Por: Manuel Avendaño A..   8 mayo
Carlos Alvarado, el presidente ¿'millennial'?
Carlos Alvarado, el presidente ¿'millennial'?

El Presidente número 48 de Costa Rica representa a una generación de cambio, una que rompe con los moldes, que fue testigo de hechos importantes y se informó en tiempo real gracias al desarrollo de las telecomunicaciones.

Las transformaciones políticas, sociales y económicas son una constante para este grupo de costarricenses.

Carlos Alvarado nació en 1980, el 14 de enero de ese año para ser más precisos. Es cierto, de entrada, no se puede encasillar al próximo Presidente de la República con esta etiqueta. Aunque, en la teoría, lo es.

Los millennials, también conocidos como Generación Y, son un grupo de personas que nacieron entre 1980 y 1993, según la consultora australiana McCrindle Research. Son los abanderados del cambio, de la crítica férrea, de la ruptura del estado de las cosas, de la profesionalización.

El uso de la palabra millennial para describir a una generación de jóvenes costarricenses no cae bien. De hecho, hay grupos que reclaman que se deje de utilizar este concepto porque refuerza un estereotipo.

Y es que no es lo mismo un millennial en Estados Unidos, que uno en Costa Rica. De hecho, quizás en este país ni siquiera existen representantes directos de ese grupo.

Imago, la fotografía social

Hace una década era imposible que los costarricenses eligieran en las urnas a un Presidente de 38 años. En la contienda electoral del 2006, Ottón Solís, fundador del Partido Acción Ciudadana (PAC) retó a Óscar Arias, del Partido Liberación Nacional (PLN) en unas elecciones que atizaban la inminente caída del bipartidismo.

El contexto era otro. Solís representaba una contundente oposición contra el TLC con Estados Unidos, mientras que Arias impulsaba el acuerdo comercial. El país se polarizó durante dos años.

Arias derrotó a Solís con una diferencia de 18.000 votos en la elección más ajustada desde 1949. En 2007, la polarización social entorno al TLC se concentró en el referéndum. El "sí" ganó con una ventaja de 49.000 votos sobre el "no".

Mientras todo esto sucedía, Carlos Alvarado ya era un militante activo del PAC -desde 2002- y estudiaba periodismo y ciencias políticas en la Universidad de Costa Rica (UCR).

La del TLC dista de ser el primer choque social que atestiguara la generación del mandatario. En 1995, cuando el ahora Presidente tenía 15 años, el país se convirtió en el escenario de una larga e inusual huelga de maestros que provocó una fuerte movilización en las calles y que concluyó sin ningún logro para el sector magisterial.

La primera vez que Alvarado pudo votar fue en las elecciones de 1998, justamente los comicios que marcaron el aumento del abstencionismo, cuyos niveles pasaron del 18% a superar el 30%.

Tampoco se puede dejar de lado el movimiento social del Combo del ICE en el marzo del 2000, cuando estudiantes universitarios, sindicatos y diversos grupos sociales tomaron las calles para oponerse a los tres proyectos de ley aprobados en primer debate por 45 diputados para abrir el monopolio de telecomunicaciones y reducir la participación estatal en la oferta de servicios.

Carlos Alvarado tuvo su proceso de socialización política en tiempos de cambio, de desgaste de estructuras tradicionales como el bipartidismo y de una álgida movilización social.

La generación que representa el Presidente también estuvo marcada por hechos históricos en el mundo. Llegó al final de la Guerra Fría, estaban muy pequeños durante la crisis económica de 1982, pero sin duda recuerdan la caída del Muro de Berlín, la revolución sandinista y los atentados del 9/11, entre otros.

Es así como el imago (imagen) social, juega un papel protagónico en la adopción de posiciones, ideales y consignas de toda una generación en Costa Rica.

Carlos Alvarado, una vida a la luz de la historia.
Carlos Alvarado, una vida a la luz de la historia.
Entre el satélite y lo digital

Si Carlos Alvarado no es 'millennial', entonces ¿qué es?

Una parte de la respuesta se puede dilucidar con el estudio Gentico 2016, elaborado por la firma Unimer. Una investigación que identificó -y reescribió- los grupos generacionales de Costa Rica, ofreció un análisis del comportamiento y desmitificó las teorías internacionales.

Bajo la clasificación de Unimer, Carlos Alvarado pertenece a une generación llamada "satelital" que comprende a personas que nacieron entre 1961 y 1981.

Se trata de un grupo de personas marcadas por la exposición a la televisión, que tuvo acceso a la educación universitaria, que por naturaleza se cuestiona el statu quo y que siempre mejora la información disponible. No se conforma, no se cree las cosas a la primera.

Los satelitales rompen los moldes, crecieron en medio de la globalización, son de mentalidad más abierta y vieron comenzaron a desmoronarse algunos temas tabú como el uso de métodos anticonceptivos y el divorcio.

