Por: María Luisa Madrigal.   15 julio, 2018
El francés Kylian Mbappe y el belga Eden Hazard se enfrentaron en la semifinal del Mundial. / AFP PHOTO / Paul ELLIS
El francés Kylian Mbappe y el belga Eden Hazard se enfrentaron en la semifinal del Mundial. / AFP PHOTO / Paul ELLIS

Los mundiales de fútbol son una vitrina, una especie de subasta donde se muestran los mejores del mundo. Hay coincidencia. Quién juega bien el Mundial, se vuelve más querido, su nombre más popular y su precio más alto.

El valor de un jugador tras una buena copa del mundo puede subir considerablemente, de acuerdo con varios representantes y entrenadores, consultados por EF. Un mal Mundial, por el contrario, puede tumbar la contratación de un futbolista.

Un ejemplo claro fue Brasil 2014, cuando una brillante actuación elevó a Keylor Navas del Levante al Real Madrid. Navas, ya había tenido éxito en la temporada de la Liga Española. Ya era considerado uno de los mejores porteros en España, pero el gran desempeño de Costa Rica en la copa del mundo, fue decisivo para que terminara firmando con el equipo más ganador de Europa.

Los que repuntan

Muchas veces, las buenas actuaciones de los futbolistas, se acompañan con la superación de fases en el campeonato. Entre más partidos jueguen con sus selecciones en el Mundial, más oportunidad de mostrarse.

Rusia 2018 ha dejado más que un puñado de nombres relevantes a observar para el mercado de fichajes. Sobre ellos, las preguntas son: ¿Cuál equipo los comprará?y ¿cuánto pagarán por ellos?

La mayoría de los jugadores que se perfilan como los mejores del mundial, ya tienen fama. Sin embargo, un mundial exitoso, ayuda a que los equipos midan cómo se comportan en una competencia exigente y en condiciones más complicadas que el día a día en sus equipos.

También, podría ser motivo para que un buen jugador salte de un equipo considerado “medio” a uno top en una liga mejor, según Kurt Morsink, representante internacional de jugadores.

El belga Kevin De Bruyne es uno de los futbolistas que mejor se podría cotizar tras el Mundial / AFP PHOTO / FRANCOIS XAVIER MARIT
El belga Kevin De Bruyne es uno de los futbolistas que mejor se podría cotizar tras el Mundial / AFP PHOTO / FRANCOIS XAVIER MARIT

Antes de que empezara Rusia 2018, futbolistas como Kevin De Bruyne, Romelu Lukaku y Eden Hazard de Bélgica, Dele Alli y Harry Kane de Inglaterra o Paul Pogba y Kylian Mbappé de Francia, se cotizaban dentro de los 25 jugadores más caros que jugarían el Mundial, según Transfermarket.

Su cotización está ahora al alza."Se ganan el derecho a pedir lo que quieran”, según Morsink.

La presencia en la final de Mbappé y Pogba, al lado de un equipo francés plagado de estrellas, hace que ambos futbolistas se revaloricen. Antes del mundial, Mbappé, quien juega en el PSG de Francia, estaba valorado en 120 millones de euros, el precio más alto de su corta carrera. Pogba, del Manchester United inglés, alcanzaba un valor de 90 millones de euros.

Ambos podrían subir de precio, ya sea porque cambien de equipo o consigan una mejora de contrato con sus clubes actuales, según los expertos consultados.

Mbappé, en específico y de solo 19 años, genera gran expectativa sobre un posible cambio de equipo, según Marvin Solano, técnico nacional.Rusia 2018, le sentó particularmente bien al joven francés, de acuerdo con Juan Vicente Carvajal, representante internacional de jugadores.

Los ingleses y los belgas destacados, son jugadores de la Premier League de Inglaterra, considerada por muchos, como la mejor del mundo. Sin embargo, aún pueden migrar a mejores equipos.

Lukaku y Kane como goleadores y Hazard como creativo, son tres de las figuras que más destacaron en la competición, de acuerdo con Paulo César Wanchope, exjugador y entrenador. El diez belga, se consolida como uno de los mejores jugadores del mundo y podría dar el salto a un equipo como el Real Madrid, según Morsink.

