Por: Agencia AP.   19 marzo, 2018

Buenos Aires. Los ministros de Finanzas y titulares de los Bancos Centrales del G20 se reunían el lunes en Buenos Aires por primera vez para abordar el futuro del mercado de trabajo, la financiación de los proyectos de infraestructura y la situación de las controvertidas monedas virtuales, entre otros temas prioritarios de la economía global.

La cita -que se desarrollará hasta el martes- es la primera de este tipo de las cinco que habrá a lo largo del año y reúne a ministros de Finanzas, presidentes de Bancos Centrales y titulares de organizaciones internacionales. Argentina ejerce la presidencia temporal del Grupo de los 20 (G-20) , formado por los 19 países industrializados y emergentes más importantes y la Unión Europea.

La agenda también incluye las criptomonedas o monedas virtuales y la consecución de un sistema impositivo global inclusivo.
La agenda también incluye las criptomonedas o monedas virtuales y la consecución de un sistema impositivo global inclusivo.

Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial; Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo; Christine Lagarde, titular del Fondo Monetario Internacional; Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos y Olaf Scholz, ministro de Finanzas de Alemania, son algunos de los participantes en la cita.

Al término del encuentro se difundirá un comunicado que empezará a sentar las bases de los contenidos finales a los que llegará el 30 de noviembre y 1 de diciembre la Cumbre de Líderes de este foro que tendrá lugar en esta capital.

La presidencia argentina del G-20 eligió como prioridades el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible.

Sobre el futuro del trabajo, los funcionarios analizarán el impacto de los cambios tecnológicos para crear más y mejores empleos y revisarán las políticas públicas que respondan a este desafío. El objetivo es entender el impacto de esos cambios en términos de empleo, desigualdad y desarrollo y aprovecharlos para generar un crecimiento más inclusivo.

Asimismo debatirán fórmulas para lograr más participación privada que consiga reducir el déficit mundial en el área de la infraestructura, un problema que sufren los países del G20, en especial las economías emergentes.

Según datos de la consultora McKinsey aportados por los organizadores de la reunión, el déficit mundial en infraestructura entre este año y 2035 es de 5,5 billones de dólares.

La agenda también incluye las criptomonedas o monedas virtuales y la consecución de un sistema impositivo global inclusivo. En ese sentido, los participantes dialogarán sobre cómo la economía digital genera valor, dónde se crea el valor y cómo los impuestos pueden ser reportados y recaudados de manera equitativa y eficiente sin generar barreras a la innovación.

Asimismo intentarán avanzar en la inclusión digital, lo que significa aprovechar las oportunidades de la digitalización de la economía para incluir financieramente a personas vulnerables.

Todos estos temas comenzaron a ser tratados por los “deputies” , la segunda línea en la jerarquía de los ministros de Finanzas y Bancos Centrales ante el G20, que se reunieron los dos últimos días en la capital argentina.

El G20 nació en 1999 como una reunión técnica de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales. En plena crisis económica de 2008 se convirtió en un espacio clave de discusión y toma de decisiones en el que participan las principales economías.

En conjunto, sus miembros representan 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial y 75% del comercio internacional.

Los temas tradicionales que aborda el foro son la economía global, los mercados financieros, el comercio, la agricultura, el empleo, la energía y la lucha contra la corrupción. Otros de reciente incorporación son la participación de la mujer en el mercado laboral y el desarrollo sostenible.