Por: AFP .   7 mayo, 2018

Berlín. Gran Bretaña, Alemania y Francia defendieron este lunes los méritos del acuerdo nuclear con Irán, en un último intento por convencer de no abandonar el pacto al presidente estadounidense Donald Trump a pocos días de que anuncie su decisión.

En “este momento delicado sería un error alejarse del acuerdo nuclear y levantar las restricciones que pesan sobre Irán”, estimó en un artículo de opinión publicado por el New York Times, el canciller británico, Boris Johnson.

El acuerdo prevé un mayor control de las instalaciones nucleares iraníes “aumentando la posibilidad de detección de todo intento de fabricar un arma”, argumentó el ministro británico.
El acuerdo prevé un mayor control de las instalaciones nucleares iraníes “aumentando la posibilidad de detección de todo intento de fabricar un arma”, argumentó el ministro británico.

El texto fue publicado antes de que Johnson se reúna en Washington con responsables estadounidenses.

En paralelo, en Berlín, sus homólogos francés y alemán, Jean-Yves Le Drian y Heiko Maas, defendieron el acuerdo, que consideran como la mejor manera de “evitar que Irán acceda al arma nuclear”, y afirmaron que continuarían aplicando sus condiciones aunque Estados Unidos se retire.

Estos tres países, firmaron junto a Estados Unidos, Rusia, China e Irán el acuerdo sobre el programa nuclear de la República Islámica en julio de 2015.

El acuerdo prevé un mayor control de las instalaciones nucleares iraníes “aumentando la posibilidad de detección de todo intento de fabricar un arma”, argumentó el ministro británico.

“Ahora que esas esposas están colocadas, no veo necesario ponerlas de lado. Sólo Irán se beneficiaría renunciando a esas restricciones sobre su programa nuclear”, escribe, y añade que “la mejor línea a seguir sería mejorar las esposas antes que romperlas”.

“Estamos determinados a salvar este acuerdo porque nos resguarda de la proliferación nuclear y es la buena manera de evitar que Irán acceda al arma nuclear”, insistieron por su parte Le Drian y Maas.

El ministro alemán estimó que el acuerdo “hace al mundo más seguro y que sin él el mundo será menos seguro”.

“Tememos que un fracaso conduzca a una escalada” de violencia en Oriente Medio, agregó el ministro alemán.

Los ministros alemán y francés aseguraron que querían a toda costa mantener el marco existente negociado con Teherán. “Este acuerdo es, para nosotros, respetado, por lo que tenemos la intención de mantenerlo, sea cual fuere la decisión estadounidense”, dijo Le Drian.

Queda por saber qué es lo que hará Irán ante esa eventualidad.

Los ultraconservadores del país mantienen una línea muy dura. El jueves un consejero del ayatolá Alí Jamenei, el guía supremo iraní, afirmó que Irán dejaría el acuerdo si Washington ejecuta su amenaza.

A la inversa, el presidente Hasan Rohani, dijo este lunes que Irán podría seguir aplicando las prerrogativas del acuerdo aunque Estados Unidos se retire.

Rohani condicionó el respeto al acuerdo a que “lo que queremos en el marco del acuerdo nuclear lo garantice la parte no estadounidense”, en caso contrario “seguiremos nuestro propio camino”.

El domingo Rohani había advertido que “sea cual fuere la decisión de Trump, resistiremos”. “Si Estados Unidos abandona el acuerdo nuclear, verán pronto que lo lamentarán como nunca en la historia”, había declarado.

Con este texto, Irán declara que no busca dotarse del arma atómica y acepta moderar su programa nuclear para dar al mundo la garantía de que sus actividades no tienen fines militares.

A cambio, Teherán obtuvo el levantamiento progresivo de las sanciones internacionales, que significaron un duro golpe a su economía.

Pero Trump denunció el acuerdo y dio hasta el 12 de mayo a los países europeos para endurecer el texto. Si no lo hacen, su país saldrá del acuerdo.