Por: Manuel Avendaño Arce.   31 octubre, 2017

La Ley de Protección al Inversionista Minoritario, las facilidades para el registro de propiedades y para obtener electricidad, son los tres elementos que impulsaron una leve mejoría en las condiciones que ofrece Costa Rica para hacer negocios.

El Banco Mundial (BM) reveló este martes los resultados del informe Doing Business 2018, en el cual Costa Rica obtuvo el puesto 61 del escalafón que califica a 190 países.

Este informe evalúa las condiciones que ofrecen los países para hacer negocios en diez diferentes categorías como facilidades para iniciar una empresa, tiempo necesario para conseguir permisos de construcción, obtención de electricidad, registro de propiedad, acceso a crédito, y pago de impuestos.

Costa Rica se situó en el puesto 61 del ranking este año, por detrás de México (49), Chile (55), Perú (58), Colombia (59); pero por delante de El Salvador (73), Panamá (79) y Guatemala (97).

El país subió un puesto con respecto al escalafón del 2017, pese a que este año implementó dos reformas importantes relacionadas con la protección de inversionistas y el registro de propiedades, el leve aumento se explica por un cambio en la metodología del estudio que no lo hace comparable con los resultados del año anterior.

Los cambios incluidos en la Ley 9392 (Ley de Protección al Inversionista Minoritario) y en el decreto ejecutivo No. 40406-MEIC que datan de octubre del 2016, están orientados a aumentar la transparencia y los derechos de los accionistas en temas de gobierno corporativo, conflictos de interés, y permite a las autoridades tener mayor acceso a la información corporativa en procesos judiciales.

Para efectos del informe, los cambios legales sobre protección de inversionistas minoritarios se consideran como una mejora en la eficiencia administrativa del país.

"Costa Rica ostenta buenas calificaciones en apertura de un negocio (81,65), obtención de electricidad (88,21) y acceso al crédito (85); asimismo, obtuvo una nota de 79,32 en el indicador de comercio transfronterizo. Resolución de la insolvencia (34,42) y cumplimiento de contratos (51,48) son dos de las áreas donde hay espacio para seguir mejorando", apuntó el Banco Mundial en un comunicado.

El país registró un aumento de 1,23 en la calificación de "Distancia a la Frontera", este indicador permite observar la brecha entre el desempeño de una economía en particular y el mejor desempeño a nivel global. En este rubro los resultados sí son comparables entre el Doing Business 2017 y el mismo reporte para 2018, revelado este martes.

"El MEIC con el respaldo de la Presidencia de la República, coordina con las instituciones involucradas en la apertura, operación y expansión de empresas la mejora de los procesos y trámites para mejorar las condiciones del clima de negocio, incentivando la formalización y generación de empleo, y la atracción de inversión en las diferentes regiones del país", reaccionó Geannina Dinarte, ministra de Economía.

El país logró calificaciones superiores a 80 –en una escala de 100– en indicadores como apertura de empresas (81,6), acceso a crédito (85), y con notas cercanas se ubican los rubros de comercio transfronterizo y pago de impuestos.

Panorama regional

A nivel regional, la edición 15 del informe Doing Business concluyó que las economías de América Latina y el Caribe continúan reformando el entorno para los negocios en favor de las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

Santiago Croci Downes, gerente de programa de la unidad responsable de Doing Business en el Banco Mundial, explicó que esta tendencia en la región permitirá fortalecer el sector productivo de los países, sobre todo los que le apuestan a promover el nacimiento de negocios.

"A medida que se extienda el impacto de estas reformas, probablemente comencemos a ver un sector privado más dinámico, lo que impulsará el crecimiento económico de la región", agregó.

Colombia es el país que más reformas ha implementado, con un total de 34. En relación con la puesta en marcha de empresas, en 2003 redujo de 44 a 11 el número de días que se requieren para registrar un nuevo emprendimiento.