Economía y Política

El confinamiento en Shanghái amenaza con agitar la economía mundial

El impacto podría sentirse también a nivel internacional ya que el puerto de Shanghái representa un 17% del tonelaje marítimo chino

La ciudad de Shanghái, principal puerto de contenedores del mundo, está bajo confinamiento por el COVID-19, una medida que perturba la economía china y amenaza las cadenas de aprovisionamiento de todo el mundo.

China calificó este 10 de abril como “acusaciones infundadas” las críticas de Estados Unidos a su política contra el COVID-19, después de que tras el confinamiento impuesto en Shanghái, Washington decidió dejar partir a parte de su personal destinado a esta mega urbe.

La política “cero covid” que defiende Pekín está a prueba por un brote de covid en Shanghái que deja cerca de 100.000 casos y que llevó a las autoridades a decretar un confinamiento para sus 25 millones de habitantes, quienes se quejan de la falta de alimentos.

La embajada estadounidense en China informó que va a permitir la partida de su consulado en Shanghái de su personal no esencial “debido a un brote de los casos de COVID-19 y al impacto de las restricciones” y criticó las medidas para contener el virus como “arbitrarias”.

En respuesta, Pekín expresó “su descontento y su firme oposición a las acusaciones infundadas por parte de Estados Unidos sobre la política china de control de la epidemia”, según un comunicado difundido el sábado por el ministerio de Relaciones Exteriores.

“Se debe señalar que la política de control de la epidemia de China es científica y efectiva”, indicó el portavoz del ministerio Zhao Lijian.

Para hacer frente a la peor ola de COVID-19 que enfrenta China desde el inicio de la pandemia, Shanghái —calificada como la capital económica del país, con un PIB equivalente al de Polonia— está en un confinamiento total o parcial desde hace dos semanas.

Pese a que en Shanghái no se ha producido ninguna muerte y la gran mayoría de los casos son contagios asintomáticos, las autoridades decidieron confinar a los cerca de 25 millones de habitantes, pese al alto costo que esto implica para la economía.

Miles de camiones están varados, ya que los conductores que entran a la ciudad deben guardar una cuarentena de dos semanas para salir.

La falta de camioneros repercute sobre la actividad del puerto, aunque las autoridades afirman que por ahora hay menos de una decena de barcos por día esperando poder atracar.

“Pero el problema es que debido a las restricciones impuestas a los camioneros, el puerto no funciona realmente”, explicó Bettina Schön-Behanzin, vicepresidenta de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en Shanghái.

La representante comercial indicó que escuchó decir que los volúmenes bajaron en un 40% en una semana en el puerto. “Esto es algo enorme”, afirmó.

El efecto comienza a sentirse por toda China, donde los retrasos de entrega se multiplican en las plataformas de comercio por Internet, especialmente para los productos importados. Algunas industrias se ven obligadas a encontrar nuevos proveedores.

Pero este impacto podría sentirse también a nivel internacional ya que el puerto de Shanghái representa un 17% del tonelaje marítimo chino. Cualquier perturbación va a desacelerar el comercio del mayor exportador de mercancías del mundo.

Los empresarios afirman que los confinamientos que se suceden de un lugar a otro del país afectan gravemente sus actividades.

“No todas las profesiones pueden trabajar a domicilio”, señaló Jason Lee, fundador de una empresa de sillas de ruedas bautizada como Megalicht Tech, cuya fábrica en Shanghái está cerrada.

La epidemia podría afectar los objetivos de crecimiento del gobierno chino que esperaba una expansión de 5,5% este año, la cifra más baja en 30 años.

Los empresarios intentan adaptarse para sobrevivir. Gao Yongkang, director de la empresa Qifeng Technology en Quanzhou, en el este del país, ya no puede entregarle pedidos a sus clientes habituales, por lo que se reconvirtió para vender trajes de protección.

Otros se las arreglan para cambiar de proveedores.

“Es un poco más caro y menos eficaz”, confesó Shen Shengyuan, vicepresidente de New Yifa Group, un fabricante de pañales.

Eric Zheng, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Shanghái, se pregunta si la estrategia cero COVID-19 sigue funcionando en el contexto actual.

“Esa es la gran pregunta, sobre todo cuando uno la pone en la balanza con el costo económico que conlleva”, manifestó Zheng.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.