01/05/2018 La misa del Primero de Mayo en la Catedral Metropolitana, en la misa se encontraron el Presidente Luis Guillermo Solis y el Presidente electo Carlos Alvarado y las primera Dama Mercedes Peñas, y Claudia Dobles. Foto Alonso Tenorio
01/05/2018 La misa del Primero de Mayo en la Catedral Metropolitana, en la misa se encontraron el Presidente Luis Guillermo Solis y el Presidente electo Carlos Alvarado y las primera Dama Mercedes Peñas, y Claudia Dobles. Foto Alonso Tenorio

La investigación coloca al grupo "satelital" como el puente entre las generaciones de mayor edad y las más recientes.

De hecho, Alvarado entró en esta categoría por muy poco. Nació en 1980 y el grupo se cerró apenas un año después, en 1981. Quizás eso explica porque también se ajusta a la descripción de la generación "digital" (nacidos entre 1982 y 1999).

Se trata de un grupo de personas que creció con la computadora y el acceso a Internet, lo que conllevó un acelerado desarrollo de la telefonía móvil.

Es cierto, algunas de las características descritas en las dos generaciones de la investigación Gentico 2016 coinciden con el perfil de los millennials.

Sin embargo, el estudio es mucho más amplio y ofrece detalles propios del comportamiento de cada grupo generacional en el país con el fin de separarlos de las sombras de estereotipos lejanos como los millennials o los centennials.

Generación satelital
- Ciudadanos costarricenses marcados por la exposición a la televisión.
- Es la generación "central" que funge como puente entre las primeras y más recientes generaciones.
- Esta generación recibe información (vivencias del pasado y de su infancia), la procesa y re-transmite con cambios para mejorar las cosas con las que no estaba de acuerdo.
- Este grupo rompe los moldes, cuestiona y actúa para modificar el statu quo de las cosas.
- La mujer empieza a trabajar fuera del hogar.
- Las familias son más pequeñas y se empieza a hablar de temas, que hasta entonces eran tabú, como los anticonceptivos y el divorcio.
- Un grupo de personas que vivió grandes cambios como el acceso a la educación universitaria y el cambio del modelo económico.

Fuente: Gentico 2016, Unimer.

Ciska Raventós, socióloga, se resiste a aceptar esa etiqueta internacional para la generación de Carlos Alvarado, pero afirmó que se trata de gente más cosmopolita, con mayor acceso a viajar y a conocer el mundo mediante la tecnología.

Las nuevas élites políticas provienen de las capas medias y altas de la sociedad, que tienen una juventud más larga lo que les permite ampliar sus posibilidades de conocer, ver y experimentar.

Para Ronald Alfaro, politólogo del Programa Estado de la Nación (PEN), la generación de Carlos Alvarado vivió en carne propia el debilitamiento del modelo del Estado benefactor, pero mantiene la creencia de modernizarlo y hacerlo eficiente para que sea protagonista del desarrollo social.

Ambos especialistas coinciden en que el próximo Presidente tiene una visión más joven, más moderna, más amplia.

"Charlie"

La mejor manera de retratar a un mandatario joven, representante de una generación, es justamente conversando con un amigo de esa misma generación.

En ese tipo de conversación Carlos Alvarado, el periodista y politólogo, el exministro de dos carteras, el próximo presidente de Costa Rica, se convierte automáticamente en "Charlie".

Recibimiento al Presidente Electo Sr Carlos Alvarado Quesada en Casa Presidencial junto a su esposa Claudia Dobles Camargo, Presidente Luis Guilermo Solís Rivera y Primera Dama Mercedes Peñas Domingo. San José,Costa Rica.18 Abril 2018. fotos: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto
Recibimiento al Presidente Electo Sr Carlos Alvarado Quesada en Casa Presidencial junto a su esposa Claudia Dobles Camargo, Presidente Luis Guilermo Solís Rivera y Primera Dama Mercedes Peñas Domingo. San José,Costa Rica.18 Abril 2018. fotos: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

Un músico amante del rock alternativo, del rock progresivo y del rock en español. Además de Rush, la banda canadiense, es fan de Pink Floyd, Soda Estéreo y Héroes del Silencio.

La música fue una de las válvulas de escape que encontró en sus épocas de colegio para, desde entonces, componer canciones con crítica social que representaban su mentalidad progresista y socialdemócrata.

Federico Rubinstein, amigo de Alvarado desde hace 25 años, cuando eran compañeros de generación en el Colegio Saint Francis, rememora una frase de una canción que escribió el ahora Presidente, a sus 15 años. “Al ver la injusticia en la calle ¡Que pena!, pero todos creen tener la solución”.

Es una simple línea, pero cobra relevancia cuando se revisan los resultados de reducción de la pobreza que pasó del 22,4%, en 2014, al 20%, en 2017. Proceso en cual "Charlie" participó como Ministro de Bienestar Social y Desarrollo Humano durante el Gobierno de Luis Guillermo Solís.

Amante del fútbol, líder natural entre sus amigos e idealista desde su juventud. Carlos Alvarado les contaba a sus compañeros desde la época de colegial que sentía admiración profunda por los expresidentes Juan Rafael Mora Porras y José Figueres Ferrer.

En ese entonces, Alvarado no sospechaba que a sus 38 años se convertiría en el presidente más joven de Costa Rica desde 1949, como de seguro tampoco imaginó que su defensa de los derechos humanos y su posición progresista lo catapultarían a ganar en una segunda ronda, contra todo pronóstico.