Economía y Política

Corte Suprema de EE.UU. atiza duro golpe al herbicida a base de glifosato de la empresa Bayer

El alto tribunal ratificó una sentencia judicial anterior que condena al grupo a pagar $25 millones a un jubilado, Edwin Hardeman, quien atribuye el cáncer que padece al herbicida Roundup

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó este martes atender un recurso del grupo alemán Bayer, propietario de Monsanto, con el que pretendía impugnar miles de denuncias que afirman que su herbicida Roundup causa cáncer; abriendo la puerta a indemnizaciones millonarias.

Al decidir no intervenir, el alto tribunal ratifica una sentencia judicial anterior que condena al grupo a pagar $25 millones (23 millones de euros) a un jubilado, Edwin Hardeman, quien atribuye el cáncer que padece a este herbicida a base de glifosato.

De acuerdo con la práctica habitual la Corte Suprema no justificó su decisión, que puede tener graves consecuencias para Bayer, objeto de más de 31.000 denuncias similares, además de aquellas para las que llegó a un acuerdo. Y la cifra podría aumentar.

La empresa alemana ya destinó $6.500 millones (6.100 millones de euros) para hacer frente a nuevos procedimientos (2.000 millones inicialmente y luego 4.500 millones adicionales tras el rechazo de un acuerdo).

La acción de Bayer perdió 2,05% en la Bolsa de Fráncfort.

"Bayer discrepa respetuosamente con la decisión de la Corte Suprema", pero "está completamente preparado para afrontar el riesgo legal asociado con posibles futuras denuncias en Estados Unidos", reaccionó el grupo en un comunicado.

La compañía dice "no admitir ningún fallo ni responsabilidad" y "sigue apoyando sus productos Roundup, una herramienta valiosa para una producción agrícola eficaz en el mundo".

Indemnizaciones millonarias

Edwin Hardeman, diagnosticado con un linfoma no Hodgkins en 2015, fue uno de los primeros en demandar a Monsanto, afirmando que su enfermedad se debió al herbicida que usó en su propiedad durante 25 años.

Acusaba al grupo de engañar a los usuarios asegurando que el glifosato era inofensivo y de no incluir advertencias en sus etiquetas. Presentó una demanda por lo civil en 2016.

En 2019 Bayer fue condenado a pagarle $25 millones por daños y perjuicios, una decisión confirmada en apelación en 2021.

La empresa recurrió entonces a la Corte Suprema de Estados Unidos, impugnando la sentencia alegando que la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) estima que el uso de Roundup no merece una advertencia especial contra el cáncer.

La semana pasada una corte de apelaciones con sede en California ordenó a la EPA que lo reconsidere.

El principal principio activo de Roundup es el glifosato, clasificado como "probable cancerígeno" por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero Monsanto insiste en que ningún estudio ha concluido que Roundup, que se comercializa desde la década de 1970, y el glifosato, sean peligrosos.

Bayer compró al estadounidense Monsanto en 2018 por $63.000 millones (59.600 millones de euros). Desde entonces se ha visto envuelto en múltiples juicios relacionados con herbicidas en Estados Unidos.

Firmó en junio de 2020 con representantes de demandantes un acuerdo de $10.000 millones. Las partes acordaron agregarle $2.000 millones para resolver futuras denuncias, pero un juez de California rechazó este añadido en mayo de 2021.

En un intento por poner fin de forma permanente a todas las denuncias, el grupo presentó un plan de cinco puntos en mayo de 2021 que prevé que, en el supuesto de una derrota en la Corte Suprema en el caso Hardeman, entablaría negociaciones sobre las denuncias no incluidas en el acuerdo de 2020.

El martes, Bayer dijo que estaba "totalmente preparado para defender casos en los tribunales donde las expectativas de los demandantes no son razonables".

La empresa alemana recalca que recientemente se han dictado a su favor varias sentencias relacionadas con el herbicida y recuerda que la Corte Suprema debe pronunciarse sobre otro caso que ha recurrido: una sentencia que concede $87 millones (82 millones de euros) a Alva y Alberta Pilliod, ambas con linfoma después de usar Roundup durante años.

El grupo prevé dejar de vender herbicidas a base de glifosato a particulares que vivan en Estados Unidos a partir de 2023, pero continuará comercializándolos a profesionales y agricultores.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.