Por: Josué Alfaro.   9 abril
El diputado Víctor Morales Mora asegura que únicamente resta tener paciencia para la votación del proyecto de reforma al empleo público. (Foto: Cortesía Asamblea Legislativa)
El diputado Víctor Morales Mora asegura que únicamente resta tener paciencia para la votación del proyecto de reforma al empleo público. (Foto: Cortesía Asamblea Legislativa)

El Gobierno afirma disponer ya mismo de los votos necesarios para aprobar la reforma al empleo público en la Asamblea Legislativa.

La iniciativa requerirá el visto bueno de al menos 38 congresistas en su segundo debate y, según las previsiones del oficialismo, ya existe un bloque lo suficientemente grande que respalda la iniciativa.

“Tenemos una mayoría consolidada. El principal logro político de estos días ha sido consolidar una mayoría, más de 38 votos, ahora lo que resta es un ejercicio de paciencia”, afirmó a EF el diputado Víctor Morales, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

El oficialista es uno de los principales operadores del proyecto por parte del Gobierno en el Congreso, desde su tramitación en la Comisión de Gobierno y Administración.

La construcción de mayorías, según Morales, se evidenció al menos parcialmente en la votación de la moción 279 de reiteración, este jueves.

Entre otros detalles, el texto impulsado por la diputada Yorleny León, del Partido Liberación Nacional (PLN), devolvió la rectoría administrativa del empleo público al Ministerio de Planificación (Mideplan), y reincorporó a las universidades públicas y municipalidades dentro del ámbito más pleno de aplicación de la reforma.

Ambos temas están entre los más álgidos del debate y la redacción propuesta por León contó con el apoyo de hasta 39 legisladores (de 49 presentes).

El bloque que aprobó esa moción lo compusieron diputados de cinco fracciones e independientes:

  • 13 del PLN: Luis Fernando Chacón, Wagner Jiménez, Ana Lucía Delgado, Silvia Hernández, Yorleny León, Aida Montiel, Gustavo Viales, Luis Antonio Aiza, Carlos Ricardo Benavides, María José Corrales, Jorge Fonseca, Roberto Thompson, Paola Valladares.
  • Siete del PAC: Catalina Montero, Nielsen Pérez, Enrique Sánchez, Carolina Hidalgo, Víctor Morales, Mario Castillo, Laura Guido
  • Cinco del PRN: Eduardo Cruickshank, Floria Segreda, Xiomara Rodríguez, Mileyde Alvarado, Giovanni Gómez
  • Cuatro del PUSC: Pablo Heriberto Abarca, María Inés Solís, Erwen Masís, María Vita Monge
  • Uno del PRSC: Otto Roberto Vargas
  • Nueve independientes: Nidia Céspedes, Marolin Azofeifa, Carmen Chan, Ignacio Alpízar, Harllan Hoepelman, Jonathan Prendas, Zoila Rosa Volio, Erick Rodríguez, Ivonne Acuña.

Para la diputada León, si bien esa votación no tiene que replicarse en la decisión final sobre la iniciativa, sí permite conjuntar voluntades para una aprobación final.

“Es un punto de partida, porque había un grupo de diputados que decía que no iba a votar el proyecto de ley porque se excluía a universidades o municipalidades, pero con esta moción ya no habría ninguna razón para que no voten el proyecto de ley. Uno esperaría que la moción ayude a ‘jalar’ nuevos votos”, subrayó.

Los 10 diputados que votaron en contra de la moción fueron Franggi Nicolás y David Gourzong del PLN; Welmer Ramos y Paola Vega del PAC; Shirley Díaz y Aracelly Salas del PUSC; Patricia Villegas y Walter Muñoz de Integración Nacional (PIN); José María Villalta del Frente Amplio (FA) y el independiente Dragos Dolanescu.

Otros ocho diputados estuvieron ausentes.

Un trámite lento

Los diputados actualmente votan las últimas mociones de reiteración presentadas al proyecto de ley. Estas mociones son los últimos cambios que pueden incluir en la iniciativa y corresponden a propuestas que ya se discutieron y se rechazaron en comisión legislativa.

El trámite de reiteración ha tardado ya tres semanas legislativas, contando el receso de Semana Santa, y se espera que concluya a inicios de la semana siguiente.

Posterior a la discusión de estas mociones de reiteración, los diputados tendrán que conocer y votar revisiones —solicitudes para revertir votaciones de reiteración—, de las cuales se contabilizaban 142 hasta las 3:00 p.m. de este jueves.

Además de todo esto, Morales recordó que el proyecto tendrá que enviarse a consulta obligatoria de distintas instituciones una vez que termine ese proceso, lo cual suspendería su votación en primer debate al menos hasta finales de abril o inicios de mayo.

“Lo conveniente sería que terminemos las revisiones a la mitad de la semana entrante, porque está pendiente una consulta obligatoria a instituciones, y eso hay que meterlo en el cronograma (...). Si el tema de las revisiones no sale la semana entrante, esto se va hasta mayo”, describió.

Para avanzar con las votaciones restantes de mociones de reiteración y de revisión, el Plenario acordó sesionar de 9:15 a.m. a 6:00 p.m., entre lunes y miércoles de la próxima semana. Así lo han venido haciendo las últimas dos semanas. No obstante, dejaron libre el jueves, con la intención de también dar trámite a otros proyectos que han quedado completamente suspendidos por el énfasis en empleo público.

El diputado Luis Fernando Chacón, jefe de la fracción más numerosa del Congreso (PLN), indicó a EF que considera que con las votaciones realizadas hasta hoy los temas de fondo ya han sido votados por más de 38 diputados, por lo que parece esperable una aprobación final del proyecto, “de no haber ningún cambio sustancial”.

“Sin embargo, como todo proceso legislativo, habrá que esperar el momento directo de la votación”, concluyó.