Por: Manuel Avendaño Arce.   22 febrero
Hacienda emite constantes cambios de criterio que confunden a los contribuyentes. Fotografía: Shutterstock.
Hacienda emite constantes cambios de criterio que confunden a los contribuyentes. Fotografía: Shutterstock.

Los cambios de criterio que emite el Ministerio de Hacienda sobre diferentes rubros relacionados con obligaciones tributarias, provocan confusión e incertidumbre entre los contribuyentes.

Guillermo Smith, presidente del Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica, advierte que esta política de modificaciones sobre las directrices publicadas, afecta a las personas y empresas que en muchos casos invierten recursos para llevar sus contabilidades al día con ayuda profesional.

“No son buenos mensajes para los inversionistas y los contribuyentes que hacen su esfuerzo para cumplir con sus obligaciones tributarias y que dichas inconsistencias pueden dejar en un estado de indefensión frente a una fiscalización”, señaló Smith en un comunicado.

De acuerdo con el jerarca, en ocasiones estas directrices se apartan de lo que establece la ley, por lo que crean incertidumbre para los inversionistas y demás agentes económicos.

Aseveró que esta problemática limita las posibilidades de las empresas y personas para hacer los ajustes en los sistemas e implementar correctamente los nuevos parámetros contables para cumplir con el requerimiento.

El Colegio de Contadores Públicos recordó cuatro casos recientes en los que se dieron cambios de criterios que podrían afectar a los obligados tributarios:

Ganancias de diferencias cambiario: el 6 de enero del 2021 la Administración Tributaria publicó el criterio DGT-CI-04-2020 sobre el tratamiento fiscal de las ganancias y pérdidas por diferencial cambiario. Sin embargo, el 11 de febrero de este año comunicó, por medio de su página web, que emitirá una aclaración sobre este rubro en un nuevo documento.

“¿Si en la aclaración Hacienda determina que no aplica para el periodo 2020, qué deben hacer los que ya la enviaron, o los que están tratando de completar su proceso de autoliquidación, al no saber si esa será la resolución?”, cuestionó Smith.

Declaración D-151: Hacienda publicó dos ajustes relacionados con la declaración anual de clientes, proveedores y gastos específicos (D-151). El primer ajuste fue el 9 de setiembre del 2020 (resolución DGT-R-071-2019) y el segundo se emitió el 3 de febrero del 2021 (resolución DGT-R- 09-2021).

Sobre esta declaración puntual, el Colegio de Contadores Públicos señala que Tributación no ofrece espacio de consultas para casos específicos de los sectores no sujetos a renta o exentos que ven como se cambian sus cumplimientos.

“Esto los obliga a realizar revisiones y depuraciones en Excel o manuales, pues la mayoría de contribuyentes no tienen un sistema contable completo, ni personal de planta, ni era previsible anticipar el nivel de detalle que ahora se requiere”, apuntó Smith.

Formulario D-101: a finales de enero del 2021, Hacienda corrigió los errores en el formulario de declaración del impuesto sobre la renta del régimen tradicional (D-101), con el objetivo de que se pudiera calcular el pago del tributo para el periodo de 15 meses.

Con la implementación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9.635) la liquidación del impuesto sobre la renta se deber realizar a más tardar el 15 de marzo. Los contribuyentes empezaron a llenar el formulario desde el 1.° de enero del 2021, pero se encontraron con inconsistencias y problemas.

Declaración simplificada: la Administración Tributaria también cambió repentinamente las fechas y mecanismos para que las sociedades inactivas preparen y presenten una declaración simplificada. En este caso se concedió una ampliación del plazo para suministrar el activo, pasivo y patrimonio, pero se dejó optativa la posibilidad de que llenaran en el formulario universal.

Smith recordó que en dos meses vence el plazo para suministra la declaración anual de accionistas con una serie de requerimientos que muchos contribuyentes no tienen claros.

Según el jerarca del Colegio de Contadores Públicos, es necesario que Hacienda genere confianza y las mejores condiciones para que las personas y empresas puedan elaborar sus declaraciones y cumplir con sus obligaciones tributarias.

“Para ello es conveniente que las directrices estén a derecho y puedan ser previamente analizadas antes de su entrada y también debe contarse con un clima de seguridad jurídica tributaria para el inversionista”, zanjó.

Esta entidad hace un llamado para que se tome en cuenta que una parte importante de la población carece de formación para completar sus declaraciones y llevar al días sus obligaciones tributarias, por lo que las directrices y normas deben emitirse en un lenguaje más sencillo.

Es necesario, a criterio de Smith, que se acompañen con guías de uso donde se explique el paso a paso. Además, el Colegio pide a Hacienda considerar la opción de abrir una oficina de defensoría tributaria para ayudar a las personas y empresas en el cumplimiento de sus obligaciones.