Por: Manuel Avendaño Arce.   9 diciembre, 2020
Un letrero de Moody's en la torre 7 del World Trade Center en Nueva York. Fotografía: AFP.
Un letrero de Moody's en la torre 7 del World Trade Center en Nueva York. Fotografía: AFP.

La agencia Moody’s publicó un comunicado el martes 8 de diciembre en el que detalla que el perfil crediticio de Costa Rica concuerda con la actual calificación de riesgo que tiene el país.

No se trata de una revisión de la nota ni tampoco se mantiene el perfil de crédito del Gobierno, como indicó el Ministerio de Hacienda en un comunicado de prensa.

EF entrevistó, la mañana de este miércoles, a Gabriel Torres, analista principal de deuda soberana de Moody’s, para detallar sobre el contenido de este reporte.

“Nosotros, entre dos o tres veces al año, nos reunimos como grupo, miramos a todos los países del mundo a los que seguimos y decidimos si hay que revisar alguna cosa puntual. Pero para la inmensa mayoría simplemente decimos este es el país, esta es la calificación y estos son los fundamentos de la nota”, explicó Torres.

El analista continuó: “No tomamos eso como una afirmación de la calificación como tal, no es lo que llamaríamos una acción de rating. De hecho nosotros tenemos una perspectiva negativa en la calificación de Costa Rica y todavía tenemos que resolver eso, debemos decidir si les bajamos la nota o no, que posiblemente revisemos eso en los próximos meses”.

Torres aclaró que el comunicado de este martes es una publicación periódica en la que solamente se detalla cuál es la nota del país y las razones por las que se le asignó.

El Ministerio de Hacienda informó mediante un comunicado de prensa, la noche de este martes 8 de diciembre, que Moody’s mantuvo el perfil crediticio del Gobierno, algo que, según Torres, no sucedió porque no se aplicó ninguna revisión en ese punto específico.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, aseguró en el mismo comunicado que las acciones de los últimos meses para reducir el gasto público y la menor afectación que sufrió el país en los ingresos tributarios permitieron construir un proceso de mejora en el perfil de riesgo de la deuda costarricense.

“Nuestro propósito será mejorar la calificación de riesgo en los próximos meses, con el ajuste fiscal que se ha iniciado y estamos empeñados en llevar adelante, de manera que una mejora del perfil de riesgo, una reducción de las tasas de interés y una mejor percepción sobre la estabilidad macroeconómica impulsen el proceso de reactivación económica”, agregó el jerarca.

Sin embargo, Gabriel Torres fue enfático en que la perspectiva negativa se mantiene sobre la calificación de la deuda nacional.

“Nosotros todavía tenemos esa perspectiva negativa que debemos resolver. Cuando tengamos noticias sobre eso se enterarán porque las publicaremos, pero todavía no hemos determinado nada sobre ese tema”, puntualizó el analista.

Torres recordó que este documento es “simplemente una explicación de la calificación actual que se envía periódicamente”. Este año se publicó en febrero, julio y diciembre.

La calificadora Moody’s rebajó la nota de riesgo de Costa Rica el pasado 10 de febrero debido al debilitamiento de las finanzas públicas.

En ese momento la calificación cayó de B1 con perspectiva negativa a B2 con perspectiva estable. Sin embargo, el 3 de junio la agencia mantuvo el grado de inversión en B2, pero pasó a perspectiva negativa.

Problemas de liquidez

Sobre la situación de Costa Rica, Moody’s recordó que el país tiene una calificación B2 que refleja fortaleza económica con una nota Baa3 que se basa en una economía pequeña y diversificada con larga historia de crecimiento estable y niveles de riqueza moderados.

La instituciones tienen una nota Ba2 por la solidez de su gobernanza que se muestran en las medidas de control de la corrupción y el Estado de derecho, pero incluye obstáculos institucionales que frenaron los esfuerzos de consolidación fiscal.

La calificación Ca significa que existe una alta carga de la deuda presionada por el alto nivel del déficit fiscal que este año se espera que ronde entre el 9,3% y el 9,5% del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con las estimaciones del Ministerio de Hacienda.

El manual de calificaciones de Moody´s detalla que en la escala global de largo plazo, la nota Ca representa obligaciones altamente especulativas y con probabilidad de incumplimiento o que están a punto de caer en esa condición, con cierta perspectiva de recuperación de capital e intereses.

En el reporte de este martes, la agencia recuerda que la calificación Ba muestra susceptibilidad a eventos de riesgo, lo que refleja la débil posición de liquidez del Gobierno, el aumento de las necesidades brutas de financiamiento y las limitadas opciones que tiene para acceder a recursos domésticos o internacionales.

Moody’s completó la revisión periódica de un grupo de emisores que incluye a Costa Rica. Este proceso no involucró a un comité de calificación y la publicación de la agencia no es un anuncio de una acción de calificación crediticia.

“No es una indicación de si es probable o no una acción de calificación crediticia en el futuro cercano; las calificaciones crediticias y el estado de las perspectivas no se pueden cambiar en una revisión de la cartera y, por lo tanto, no se ven afectados por este anuncio”, se extrae del documento.

Barclays espera plan con FMI

El banco inglés Barclays emitió este martes un análisis sobre la situación fiscal y económica de Costa Rica de cara al cierre del año y al inicio del 2021.

Destaca el plan del Ejecutivo para retomar el acuerdo de Servicio Ampliado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el fin de avanzar hacia un ajuste fiscal en los próximos tres años.

“El Gobierno ha confirmado su intención de perseguir un programa con el FMI y, como esperábamos, está avanzando hacia un un ajuste más equilibrado que podría ser más políticamente viable. Se podría llegar a un acuerdo con el Fondo en el primer trimestre de 2021, y el financiamiento interno y multilateral brinda a las autoridades suficiente espacio para maniobrar”, afirma la compañía de servicios financieros.

Barclays también aclara que el Gobierno nunca abandono sus intenciones de concretar un acuerdo con el FMI, pero fue necesario buscar consensos internos con las mesas de diálogo antes de avanzar.

“Las autoridades en Costa Rica han confirmado su intención de buscar un acuerdo con el FMI tan pronto como sea posible. Esto debería disipar las preocupaciones señaladas recientemente en reportes de la prensa, las cuales sugerían que existía alguna ambigüedad sobre el tema en las últimas semanas”, añade el reporte.

El banco inglés considera que la nueva propuesta para negociar con el FMI “podría acercarse más a las demandas de la oposición” en la Asamblea Legislativa con mayores recortes en el gasto público y algunos ajustes en los ingresos de manera temporal y permanente.

“Aunque el voto en la Asamblea sigue tallado, vemos que una propuesta en estas líneas podría tener más posibilidades de aprobarse, permitiendo, potencialmente, que Costa Rica avance con el programa del FMI”, señala la entidad.

El Gobierno presentará el nuevo plan para negociar con el Fondo Monetario Internacional en diciembre, confirmó el presidente de la República, Carlos Alvarado.