llamadas telefónicas entre el 15 y el 17 de enero. Sí, justo cuando el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que ordena al país garantizar el matrimonio entre personas del mismo sexo estaba a punto de ebullición.

Analizamos la encuesta de la UCR que pone a Fabricio Alvarado en primer lugar. Nos acompaña, Ronald Alfaro, investigador encargado de la encuesta.

Posted by El Financiero on Tuesday, January 23, 2018

Lo demás ya es conocido. En la encuesta del CIEP siguen Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), en cuarto lugar con 9%; y Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana (PAC) empata en el quinto puesto con Rodolfo Hernández, del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), ambos con el 6% de las intenciones de voto.

También se sabe que la discusión electoral de las últimas semanas se redujo a una polarización social entre quienes apoyan el fallo de la Corte IDH y la agenda de derechos humanos para la comunidad LGBTI y quienes abogan por la familia tradicional y la preservación del matrimonio solo entre hombres y mujeres.

Alvarado se convirtió en el paladín de los conservadores, en los últimos días sumó apoyo de figuras del catolicismo -como el padre Sergio Valverde, reconocido por su proyecto Obras del Espíritu Santo- y de otras vertientes evangélicas que aplauden sus propuestas de sacar a Costa Rica de la Convención Interamericana de Derechos Humanos en pro de la familia "como ordena la biblia".

Pero, en este punto hay que hacer un alto en el camino. Las encuestas no son infalibles, no son predicciones, son instrumentos para ayudar a los votantes de decidir, o en su defecto, a corregir la decisión.

1- ¿Qué es una encuesta?

Una encuesta es método de recopilación de información para investigaciones de naturaleza estadística que permite obtener datos mediante el uso de cuestionarios diseñados previamente.

Este tipo de estudios se desarrolla con base en un marco metodológico establecido por quien la aplica.

Lo cierto es que las encuestas, hechas de manera científica no deben alarmar a nadie en época electoral.

Gustavo Araya, analista político, considera que lo único que han mostrado con total certeza todas las encuestas realizadas antes de las elecciones presidenciales es que ningún candidato cuenta con el apoyo suficiente para ganar la primera ronda y que existe un 30% de los electores que no ha decidido su voto.

18/01/2018, Auditorio de la Escuela Metálica, San José, debate entre candidatos presidenciales organizado por canal 13,Oscar López, Carlos Alvarado, Sergio Mena, John Vega, Fabricio Alvarado, Otto Guevara, Estefany Campos, Mario Redondo y Edgardo Araya, foto Rafael Murillo
18/01/2018, Auditorio de la Escuela Metálica, San José, debate entre candidatos presidenciales organizado por canal 13,Oscar López, Carlos Alvarado, Sergio Mena, John Vega, Fabricio Alvarado, Otto Guevara, Estefany Campos, Mario Redondo y Edgardo Araya, foto Rafael Murillo

2- ¿Qué no es una encuesta?

Las encuestas nunca pueden ser consideradas como elementos de predicción de un evento que todavía no ocurre. También es incorrecto aseverar que “la verdadera encuesta” se dará el día de las elecciones, porque ya no se trata de una herramienta estadística, ya es un hecho que arrojará un resultado oficial.

“Las encuestas son una fotografía de un momento específico, pero no se pueden considerar una predicción. Eso es como tomarle una fotografía a un niño y a partir de ella predecir que ese niño será calvo cuando crezca. No se puede”, enfatizó Araya.

Lo cierto es que si una encuesta se realiza muy cerca -en periodo de tiempo- del evento oficial, sus resultados podrían ser similares.

3- ¿Por qué Fabricio Alvarado aparece de primero en esta encuesta?

Para Ronald Alfaro, investigador encargado de la encuesta del CIEP, existe un hecho disruptivo al momento en que se recolectaron los datos de este estudio y es la resolución de la Corte IDH sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y la posición expresada por este candidato.

“Se da un shock, ocurre un fenómeno inesperado y ese fenómeno produce un efecto. En este caso es un apoyo hacia Fabricio. Ahora la pregunta es ¿es este resultado que estamos viendo hoy, o son las preferencias de los votantes definitivas? Yo creo que no”, explicó Alfaro.

El investigador recalcó que en esta elección ha ocurrido un nuevo hecho que es atípico, incluso si se compara con el proceso del 2014, y se puede definir como la indecisión de quienes en algún momento afirmaron que votarían por un candidato presidencial.

“La gente ha venido cambiando mucho su preferencia y no estamos hablando de los indecisos, estamos hablando de gente que estaba decidida por un candidato, pero lo está cambiando, elige a otro, entonces esto provoca que haya muchísima incertidumbre en las personas”, sentenció.

4- ¿Se redujo la discusión política al tema de apoyar o rechazar el matrimonio entre parejas del mismo sexo?

Araya asegura que sí. La decisión de la Corte IDH polarizó al país en dos grupos, “a favor” y “en contra” de que se casen las parejas del mismo sexo.

Detrás de ambas agrupaciones se agregaron temas como las guías de educación para sexualidad y afectividad, la defensa del modelo tradicional de la familia, la preservación de los valores religiosos, y en la otra acera, la igualdad de la agenda de derechos humanos y la idealización de un país que avance en la protección de derechos patrimoniales para las personas sin importar su preferencia sexual o género.

Fabricio Alvarado. Fotografía: Nina Cordero.
Fabricio Alvarado. Fotografía: Nina Cordero.

El analista insistió en que la coyuntura hizo olvidar temas de gran trascendencia nacional como la generación de empleo, las propuestas para reducir el déficit fiscal o el combate contra la pobreza. Todo eso pasó a segundo plano en la discusión nacional.

“Eso quiere decir también que la Iglesia o las iglesias están siendo mucho mejores que los partidos políticos en formar cuadros dirigentes, hoy un salmista pone en jaque a candidatos que tienen años de estar en la política nacional. Hoy un salmista con su discurso provalores, tiene en jaque todos los congresos ideológicos que se han celebrado en los partidos políticos”, agregó Araya.

5- ¿El primer lugar de Alvarado es sostenible hasta el día de las elecciones?

Nuevamente, nadie puede predecirlo, menos una encuesta, pero es un hecho que el boom de la Corte IDH se disipará conforme pasen los días.

“Nosotros agarramos el momento en el que la efervescencia estuvo muy al rojo vivo, estos eventos inesperados algunos de ellos pueden tener efectos pasajeros, otros pueden tener efectos de más largo alcance. Aquí la pregunta es si estamos ante un fenómeno o evento de largo alcance”, señaló Alfaro.

El investigador del CIEP dijo que tiene la duda de si la polarización en torno a la resolución de la Corte IDH va a ser el elemento que defina las elecciones.

“Estamos viendo que hay un grupo muy grande de personas, casi un tercio de las que estamos reportando que nos están diciendo: yo estoy indeciso”, concluyó.

El país está en la recta final para elegir a su próximo presidente, las encuestas coinciden en señalar la segunda ronda como algo casi seguro. Las encuestas son herramientas que junto con los debates y los planes de gobierno deben ser consideradas para decidir, en un panorama donde nada está escrito.