Por: Laura Ávila.   7 abril
A pesar de que aún no se sabe cuál será el próximo candidato lo que sí es claro el pulso generacional que se da a lo interno del partido. Fotos: Mayela López
A pesar de que aún no se sabe cuál será el próximo candidato lo que sí es claro el pulso generacional que se da a lo interno del partido. Fotos: Mayela López

La lucha por dejarse la candidatura presidencial del Partido Liberación Nacional el próximo 6 de junio, se desarrolla al calor de un pulso generacional que enfrenta a la tendencia más tradicional de la agrupación con liderazgos más nuevos.

Las filas del tradicional figuerismo cobijan ahora al excandidato, exministro y exdiputado Antonio Álvarez Desanti. Entre sus contendientes más fuertes hay actores con trayectoria en la política nacional, pero que participan por primera vez en la carrera presidencial, como Carlos Ricardo Benavides y Roberto Thompson.

“Estamos viendo una especie de división de viejos liderazgos que se presentan renovados como José María Figueres y Antonio Álvarez Desanti, y otros más nuevos como el de Roberto Thompson, Carlos Ricardo Benavides, Fernando Zamora y Claudio Alpízar que dicen: tenemos que dejar atrás los viejos liderazgos”, manifestó Eugenia Aguirre, politóloga e investigadora del Observatorio de la Política Nacional (OPNA) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Ajedrez político

Los bandos en la contienda ya mueven sus fichas. Las precandidaturas más débiles podrían no sobrepasar el obstáculo que representa la inscripción oficial, y el pago obligatorio que roza los ¢30 millones. Es por lo tanto un buen momento para demostrar fortaleza.

Así lo hicieron Figueres y Benavides, quien recibió el apoyo público de Rodrigo Arias, exministro de la Presidencia y hermano del expresidente Óscar Arias.

“Lo de José María y Antonio se venía manejando desde hace varios días casi que desde el viernes por la mañana, y en esa línea Carlos Ricardo adelanta el anuncio de Arias el día lunes. Estas son las tendencias más fuertes y probablemente alguna de ellas es la que va a salir victoriosa”, afirmó el politólogo Daniel Calvo.

Aunque Thompson no ha realizado anuncios que sacudan las aguas políticas por el momento, cuenta con el apoyo de un grupo de alcaldes con influencia sobre la fuerte estructura territorial liberacionista, una de las armas tradicionales de la agrupación en los días de votaciones.

Además el legislador y exalcalde de Alajuela, anunció este 8 de abril que había asegurado el financiamiento necesario para tramitar su inscripción en el proceso interno de Liberación Nacional.

La pregunta es ¿qué aportan estas figuras al oficializar su apoyo a los precandidatos verdiblancos?

La alianza entre Figueres y Álvarez Desanti tiene un impacto “fuerte” a nivel de percepción, pues ambas figuras son las que están arriba en las encuestas internas del partido, a criterio de Calvo; lo que convierte a José María en un candidato a vencer, lo que podría sembrar el desánimo en los otros aspirantes.

En principio, Álvarez Desanti aportaría capital político con la actual fracción de diputados liberacionistas que, en ocasiones anteriores, se han mostrado alineados al pensamiento del expresidente del Congreso. No obstante, habrá que esperar el reacomodo de la bancada ahora que dos legisladores tienen aspiraciones.

“El movimiento de Álvarez a favor de José María es para mantener vigente su figura de liderazgo dentro del partido y nos corresponde dar seguimiento a ver en qué se va a traducir ese apoyo, si se traduce en algo simbólico o si se traduce en recursos de poder”, afirmó Aguirre.

Figueres tiene amarrado el apoyo de exdiputados de su administración, importantes sectores de la dirigencia del partido y aún capitaliza el apoyo de los glostoras y medallitas que por varias generaciones (abuelos, hijos y nietos) han sido leales a la vertiente histórica del figuerismo.

Por otro lado, el espaldarazo que le otorgó Rodrigo Arias a Carlos Ricardo Benavides es un apoyo importante por parte del arismo, aunque esta decisión no significa que el aspirante sea el ungido del expresidente Óscar Arias, consideran los analistas.

A pesar de que los Arias pertenecen a una misma corriente no siempre comparten la misma visión; además el exministro de la Presidencia funge más como un operador político, mientras que el expresidente ostenta un tono más reposado y reservado.

“Rodrigo Arias es persona de mucho respeto en Liberación Nacional. Tiene un peso importante y el arismo como tendencia histórica, al igual que el figuerismo, tiene dirigencia en todas las provincias”, agregó Calvo.

El alcalde Johnny Araya, excandidato presidencial, también entra en el ajedrez político pues impulsa la candidatura del exalcalde verdiblanco y actual diputado Roberto Thompson.

El capital político de Johnny Araya es importante en un partido donde los alcaldes tienen mucho peso, afirma Calvo. Actualmente el partido controla 43 cantones y tres concejos municipales de distrito (intendencias).

Pulso generacional

A pesar de que aún no se sabe cuál será el próximo candidato presidencial lo que sí es claro el pulso generacional que se da a lo interno del partido.

Los candidatos con mayor visibilidad no demoraron en reaccionar tras conocer la conjunción entre Figueres y Álvarez Desanti.

“Costa Rica exige y se merece una nueva forma de hacer política. Hace cuatro años las divisiones y los egos propiciaron una de las mayores derrotas electorales, dejando al PLN fuera de la segunda ronda electoral por primera vez en la historia. Como parte de esa campaña, nunca estuve de acuerdo en la forma en la que se enfrentaron las dos tendencias luego de hacer las cosas diferentes”, declaró Roberto Thompson, precandidato presidencial al conocer la alianza de Figueres con Álvarez Desanti.

Por su parte, Benavides cuestionó la reciente alianza.

“La gente entiende que dos personas que se han acusado de fraude electoral y corrupción y de repente aparecen sin decir qué es lo que los puede unir, cuando no tienen en común ni los mismos principios, ni los mismos valores, ni las mismas ideas se trata de una componenda de carácter electoral. Eso es lo que ha alejado a tantas personas del Partido Liberación Nacional”, dijo Carlos Ricardo Benavides tras conocer el apoyo que se le dio a Figueres.

Los actuales diputados cuentan con una amplia trayectoria en la vida política, pero a diferencia de Figueres y Desanti, hasta este año debutan como precandidatos presidenciales.

Thompson se desempeñó como alcalde de Alajuela en los periodos 2011-2016 y 2016-2018; y fungió como viceministro de la Presidencia, miembro de la Junta Directiva del Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi) y coordinador en la Asamblea Legislativa del 2006 al 2010.

Por su parte, Benavides fue diputado en el periodo 2002-2006 y actualmente ostenta una curul en la Asamblea Legislativa, donde llegó a ser presidente del Congreso. Además fue ministro de Turismo de 2006 a 2011, y entre el 2011 y el 2014 tuvo a cargo el Ministerio de la Presidencia y ejerció como ministro interino de Deportes.