Por: María Esther Abissi.   13 diciembre, 2018

La actividad económica del país mostró en octubre un nivel de desaceleración que no se veía desde el 2014.

A octubre de este año la tendencia ciclo del Índice Mensual de Actividad Económica, calculado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR) mostró un crecimiento de 2,1%. Un resultado similar de la actividad se dio por última vez en enero del 2014, cuando el IMAE crecía a una tasa de 2,2%.

Según los datos emitidos por el Central, en octubre ocho de los diez grupos de actividades económicas crecieron menos que el año previo. Foto: Rafael Pacheco
Según los datos emitidos por el Central, en octubre ocho de los diez grupos de actividades económicas crecieron menos que el año previo. Foto: Rafael Pacheco

La desaceleración es también la más baja del año. En enero el crecimiento de la actividad económica se ubicó en 3,1%, lo que implica que, en nueve meses se desaceleró un punto porcentual.

Según informó la autoridad monetaria en un comunicado sobre la actividad económica, el resultado se debe principalmente al efecto de la huelga en varias entidades del sector público en oposición a la Reforma Fiscal.

En general, la mayoría de las actividades se desaceleraron respecto a setiembre del 2018 y a octubre del 2017.

El 71% del crecimiento demostrado en el indicador se explica por el crecimiento positivo de la construcción, especialmente con destino privado, y el desarrollo de los servicios de manufactura y servicios financieros.

Según los datos emitidos por el Central, en octubre ocho de los diez grupos de actividades económicas crecieron menos que el año previo.

En especial destaca el decrecimiento de las actividades de administración pública y planes de seguridad social y las actividades de enseñanza y salud humana y asistencia social.

Otros sectores como las actividades profesionales, científicas, técnicas y administrativas y el comercio tuvieron crecimientos considerablemente bajos con respecto al mes previo.

Por otro lado, si se comparan las actividades con los resultados de octubre del 2017, la desaceleración es mucho más pronunciada.

Por ejemplo, las actividades profesionales que crecían a una tasa de 6,6% el año pasado, hoy crecen a 1,1%.

El transporte y almacenamiento que creció a 5,2% en el 2017, a octubre del 2018 evoluciona a un ritmo de 2,8%.

Lo mismo ocurre en las actividades financieras, administración pública, enseñanza y otras actividades.

Para el Central la desaceleración en sectores como el agropecuario se debe a la perdida de dinamismo de productos de exportación, como el banano, pese a que la caída se vio relativamente atenuada por la evolución de la exportación de ganado vacuno.

La manufactura tuvo un crecimiento de 1,8% (3,6% en octubre del año previo) debido a la mayor producción destinada al mercado externo, especialmente dispositivos médicos.

El bajo crecimiento de la actividad comercial se le atribuye al menor incremento en la comercialización de aparatos eléctricos y una reducción en la venta de vehículos.

La construcción, que es la única actividad que muestra un crecimiento sostenido, responde al crecimiento observado en la construcción con destino privado no residencial.

Pese a esto continuó durante octubre la contracción de obras con destino público asociado principalmente a obras de infraestructura educativa universitaria y la Terminal de Contenedores de Moín, que se encuentran en etapa de finalización.