Por: Manuel Avendaño Arce.   19 enero
Imagen de la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19 que se colocó en Costa Rica a finales del 2020. Fotografía: Cortesía de Casa Presidencial.
Imagen de la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19 que se colocó en Costa Rica a finales del 2020. Fotografía: Cortesía de Casa Presidencial.

Los diputados aprobaron la tarde de este martes el primer presupuesto extraordinario del 2021 por un monto de ¢40.500 millones para comprar 1,28 millones de vacunas contra la COVID-19.

Esta cantidad de inoculaciones servirá para inmunizar a 640.800 personas mayores de18 años y quienes no se incluyeron en los cinco grupos prioritarios por parte del Ministerio de Salud.

Los legisladores dieron su aval, en primer debate, con 45 votos a favor y de forma unánime al expediente 22.367, que autoriza la emisión de títulos de deuda interna por ¢40.500 millones para financiar la compra de las vacunas.

Este monto representa un aumento de 0,36% del total autorizado en el Presupuesto Nacional 2021, que fue de ¢11,3 billones.

El alza en el endeudamiento se realizará por medio de bonos de largo plazo.

Mientras que el incremento en la autorización de títulos valores representa el 0,66% de la emisión original autorizada en la Ley de Presupuesto Nacional 2021 (9.926), que fue por ¢6,16 billones.

La partida de gasto se incorporará como una transferencia a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), a través del Ministerio de Salud.

El plan integral de vacunación expuesto en el proyecto de ley detalla que se pretenden comprar 7,41 millones de dosis que permitirán inmunizar a 3,70 millones de personas, para lo cual se requiere de una inversión total de ¢47.700 millones.

Sin embargo, en el tercer presupuesto extraordinario del 2020 ya se habían aprobado ¢7.200 millones para ese fin, con lo que se completa el monto necesario.

Los congresistas incluyeron una moción que obliga a la Auditoría Interna de la CNE a remitir cada dos meses a la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público y a la Contraloría General de la República (CGR), reportes sobre el avance en la compra de vacunas y el uso de los recursos girados al Fondo Nacional de Emergencias.

El Gobierno ya adquirió dosis de Pfizer y AztraZeneca, y negocia con el Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19 (Covax, por sus nombre en inglés), que es una entidad creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los cinco grupos

Las vacunas adquiridas con el presupuesto extraordinario permitirán inmunizar a personas mayores de 18 años que están fuera de los cinco grupos prioritarios definidos por la autoridades de Salud.

El primer grupo incluye a trabajadores de centros de salud, adultos mayores y empleados de cuerpos de primera respuesta como Bomberos, Cruz Roja, policías, entre otros.

En el segundo grupo se incorporaron personas de 58 años o más, sin importar si tienen factores de riesgo.

La tercera agrupación abarca a personas de 18 a 58 años que presenten factores de riesgo como hipertensión, diabetes, cardiopatías, enfermedades respiratorias crónicas, padecimientos renales, obesidad grado tres y mórbida, y pacientes con cáncer.

El grupo cuatro se enfoca en funcionarios del Ministerio de Educación Pública (MEP), personal de centros educativos privados y de Centros de Atención Integral (CAI). Además, trabajadores del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), privados de libertad y colaboradores del servicio 9-1-1.

Finalmente, el grupo cinco está integrado por estudiantes de ciencias de la salud y técnicos afines a campos clínicos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). También a la población de 40 a 57 años sin factores de riesgo y quienes desempeñan trabajos donde mantienen contacto con personas, como, por ejemplo, actividades de agro, construcción, servicio al cliente, restaurantes, empleadas domésticas, entre otros.