Por: AFP .   20 abril
Un camión y automóviles pasan por una fábrica en San José. El Plan Nacional de Descarbonización presentado por el presidente costarricense Carlos Alvarado apunta a transformar la economía con la base de una matriz eléctrica de recursos renovables para 2050. Fotografía: AFP.
Un camión y automóviles pasan por una fábrica en San José. El Plan Nacional de Descarbonización presentado por el presidente costarricense Carlos Alvarado apunta a transformar la economía con la base de una matriz eléctrica de recursos renovables para 2050. Fotografía: AFP.

Eric Orlich y su esposa, Gioconda Rojas, guardan dos vehículos eléctricos en el garaje de su casa, donde tienen instalado un cargador para los autos, alimentado por paneles solares en el techo.

Esta familia con dos hijos, radicada en una zona montañosa al este de San José, parece la familia del futuro próximo de Costa Rica, que lanzó en febrero un Plan Nacional de Descarbonización para suprimir el uso de combustibles fósiles para 2050.

“Es muy factible y muy necesario”, comenta Orlich sobre el plan, un empresario de paneles solares que preside la Asociación de Movilidad Eléctrica (Asomove), promotora del uso de transportes impulsados por electricidad.

Lo que más le entusiasma del plan es el foco en el transporte público libre de emisiones, con autobuses y un tren eléctrico. El objetivo es alcanzar 70% del transporte público eléctrico en 2035, y 100% en 2050, plazo para cumplir las metas de descarbonización.

"¿Es factible esa meta? Sí lo es, y posiblemente se logre antes", comentó Orlich.

En esta foto, el costarricense Erick Orlich, presidente de la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (Asomove), posa junto a su esposa Gioconda Rojas y su automóvil eléctrico durante una entrevista en San José. Fotografía: AFP.
En esta foto, el costarricense Erick Orlich, presidente de la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (Asomove), posa junto a su esposa Gioconda Rojas y su automóvil eléctrico durante una entrevista en San José. Fotografía: AFP.

Su criterio es compartido por la antropóloga y diplomática costarricense Christiana Figueres, negociadora del Acuerdo de París de 2015 para frenar el cambio climático.

“El gobierno prudentemente puso la fecha 2050 (de plazo del plan) porque es lo que exige el Acuerdo de París, pero tengo la confianza de que esto lo vamos a lograr antes”, indicó Figueres.

“Una vez que hayamos desencadenado el proceso de la electrificación de la movilidad, de reactivar una agricultura y ganadería más eficientes, vamos a tener el efecto exponencial del cambio de tecnología” que permitirá acelerar la descarbonización, vaticinó la economista y especialista en acciones contra el cambio climático.

Metas ambiciosas

El plan de descarbonización lanzado por el presidente Carlos Alvarado plantea una transformación de la economía sustentado en la matriz eléctrica costarricense, basada en fuentes renovables.

Pretende que la industria, la agricultura y la ganadería operen con fuentes de energía no contaminantes, y aumentar la cobertura forestal a 60% del territorio nacional, desde cerca de 50% en la actualidad.

También se propone modernizar el manejo de los residuos y alcanzar 100% de alcantarillado en las áreas más pobladas del país.

El plan contempla una reforma fiscal verde para "desacoplar" los ingresos fiscales por la venta de combustibles y autos, y crear en su lugar una estructura tributaria coherente con la meta de descarbonización.

“Esto es un cambio en nuestra dinámica social y nuestra economía: para el 2050 nuestro paisaje urbano y rural va a ser muy diferente, con ciudades más amigables, más densas, donde el carro no es más el rey de la ciudad”, comentó la primera dama Claudia Dobles, arquitecta al frente del capítulo de transporte del plan oficial.

En esta foto, la primera dama de Costa Rica, Claudia Dobles, habla sobre el Plan Nacional de Descarbonización. Fotografía: AFP.
En esta foto, la primera dama de Costa Rica, Claudia Dobles, habla sobre el Plan Nacional de Descarbonización. Fotografía: AFP.

El área de transporte tiene dos componentes clave: un tren eléctrico que atravesará la Gran Área Metropolitana, que concentra las zonas más pobladas del país; y la modernización del sistema de buses, que deberá articularse con el tren.

La meta del plan es que el usuario pueda desplazarse de su casa a pie o en bicicleta y abordar un sistema de transporte público, ya sea el bus o el tren.

Ello reemplazará la actual cultura vial de Costa Rica, de calles congestionadas de vehículos particulares, muchos de ellos con solo el conductor a bordo.

Plan sin costos

Pero el analista Juan Carlos Hidalgo, del liberal Instituto Cato, de Washington, cuestionó que el programa plantea alcanzar una descarbonización sin tomar en consideración los costos.

“Este plan lo que busca no es el resultado más acorde con el principio de costo-beneficio, sino el resultado más acorde con la meta de emisiones cero. Es una meta sin base en principios económicos, no toma en cuenta los costos”, fustigó Hidalgo.

A su juicio, sería positivo si se pueden tomar medidas en transporte, agricultura y otras áreas bajo criterios de maximizar el beneficio y reducir el costo. “El problema es que aquí solo se menciona el objetivo de descarbonizar a cualquier costo”, indicó.

Personas en bicicleta usan la ciclovía en San José en medio de un pesado congestionamiento vial. Fotografía: AFP.
Personas en bicicleta usan la ciclovía en San José en medio de un pesado congestionamiento vial. Fotografía: AFP.

Pero el activista de ciclismo urbano David Gómez consideró que el plan es, en cambio, poco ambicioso en las metas para el transporte no motorizado, como el desplazamiento a pie o en bicicleta, con lo que en su opinión no hará nada para eliminar la actual congestión vial.

"Necesitamos estímulos para que la gente se sienta motivada a dejar el carro y utilice la bicicleta, que es una medida de descarbonización más poderosa que cambiar el carro de gasolina por uno eléctrico", comentó.

Iniciativa internacional

Dobles reconoció que el plan no terminará de forma tajante con los problemas. “Los retos de la movilidad y el desplazamiento seguirán presentes; no porque tengamos mejor tecnología y sistemas más inteligentes dejaremos de tener problemas de movilidad”, admitió Dobles.

Por ello, la iniciativa del gobierno aspira a poner al transporte colectivo en lo alto de la pirámide de la movilidad, en lugar del vehículo particular.

Figueres acotó que todos los países tienen que descarbonizar sus economías, pero consideró que Costa Rica tiene la ventaja de contar con una matriz energética limpia.

“En Costa Rica vamos adelante, pero no vamos solos”, comentó Figueres, al recordar que China, España y el estado de California cuentan con iniciativas similares para liberar sus economías del uso de fuentes de energía fósiles.