Otros como Mohamed Salah, Neymar y Gabriel Jesus, llegaron a Rusia cargando enormes expecativas sobre sus espaldas. Salah se perfilaba como el héroe egipcio pero una lesión y la baja calidad de la selección, lo dejó fuera del Mundial en la primera ronda.

Neymar y Gabriel Jesus, debían de llegar más lejos. La meta impuesta para los brasileños siempre es ganar y los dos delanteros verdeamarelos, principalmente el segundo, debían demostrar que son jugadores top.

Sin embargo, el hecho de que el brasileño sea un jugador del Manchester City, campeón inglés merma un poco el impacto de la mala actuación mundialista. En esto coinciden tanto Kurt Morsink y Juan Vicente Carvajal, representantes internacionales de jugadores.

Por sobre el bien y el mal
Lionel Messi observa a Kylian Mbappé durante el partido que dejó a Argentina fuera del Mundial Rusia 2018. Foto: Franck Fife, AFP
Lionel Messi observa a Kylian Mbappé durante el partido que dejó a Argentina fuera del Mundial Rusia 2018. Foto: Franck Fife, AFP

El Mundial tiene más peso positivo para las figuras que no están consolidadas, o para aquellas que están a pocos pasos de la cima, de acuerdo con Marvin Solano.

Futbolistas como Cristiano Ronaldo, Neymar o Lionel Messi, pueden tener un mal mundial y seguir bien parados en el fútbol internacional, según apunta Carvajal. De los tres, el que queda peor calificado a futuro, es Neymar, según Wanchope.

Los contratos de estos jugadores, en sus equipos y con patrocinadores, no deberían verse afectados por un mal resultado. Se les pide reivindicar sus condiciones de estrella, pero si no pasa, como sucedió con los tres en Rusia 2018, el fútbol sigue y el ícono también.

“Ellos tres, son ellos tres. Un mal mundial, a ellos no les va a afectar su situación económica, ni les va a quitar el control”, según Morsik.

El caso de Croacia es particular. Ninguno de sus jugadores está entre los 25 más cotizados previo al Mundial. Sin embargo, Luka Modrić e Ivan Rakitić son dos de los jugadores croatas más importantes y ya juegan en dos de los mejores clubes del mundo: Real Madrid y Barcelona.

La alta cotización por la excelente competencia que realizaron, podría significar una mejora para los contratos futuros de ambos, según Marvin Solano.

Poca mejoría para los de La Sele

Donde no hay consenso es en cómo afectará el Mundial a los jugadores costarricenses.

Varios jugadores costarricenses, llegaron a Rusia con la intención de moverse a un nuevo equipo e incluso cambiar de país de competencia. Algunos de los seleccionados ticos, están en ligas que no son de renombre y en equipos europeos de segundas divisiones.

Los buscadores de futbolistas intentan fichar talento joven. En esto, la Selección Nacional queda debiendo. Era una de las escaudras con mayor promedio de edad y los jugadores menos veteranos, no mostraron buen fútbol según Solano.

La falta de continuidad previo al Mundial de los seleccionados, se suma a los malos resultados del equipo nacional y afectará el valor de los jugadores ticos, de acuerdo con Wanchope.

Bryan Oviedo se lamenta tras la descalificación de Costa Rica en el Mundial. / AFP PHOTO / Martin BERNETTI
Bryan Oviedo se lamenta tras la descalificación de Costa Rica en el Mundial. / AFP PHOTO / Martin BERNETTI

Para algunos en divisiones inferiores como Yeltsin Tejeda o Bryan Oviedo, va a ser complicado moverse a un mejor equipo. Es posible que el resultado para los nacionales, sea la devaluación, de acuerdo con Solano.

El pesimismo no es absoluto. Para Morsik, la sola presencia de los ticos en Rusia es beneficiosa. La plataforma sirve para que estos futbolistas tengan una oportunidad de subir de nivel.

A la hora de contratar un jugador nuevo, un equipo no solo se fija en el mundial. Las condiciones y la trayectoria del jugador cuentan mucho, especialmente cuando se trata de clubes grandes, que dan seguimiento durante lasos prolongados de tiempo, según Carvajal. Sin embargo, para la popularidad y el valor del jugador, el brillo del mundial, sí pesa.