Por: María Luisa Madrigal.   19 agosto
Raquel Altamirano es uno de los jóvenes que reciben clases de educación dual en el hotel Westin Reserva Conchal. En el uniforme que usan, destaca el logo del INA. Fotografía: John Durán
Raquel Altamirano es uno de los jóvenes que reciben clases de educación dual en el hotel Westin Reserva Conchal. En el uniforme que usan, destaca el logo del INA. Fotografía: John Durán

Raquel Altamirano tiene 24 años, vive en Llanos de Huacas en Santa Cruz de Guanacaste y está a menos de un mes de graduarse como salonera y bartender en el curso de educación dual que recibe en el Hotel Westin en Reserva Conchal.

¿Cómo decidió inscribirse en educación dual? Raquel vio el anuncio de la apertura del curso en Facebook y sin pensarlo demasiado, ni ponerse “peros”, decidió inscribirse. Eso significó que saliera de su trabajo en una tienda de licores, con la promesa de que lo que iba a aprender, le daría un mejor trabajo y más herramientas para su futuro.

El curso en el que está inscrita desde setiembre del 2018, forma parte del programa de formación dual conjunto de la Florida Ice and Farm Company (Fifco) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

En el proceso de selección fueron muchos los interesados que se presentaron, según recuerda Altamirano. En esa primera reunión se les detalla cómo será el programa, qué aprenderán y lo que implica. Las clases no son similares a ninguna que Raquel hubiera llevado antes. El cambio radica en que lo que aprenden en los pupitres lo ejecutarán en el bar a los pocos días.

Los propósitos que Raquel espera cumplir una vez graduada, son dos. A corto plazo quiere trabajar. A largo plazo continuar su formación en una carrera relacionada, por ejemplo, en gerencia de restaurantes. Fotografía: John Durán
Los propósitos que Raquel espera cumplir una vez graduada, son dos. A corto plazo quiere trabajar. A largo plazo continuar su formación en una carrera relacionada, por ejemplo, en gerencia de restaurantes. Fotografía: John Durán

Los propósitos que Raquel espera cumplir una vez graduada, son dos. A corto plazo quiere trabajar. A largo plazo continuar su formación en una carrera relacionada, por ejemplo, en gerencia de restaurantes.

Antes de empezar, sus conocimientos en coctelería o servicio eran bastante básicos. “Sabía qué era un vino o un brandy, algunas cremas, pero nada tan profundo como ahora. Es mucho el aprendizaje que hemos recibido desde que entramos al programa" declaró.

Raquel se inclina por la coctelería y es el módulo en el que más se empeña en aprender, sin embargo, el esfuerzo es necesario a lo largo de todo el programa.

“Hay trabajos, presentaciones, tenemos que exponer. Esto es para personas proactivas, como en todo curso y trabajo hay sacrificios, principalmente para las personas que viven largo, por ejemplo con las clases de inglés”. Raquel Altamirano, estudiante de educación dual.

Los estudiantes se capacitan en inglés en la primera parte del curso, es decir, la teórica. Estas lecciones las imparte el INA y son clases 100% presenciales. Representan un plus muy valorado en el momento en que los graduados se presentan para contrataciones, de acuerdo con Gisela Sánchez, Directora de relaciones corporativas de Fifco.

Jóvenes reciben clases de educación Dual en el hotel Westin Reserva Conchal. En la foto Enrique Mejía Cespedes, chef educador dicta clases de cocina. Fotografía: John Durán
Jóvenes reciben clases de educación Dual en el hotel Westin Reserva Conchal. En la foto Enrique Mejía Cespedes, chef educador dicta clases de cocina. Fotografía: John Durán

La empresa tiene más de cinco años de implementar el programa, específicamente en sus hoteles, pero el éxito obtenido más bien los lleva a ampliarlo en otros negocios de la compañía.

Sin embargo, la parte más fuerte recae en el reclutamiento.

“Los graduados de educación dual son la mejor fuente de reclutamiento que se pueda tener. Más del 80% se queda en los hoteles. Ya conocen la empresa”, declaró Sánchez.

En resumen, con educación dual una compañía ayuda a formar a alguien que es potencialmente una futura contratación, porque los graduados están listos para trabajar. De esta forma, las empresas evitan reclutamiento en frío.