Economía y Política

EF Explica: Conozca ‘ePhyto’, el sistema de certificación fitosanitaria electrónica que implementa Costa Rica

Costa Rica ya envía certificados a Chile, Argentina y Estados Unidos, y ahora también lo hará con la Unión Europea e Irlanda

Costa Rica sobrepasa la emisión de 33.000 certificados fitosanitarios mediante la plataforma digital ePhyto que promete simplificar los trámites para exportadores, importadores y agencias aduanales.

El sistema funciona en Costa Rica desde diciembre de 2020 y actualmente tiene registrados más de 90 países, sin embargo, no todos están enviando y recibiendo los certificados fitosanitarios electrónicos. Costa Rica sí lo está haciendo, aunque únicamente para el comercio de bienes agrícolas.

Para conocer más detalles del sistema, EF conversó con Gina Monteverde, encargada del Departamento de Certificación Fitosanitaria del SFE.

¿Qué es ePhyto?

Es la transmisión electrónica de un certificado fitosanitario -que tradicionalmente es en papel- por medio de una plataforma de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) llamada Hub.

Esta plataforma otorga la seguridad suficiente para que los países acepten la transferencia del documento digital.

El certificado fitosanitario indica, entre otras cosas, que un producto está prácticamente libre de plagas cuarentenarias y aparentemente no lleva plagas nocivas para los cultivos, dijo Monteverde.

¿Cuándo lo empezó a usar Costa Rica?

Fue a partir de diciembre de 2020 que Costa Rica implementó la certificación fitosanitaria electrónica. El país ya ha enviado certificados a Chile, Argentina y Estados Unidos, y ha recibido certificados de esos territorios.

Costa Rica usa ePhyto para todas las importaciones y exportaciones con Estados Unidos desde el 1.° de julio de 2021, sin embargo, antes de esta fecha solo estaba realizando un plan piloto con el principal mercado de exportaciones para el país.

Además, desde el 1.º de setiembre, los países de la Unión Europea (UE) -segundo mercado de exportaciones para Costa Rica- e Irlanda aceptan los certificados fitosanitarios vía ePhyto, por lo que el país podrá transmitir electrónicamente con este bloque de naciones.

Monteverde anunció que se está negociando para comenzar la transmisión electrónica con Corea y Nueva Zelanda.

¿Quién asumió el desarrollo del sistema en Costa Rica?

El Sistema de Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE 2.0), de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer), fue el que asumió el desarrollo del sistema para transmitir a ePhyto y el costo fue de $29.850, según información suministrada por la institución.

¿Cómo se tramita el ePhyto?

El ePhyto se tramita por medio del VUCE 2.0, de tal forma que el agente de aduanas -o quien lo tramite- no requiere hacer ningún paso adicional. La plataforma transmite automáticamente a ePhyto todos los certificados fitosanitarios aprobados al país de destino, siempre y cuando esa nación esté activada para el sistema.

“El exportador no tiene que mover ni un dedo para transmitir a ePhyto”, dijo la encargada del Departamento de Certificación Fitosanitaria del SFE.

Además, el VUCE 2.0 es una plataforma que le permite al exportador, al importador y a las agencias aduanales, hacer las notas técnicas y otros procedimientos vinculados al comercio exterior ante los respectivos ministerios e instituciones.

¿Cómo se verifica que los datos son los correctos?

Cuando se hace el trámite en la Ventanilla Única de Procomer, este es fiscalizado por un inspector del Servicio Fitosanitario del Estado, y el funcionario aprueba o rechaza la diligencia.

“De tal forma que cuando el inspector en el punto de salida le da ‘aprobar’ al trámite del certificado fitosanitario en Ventanilla Única, este transmite al ePhyto y quiere decir que esa información es la correcta”, mencionó Monteverde.

¿Qué beneficios tiene su implementación?

El principal beneficio para el país es que elimina la posibilidad de adulterar o hacer certificados fraudulentos en papel. Además, facilita el proceso, reduce los tiempos y disminuye los costos para los exportadores, importadores y agencias aduanales, pues no tienen que imprimirlo ni llevarlo a firmar a la estación de control fitosanitario correspondiente.

“Hay agencias aduanales o tramitadores que no tienen oficina en Limón. Entonces, tienen que mandar una encomienda para que los trámites se firmen en Limón, porque el trámite se hace en el punto de salida”, explicó Monteverde.

También, reduce los riesgos de pérdida del certificado fitosanitario, así como la carga administrativa para las agencias aduanales y las compañías; indica el SFE en el comunicado de prensa.

Por su parte, el equipo técnico de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) expresó que uno de los beneficios más atractivos es que ePhyto no tiene costo adicional para los exportadores.

“Es una herramienta importante para el sector, ya que conecta a las autoridades fitosanitarias competentes, a través de sistemas electrónicos (...) Necesitamos que nuestro país aproveche de forma integral el ePhyto, fundamental para el desarrollo y crecimiento del sector”, agregó Cadexco.

¿Cómo era el proceso de certificación antes de ePhyto y cómo es ahora?

El proceso de certificación es el mismo. El tramitador presenta una solicitud de certificado fitosanitario en la Ventanilla Única de Procomer. Eso llega a la oficina correspondiente -por ejemplo: Limón, Caldera, Peñas Blancas o Paso Canoas- y ahí un inspector lo aprueba o lo rechaza.

Lo que cambia es que ya no se tiene que imprimir el certificado ni enviarlo por encomienda para que lo firmen, ni mandarlo por courier al país de destino.

Ahora, el exportador lo que debe hacer es darle el número de certificado al importador, para que este se lo entregue al inspector en el país de destino.

“Eso agiliza los trámites en los países de destino porque ya pueden ir adelantando los trámites de importación aún cuando el producto no ha llegado, porque el ePhyto fue tramitado de manera inmediata”, destacó la funcionaria.

Mónica Cerdas

Mónica Cerdas

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduada de la carrera de Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.