Por: María Fernanda Cisneros.   6 julio
15/12/2017 San José. Fachada del Banco de Costa Rica BCR. Foto: Rafael Pacheco
15/12/2017 San José. Fachada del Banco de Costa Rica BCR. Foto: Rafael Pacheco

El Banco de Costa Rica (BCR) levantó la mano desde abril para dar a conocer su interés en absorber la operación del Banco Crédito de Cartago (Bancrédito).

Mientras tanto, el banco cartaginés se encuentra en intervención desde diciembre y el oxígeno de sus negocios y de sus finanzas se reduce.

Aún así, el BCR ve la oportunidad de aumentar su patrimonio y de apoyar al Estado mediante la fusión entre ambas entidades.

EF entrevistó a Rossy Durán, gerente corporativa de Finanzas del BCR, para conocer las intenciones del banco con este movimiento, que debe pasar por el filtro de la Asamblea Legislativa a través de un proyecto de ley que ya está en discusión.

En caso de que la Asamblea Legislativa apruebe el proyecto para la fusión con Bancrédito, ¿pedirán que se flexibilicen temporalmente algunos indicadores del BCR, tales como la suficiencia patrimonial, la morosidad, entre otros?

El proyecto de ley ya contempla algunos requerimientos relacionados a la gestión y cumplimento de los principales indicadores.

El propósito es que como resultado de la fusión, la situación patrimonial del BCR y sus indicadores se mantengan o mejoren, y –adicionalmente– se prevenga cualquier impacto adverso que pueda surgir con posterioridad.

¿Han conversado esta posibilidad con la Sugef o con los legisladores?

Es correcto, y se ha coincidido, es que son aspectos que deben formar parte del texto que finalmente se apruebe.

Entiendo que algunos negocios ya están en proceso de traslado entre Bancrédito y el BCR, como las tiendas del IMAS, ¿en qué etapa se encuentra esto y cuáles otros negocios quiere dejarse el BCR?

A la fecha, ya se han realizado los análisis comerciales y operativos del negocio de las tiendas del IMAS, y actualmente se están finiquitando los términos legales que permitirán materializar el traslado, lo cual se hace conjuntamente con la interventoría de Bancrédito y el IMAS.

Paralelamente, se está tramitando el traslado del negocio de impuestos de salida del Ministerio de Hacienda, el cual también se encuentra finiquitando los términos legales.

El traslado de ambos negocios se formalizaría en las próximas semanas.

¿A qué se debe el interés del BCR en absorber Bancrédito? ¿En qué vería mejorado su negocio el banco con la fusión?

Primero, apoyar al Estado y al país siendo parte de una solución que permita evitar un mayor deterioro del patrimonio de Bancrédito.

Segundo, el BCR fortalecerá su situación patrimonial y potenciará su crecimiento comercial, gracias al patrimonio que se absorberá y a los negocios y activos que potenciará, lo que finalmente se traduciría en productos y servicios más beneficiosos para los clientes.

En tercer lugar, potenciar aún más la presencia BCR en la provincia de Cartago

¿La fusión implicacaría algún costo para el BCR?

Los ajustes que se han propuesto al proyecto de ley, contemplan que posterior a su aprobación se contará con un plazo para realizar una transición ordenada hacia el BCR, lo cual –además– se complementa con el proceso de debida diligencia que se ha venido realizando en las últimas semanas, a partir de un convenio de cooperación firmado entre ambas entidades.

Estos aspectos permiten un mejor entendimiento de la situación de Bancrédito, de los derechos y obligaciones que se asumirán, del estado de sus procesos y de las consideraciones que se deben tener al momento de materializar la fusión.

Si bien estos procesos conllevan costos, representan una inversión necesaria para la valoración patrimonial de Bancrédito, y de los aspectos que se deben analizar como parte de un proceso de fusión.

Adicionalmente, en el proyecto de ley se han establecido aspectos que salvaguardan la situación patrimonial del BCR, que puedan derivarse como consecuencia de la fusión.

¿Qué pasaría con el personal (175 funcionarios) que todavía labora para Bancrédito?

Todo lo referente al personal de Bancrédito le corresponde resolverlo a la interventoría de Bancrédito, conforme se ha establecido en el proyecto de ley.