Por: Manuel Avendaño Arce.   13 julio
El Gobierno presentó este lunes una segunda versión del presupuesto extraordinario donde plantean recortes por ¢275.505 millones. En la fotografía Elián Villegas, ministro de Hacienda. Fotografía: Asamblea Legislativa.
El Gobierno presentó este lunes una segunda versión del presupuesto extraordinario donde plantean recortes por ¢275.505 millones. En la fotografía Elián Villegas, ministro de Hacienda. Fotografía: Asamblea Legislativa.

El Gobierno presentó, la tarde de este lunes, una nueva versión del segundo presupuesto extraordinario de la República para el 2020, el texto llega luego de que los diputados rechazaron la primera propuesta el pasado 11 junio.

Las posibilidades de recorte del gasto del Gobierno pasaron de ¢62.000 millones −en el texto de junio− a ¢327.974 millones en el expediente 22.080 que inició su camino en la Asamblea Legislativa este lunes.

La propuesta se complementa con un segundo proyecto de ley que busca reducir en un 15% las jornadas y los salarios de 35.000 empleados públicos quienes perciben un sueldo mensual mayor a ¢1,5 millones. Esta medida generaría un ahorro de ¢129.700 millones en momentos de estrechez fiscal.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, aseguró que el nuevo expediente del presupuesto nacional refleja el compromiso del Ejecutivo para salvaguardar el equilibrio entre las necesidades de atención de la pandemia y la estabilidad macroeconómica y fiscal.

“Este proyecto incorpora ¢75.000 millones para llevar el bono Proteger a las personas más necesitadas en este momento, también incluye alrededor de ¢45.000 millones para suplir el dinero que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha dejado de recibir por la reducción en sus ingresos por efecto de la pandemia y la suma de ¢3.000 millones adicionales para el otorgamiento de nuevas pensiones del Régimen no Contributivo”, indicó el jerarca.

¿Dónde recortaron?

Los recortes al gasto público que se proponen en el texto fueron posibles por dos componentes: ¢52.468 millones en rebajas de destinos específicos por la caída en los ingresos tributarios y ¢275.505 millones por reducción neta del presupuesto asignado a las instituciones públicas.

El Gobierno pidió a cada institución aplicar recortes en destinos específicos, gastos y transferencias corrientes para disminuir las presiones de financiamiento y asegurar liquidez en este momento.

Según Hacienda, todos los ministerios, con excepción de los que participan más activamente en la atención de la pandemia, rebajaron en un 100% el dinero disponible para las partidas de viajes al exterior, viáticos, capacitaciones, recepciones y protocolo, publicidad, propaganda, impresión, encuadernación y otros.

También se aplicaron disminuciones del 75% en los saldos disponibles de las partidas de transporte dentro del país y viáticos; y un 50% en los rubros de bienes y otros servicios.

Destacan los ajustes a la baja en los gastos del Ministerio de Educación Pública (MEP) por ¢127.700 millones y el Poder Judicial por ¢5.147 millones.

En el MEP se plantea reducir las transferencias a las universidades públicas por ¢48.000 millones, aunque una parte importante de eso recursos se tendrán que devolver en el futuro.

Los recortes en el Ministerio de Educación implican ¢25 millones en viáticos y transporte, ¢1.458 millones en servicios básicos y mantenimiento, ¢694 millones en encuadernación y documentos, ¢531 millones en contribuciones sociales y pensiones, y ¢1.279 millones en transferencias de capital al sector público y otros gastos.

El proyecto de presupuesto nacional incluye una rebaja de ¢1,16 billones por la caída en los ingresos corrientes, sobretodo en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el tributo único a los combustibles, el selectivo de consumo, el de la propiedad de los vehículos y otros.

La estimación de ingresos para el 2020 se hizo con base en las proyecciones del Banco Central de Costa Rica (BCCR) que inicialmente auguraban un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en términos reales del 2,6% y 2,9% de forma nominal.

Sin embargo, el golpe del coronavirus en la actividad económica se traducirá en una contracción de 3,6% de la producción nacional real y del 2% en términos nominales al cierre del año.

A estos datos se suman la caída en las importaciones de 7,7% frente a la estimación de crecimiento inicial para el 2020, que era del 6,7%.

Dinero para subsidios
María Devandas, jefa del despacho del Ministerio de la Presidencia, entregó el proyecto de presupuesto extraordinario la tarde de este lunes, en la Secretaría del Directorio. Fotografía: Josué Bravo.
María Devandas, jefa del despacho del Ministerio de la Presidencia, entregó el proyecto de presupuesto extraordinario la tarde de este lunes, en la Secretaría del Directorio. Fotografía: Josué Bravo.

El proyecto 22.080 incorpora ¢75.000 millones correspondientes a la transferencia de capital que el Instituto Nacional de Seguros (INS) dio al Estado para financiar la entrega de los bonos Proteger a unas 200.000 personas.

Además, se incluyeron ¢14.915 millones de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) que provienen del excedente en el pago de los combustibles durante los primeros tres meses desde la entrada en vigor de la Ley 9.840 (22 de abril del 2020).

Este texto prevé ingresos extraordinarios externos por ¢215.087 millones mediante préstamos internacionales de apoyo presupuestario con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD).

La aprobación de este crédito incluye un ¢33.000 millones para transferir a la CCSS con el fin de mitigar el impacto financiero que ocasionó la rebaja en la base mínima contributiva por la crisis del coronavirus. Los recursos restantes se destinarán para hacer sustitución de deuda.

El Gobierno gestionó diez préstamos con organismos internacionales que representan el 5,8% del PIB, el fin de estos recursos es reducir la presión de la deuda sobre las finanzas públicas.

Con este paquete de empréstitos el Gobierno podría acceder a $3.109 millones si el Congreso da su aval a todos los contratos.

Hasta el momento, únicamente dos préstamos recibieron la aprobación legislativa, se trata de un financiamiento por $500 millones con la Corporación Andina de Fomento (CAF) y otro por $380 millones con el BID y la AFD.

Nuevo intento

El pasado 11 de junio, 39 diputados rechazaron el segundo presupuesto extraordinario de la República enviado por el Gobierno.

Ese primer intento del Ejecutivo apenas planteaba un recorte de ¢62.000 millones al gasto, lo que despertó la molestia de la oposición.

El Gobierno presionó a los legisladores con el argumento de que el atraso en la aprobación de este presupuesto generaría problemas para otorgar el bono Proteger a la población afectada económicamente por la crisis.

Sin embargo, casi un mes después, Hacienda presentó un nuevo planteamiento con un recorte cercano a un punto de la producción nacional, calificado por el presidente de la República, Carlos Alvarado, como “el más importante en la historia”.