Por: Manuel Avendaño Arce.   27 octubre
Hacienda proyectaba recaudar cerca de ¢170.000 millones por el impuesto a la propiedad de vehículos 2021. Fotografía: Rafael Pacheco.
Hacienda proyectaba recaudar cerca de ¢170.000 millones por el impuesto a la propiedad de vehículos 2021. Fotografía: Rafael Pacheco.

Un acuerdo entre los partidos políticos de la Asamblea Legislativa permitió aprobar en primer debate, la noche de este martes −a las 8:42 p.m. y luego de más de 12 horas de sesión en el plenario−, el proyecto de ley para reducir el pago del marchamo 2021.

La reducción en el impuesto a la propiedad de vehículos generará un faltante de ¢60.000 millones en la recaudación del Ministerio de Hacienda para el próximo año, lo que obligará a buscar otras fuentes de financiamiento, como la deuda interna, para cubrir este hueco.

Tras varias semanas de discusión y negociación, los congresistas finalmente avalaron un recorte al monto del tributo a la propiedad de vehículos que se aplicará de manera escalonada:

Reducción del 50% en el impuesto: aplicará para los vehículos particulares con valor fiscal menor a lo ¢7 millones, los de carga liviana con valor de hasta ¢15 millones, además de los de carga pesada, busetas, buses, transporte público y renta car.

Reducción del 25% en el tributo: se aplicará para vehículos particulares con valor fiscal entre ¢7 millones y ¢10 millones.

Reducción del 15% en el impuesto: se permitirá para los vehículos particulares con valor fiscal de entre ¢10 millones y ¢15 millones.

Sin ninguna reducción: para buques, naves y aeronaves, deberán pagar el 100% del impuesto a la propiedad del 2021.

Motocicletas: las que tengan un valor fiscal inferior a ¢1 millón se les exonera el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para el pago del marchamo 2021.

Excepciones: no se aplicarán estos rebajos a jerarcas del Estado como presidentes de los supremos poderes, ministros, presidentes ejecutivos, superintendentes, miembros de juntas directivas, entre otros.

Recortes al transporte público

Reducciones del canon del Consejo de Transporte Público (CTP): los congresistas incorporaron una disminución al canon que pagan los vehículos de diferentes modalidades al CTP de la siguiente forma:

➨ Operadores regulares de rutas de buses concesionadas, un recorte del 16,79%

➨ Operadores de transporte en busetas de servicios especiales, turismo y escolares, una reducción del 16,63%.

➨ Operadores concesiones de taxis y servicios especiales estables de taxi (Seetaxi), un recorte del 21,59%.

➨ Además se redujo el monto del pago del canon a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) que hacen los propietarios de vehículos de transporte público, la final será del 50% sobre el monto estimado para el 2021.

La iniciativa, avalada en primer debate, contó con 43 votos a favor y ninguno en contra. La votación en segundo debate fue programa para el jueves 29 de octubre.

En la corriente legislativa había cuatro proyectos de ley que buscaban reducir el pago del marchamo en un año marcado por el confinamiento y la restricción vehicular sanitaria como medidas para prevenir el contagio de la COVID-19.

El texto aprobado es una iniciativa del diputado Pablo Heriberto Abarca, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), se trata del expediente Ley para el alivio en el pago del marchamo 2021 (22.085).

Cambios de última hora

La versión anterior de este proyecto habría generado un hueco en las finanzas públicas de ¢93.931 millones para el 2021. Ese texto planteaba la reducción del 50% del impuesto a la propiedad para los vehículos con un valor fiscal igual o menor a ¢20 millones, excepto a naves, buques y aeronaves.

Para los vehículos con valores fiscales entre ¢20 y ¢50 millones el recorte propuesto era del 25%; mientras que aquellos con un valor superior a los ¢50 millones la rebaja habría sido del 5%.

Además, se impulsó no cobrar el 13% del IVA en el marchamo a las motocicletas.

El avance de este proyecto fue posible porque los diputados aprobaron en el plenario, la tarde del miércoles 21 de octubre, una moción para dispensar de todo trámite ese texto.

El impuesto a la propiedad de vehículos representa el 65% del monto total que los propietarios pagan en el marchamo. El 19,7% es el Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA) y el 15% restante corresponde a montos para el Consejo de Seguridad Vial (Cosevi), timbres, Impuesto al Valor Agregado (IVA), entre otros.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, fue enfático en que la reducción del impuesto a la propiedad de vehículos −como se planteó en la versión anterior− habría generado un hueco de ¢93.931 millones en las golpeadas finanzas públicas.

El Gobierno impulsaba otro propuesta para que se rebajara el 50% del tributo a la propiedad únicamente a los vehículos con un valor fiscal menor a los ¢4,2 millones, que según Hacienda, representan el 80% de la flotilla nacional.

Villegas apuntó que esta iniciativa era un punto medio que buscaba aliviar el bolsillo de un importante números de familias, y desde una perspectiva tributaria, era progresiva porque no exoneraba a quienes tienen vehículos con precios más elevados.

Hacienda considera que plantear un mismo beneficio para todas las personas y empresas, como lo hace el proyecto 22.085, conlleva un sesgo a favor de quienes no necesitan esa rebaja, condición que hace esta propuesta “altamente regresiva”.

El impuesto a la propiedad de vehículos −sin recortes− aportaría cerca de ¢170.000 millones a los ingresos corrientes del Gobierno en el 2021. El faltante de ¢60.000 millones deberá ser cubierto con otras fuentes de financiamiento como la deuda interna.