Por: María Luisa Madrigal.   25 septiembre, 2019
Aeródromo Guápiles
Aeródromo Guápiles

Durante el mes de agosto el Gobierno se dio a la tarea de anunciar e inaugurar inversiones en distintos aeropuertos del país. Salieron entonces a relucir los nombres de distintos aeródromos y pistas regadas a lo largo del país, en las que se invierten miles de millones de colones, bajo el marco de la modernización de la infraestructura aeroportuaria.

Parecería que Costa Rica no es un país de gran variedad aeroportuaria, cuando el 82% de sus vuelos internacionales se concentran en uno de los cuatro aeródromos de categoría internacional que tiene el país: el Juan Santamaría.

Mientras el Daniel Oduber en Liberia se deja el resto del pastel, las terminales de Limón y Pavas (Tobías Bolaños) no registraron operaciones internacionales durante el 2018.

Sin embargo, los números dicen otra cosa. En el país hay reportados a Aviación Civil más de 100 aeródromos locales, sin contar helipuertos, aeropuertos internacionales o puntos para vehículos ultraligeros. La mayoría son pistas privadas, pero hay 26 aeródromos estatales.

Lo cierto es que la mayoría de estos aeródromos son viejas pistas que datan de la década de los 50 o antes, cuando moverse a través del país por tierra era, como poco, complejo.

Hoy son pistas subutilizadas con pocos vuelos reportados al año, algunas enfocadas en turismo, aunque este no es el único objetivo del Gobierno.

Operaciones mínimas, inversiones millonarias
Aeródromo Palmar Sur
Aeródromo Palmar Sur

Las obras anunciadas por el Gobierno deberán estar listas, en su totalidad, antes de que finalice el 2020. ¿Cuánto se invierte en cada uno de estos aeródromos y para qué?

Las obras en los aeródromos de Upala y Drake fueron inauguradas a inicios del 2019, mientras que las terminales de Palmar Sur, Pérez Zeledón, Guápiles y Golfito están en etapas finales.

El aeropuerto de Palmar Sur tuvo una inversión de ¢2.000 millones para reconstruir la pista de aterrizaje incluyendo la demarcación e iluminación, además de la remodelación de la terminal y la construcción de un parqueo para vehículos. También se mejoraron las franjas de seguridad.

Aeródromo Palmar Sur
Aeródromo Palmar Sur

Durante todo el 2018 este aeródromo registró un total de 1.398 operaciones, de acuerdo con los formularios de control de operaciones integrados en el Anuario 2018 de Aviación Civil. Ese número de vuelos –desde y hacia aeropuertos internacionales costarricenses– lo ubica en el tercer lugar de las terminales domésticas más activas de todas las que se intervinieron.

En promedio, el aeródromo de Palmar Sur tuvo 3,8 operaciones diarias.

En la misma línea la inversión en el aeródromo de Golfito incluye la remodelación y ampliación de la terminal existente para mayor comodidad de los turistas, pasajeros y operadores. También se mejoró la pista de aterrizaje de aeronaves. El total invertido es ¢1.170 millones, mientras el promedio de operaciones diarias en el 2018 fue de 6,7.

Los ¢90.000 millones que el Gobierno anunció para inversión de infraestructura aeroportuaria también incluyen una nueva terminal en Pérez Zeledón (¢346 millones) y la reconstrucción de la pista de aterrizaje, sistema de elevación de aguas pluviales y módulo de terminal en Guápiles (¢1.600 millones).

En este último aeródromo está en proceso la construcción de un hangar, un módulo para el Servicio Vigilancia Aérea (¢600 millones) y en una segunda fase la iluminación de la pista (¢250 millones).

También en la lista están los aeródromos de Quepos, Tortuguero, Coto 47 y Puerto Jiménez. Entre los cuatro inversiones proyectadas suman ¢8.790 millones. Las tres primeras pistas registraron durante el 2018, en conjunto 1.502 operaciones, mientras que en Puerto Jiménez se superaron los 4.000 vuelos.

El aeropuerto Daniel Oduber en Liberia es el que recibirá más inversión, con casi ¢60.000 millones (dos terceras partes del total invertido por el Gobierno). Actualmente la terminal concentra un 18% de los vuelos internacionales.

En contraste, Limón y Pavas, con cero vuelos transfronterizos durante 2018, tendrán inversiones por poco más de ¢14.000 millones.

¿Turismo o seguridad?

La inversión en estos aeródromos no está ligada solamente al desarrollo del turismo. De hecho, este no es el fin principal para las mejoras en varias de las pistas.

¿En cuáles aeródromos invirtió el Gobierno?

Más de 100 pistas, sin contar helipuertos, se encuentran a través del territorio nacional. 26 aeropuertos regionales son gestionados por el Estado.

FUENTE: AVIACIÓN CÍVIL    || c.f. / El Financiero.

Por el contrario, en muchas de estas pistas las palabras clave son seguridad y emergencias. La implementación de luces en varias están 100% enfocadas en la posibilidad de ejecutar vuelos ambulancia nocturnos.

Las inversiones también están sustentadas, de acuerdo con Guillermo Hoppe, quien fungió hasta recientemente como director general de Aviación Civil, en acercar estas pistas al cumplimiento de los parámetros internacionales de seguridad, contenidos en el Anexo 14 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

En entrevista con EF, tanto Hoppe (quien al momento de la entrevista fungía como jerarca de Aviación Civil) como dos encargados de los aeródromos contestaron que varios de estos aeropuertos en los que el Gobierno invirtió aún no cumplen con lo establecido en el documento.

“No todos logramos llevarlos a cumplimiento -del anexo- porque no en todos los casos estamos adquiriendo más terrenos”, declaró Allen Vargas, encargado de planificación aeroportuaria.

La necesidad de más terrenos recae en crear espacios dedicados al aparcamiento de las aeronaves, para que no entren en el área de pista y ampliar los márgenes de la misma, aspectos fundamentales en seguridad aeroportuaria.

Días después, al enviar la información por escrito, Aviación Civil indicó que todas las obras intervenidas sí cumplen con lo especificado en el documento, a pesar de que durante la entrevista insistieron en que solo las etapas nuevas cumplen.

Vargas también detalló que muchos de estos aeropuertos cumplen funciones de seguridad, en la mayoría de los casos asociados con la rápida respuesta a emergencias.

Sin embargo, el turismo también importa y busca pesar cada vez más.

Para el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) estas inversiones son “de suma importancia”, ya que facilita que el turista tenga más opciones para desplazarse a sus destinos en menor tiempo con la posibilidad de visitar más regiones, según declaró Hermes Navarro, jefe de atracción de inversiones del ICT.