Por: Laura Ávila.   9 julio
Si la persona no es contribuyente del impuesto a las utilidades, no se declara, ya que no existe ninguna norma que lo exija. Ilustración: Carlos Fonseca.
Si la persona no es contribuyente del impuesto a las utilidades, no se declara, ya que no existe ninguna norma que lo exija. Ilustración: Carlos Fonseca.

¿Cómo impacta la nueva ley del impuesto sobre la renta?

Las donaciones, herencias o repatriación de capitales (el dinero que se produce por trabajar fuera del país) no deben de pagar el impuesto a las utilidades.

A pesar de que las donaciones y las herencias implican un aumento en el patrimonio, este se considera justificado, y la nueva ley las deja exentas del tributo. Mientras que la repatriación de capitales tampoco está sujeta por ser de origen extraterritorial.

¿Qué debe hacer el contribuyente para declarar?

En teoría, este aumento de patrimonio debería de incluirse en la declaración al impuesto a las utilidades. Sin embargo, la administración tributaria no lo exige ni existe una declaración específica para ese fin.

Si la persona no es contribuyente del impuesto a las utilidades, no se declara, ya que no existe ninguna norma que lo exija.

¿En qué otros casos aplica?

Un caso similar ocurre con la distribución de bienes durante un divorcio, a pesar de que implica un incremento en el patrimonio no están sujetos al impuesto.

Fuente: José María Oreamuno, socio de Facio y Cañas.

LEA TAMBIEN