Por: María Luisa Madrigal.   Hace 6 días
¿Cómo impacta la reforma al impuesto sobre la renta a los préstamos de dinero? Ilustración: Carlos Fonseca
¿Cómo impacta la reforma al impuesto sobre la renta a los préstamos de dinero? Ilustración: Carlos Fonseca

¿Cómo le afecta el impuesto?

La entrada en vigencia del nuevo impuesto de renta genera dudas en distintos contribuyentes de este tributo. En ese caso en específico de las personas que prestan dinero, hay diferencias dependiendo de si la persona se dedica a esta actividad al 100% o si realizó el préstamo pero no es su actividad principal.

Para las personas que son prestamistas, es decir que se dedican a prestar dinero y viven de esa actividad, los ingresos por intereses se deberían considerar como ingresos gravables para el cálculo del impuesto sobre utilidades. Es decir, al final del período fiscal se suman todos los ingresos y se le restan los gastos que el prestamista tuvo relacionados a su actividad. Si queda una ganancia, es sobre ese monto que se calcula el impuesto y es de un 30%.

Sin embargo, si por ejemplo el dinero se coloca en un certificado de depósito a plazo o en un préstamo no recurrente, esa actividad igualmente genera un interés. Al no ser la actividad lucrativa habitual de la persona, entonces ese monto se acogería al capítulo de rentas de capital mobiliario de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas y pagaría el 15% sobre la ganancia, es decir, sobre el interés que genere.

¿Qué se debe hacer para declarar?

En el caso del prestamista deberá declarar anualmente, a más tardar el 15 de diciembre en 2019, pero para los períodos venideros el período fiscal pasará a ser año calendario, por lo que la fecha máxima para presentar la declaración será antes del 15 de marzo, dos meses y medio después del cierre del período.

La persona deberá presentar todas los ingresos que obtuvo con los préstamos de dinero que realizó y además declarar también sus gastos asociados a la actividad. La resta entre estos dos montos son las utilidades y sobre ese monto se calcula el impuesto que será de un 30% del total.

¿En qué otros casos aplica?

El caso del prestamista es homologable a cualquier caso en el que la persona declare sus ingresos sobre utilidades.

Fuente: Fabio Salas, Director de Impuestos y Legal de Deloitte.