Por: María Fernanda Cisneros.   26 junio
El Banco de Costa Rica estima que el segundo semestre será menos dinámico, aun cuando usualmente es la época de mayor demanda de crédito. La entidad estima concluir el año con ¢34.000 millones en utilidades. Fotos Jeffrey Zamora
El Banco de Costa Rica estima que el segundo semestre será menos dinámico, aun cuando usualmente es la época de mayor demanda de crédito. La entidad estima concluir el año con ¢34.000 millones en utilidades. Fotos Jeffrey Zamora

El Banco de Costa Rica (BCR) acumula a mayo ₡19.900 millones en utilidades, de los cuales un 16% corresponde al empuje que le dio la absorción del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito).

A pesar de que la adquisición de la cartera y bienes del banco cartaginés también le genera gastos importantes, el neto le aporta más réditos que gastos.

El BCR tendría ¢17.000 millones en utilidades al quinto mes del año (¢2.900 millones menos), sin el aporte de los negocios provenientes de Bancrédito.

Además, el banco espera concluir el año con réditos de ¢34.000 millones.

La entidad ya acumula el 59% de ese monto, pero estima que los ingresos serán menores en el segundo semestre del año dada la entrada en vigencia de la reforma fiscal. No tanto por su implementación, sino por la cautela de la población.

En medio de estos resultados, la gerencia del banco destaca el difícil año que atraviesa la banca.

La carteras de hotelería y restaurantes, comercio, agricultura han aumentado de forma importante su morosidad, y el fenómeno de El Niño también generó un impacto negativo, explicó Douglas Soto, gerente del BCR.

El banco se ha abocado a renegociar deudas con clientes para que mejoren su condición de pago.

Beneficios y contras de la fusión

Por ahora, el mayor reto del BCR está en vender 487 bienes (la mayoría adjudicados por Bancrédito como garantía de créditos incobrables) y renegociar créditos grandes de empresas que presentan morosidad.

De esos bienes, conformados por oficinas, viviendas, fincas, el banco ha logrado vender solo 31 inmuebles.

El mantenimiento de los bienes, seguros, seguridad y su depreciación generan gastos por ¢5.000 millones.

Solo el edificio de Bancrédito en San José implica una depreciación mensual de ¢47 millones.

El edificio de operación principal de Bancrédito en Cartago, será la nueva sede del BCR en esa provincia dentro de poco, porque requiere una remodelación.

Por otro lado, la morosidad del banco se encuentra deteriorada, al igual que el resto del sistema financiero, por una realidad económica adversa en la que los deudores ven dificultades para atender los pagos de sus deudas. Sin embargo, el BCR en particular sí se ve afectado por la mora de la cartera que absorbió de Bancrédito.

A mayo, la mora del banco mayor a 90 días se situaría en 2,97% —como porción de la cartera total—, pero la cifra real es de 3,30% al incorporar la fusión con Bancrédito.

El indicador se ubica por encima de lo considerado como “normal” por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), ya que debe ser menor o igual al 3%.

La absorción le dio un espacio al BCR para que normalice sus indicadores, de acuerdo con la regulación, cuando estos se salgan de los parámetros establecidos por Sugef.

La ley autorizó a Sugef para que, en virtud de la fusión, aplique una excepción cuando los indicadores no cumplan con lo establecido por un plazo de tres años. Los indicadores excluidos son: cartera con morosidad mayor de noventa días sobre la cartera directa y pérdida esperada en cartera de crédito sobre la cartera total.

Con el fin de mejorar el indicador, el banco renegocia con especial énfasis tres deudas de empresas, en cuanto a plazos y tasas de interés, que eran clientes de la entidad cartaginesa y que presentan atrasos, explicó Douglas Soto, gerente del BCR.

Asimismo, el banco destacó el aporte que le brindan la recaudación de impuestos de salida del país, y demás negocios que eran de Bancrédito.

“Lo que nos está generando en ingresos la cartera activa, y la recuperación de cartera que es donde más se ha visto reflejado los beneficios de Bancrédito al BCR. También, esas 31 ventas, los servicios de impuestos de salida, todo eso le aporta al banco”, afirmó Rossy Durán, gerente Corporativa de Finanzas.

Resultados al detalle

La cartera de crédito crece a un ritmo del 4%, con una colocación total de ¢447.807 millones y una cartera total que supera los ¢2,9 billones.

“Por ese interés en ser precavidos, hemos tenido también bastantes cancelaciones de crédito anticipado por parte de clientes”, dijo Durán.

La meta es concluir el año con un crecimiento del 6% en la cartera de crédito, superior al 4% del 2018, y enfocado en vivienda y pymes (cartera que por ahora está por debajo de la colocación vista el año pasado).

En esa línea, el banco anunciará nuevas condiciones para créditos de vivienda el jueves 27 de junio.

Por ahora, la reducción del encaje mínimo legal permitió el ajuste a la baja de tasas en 60 puntos base para pymes y en vivienda entre 50 y 80 puntos base.

Precisamente la semana pasada algunos bancos adoptaron una posición más agresiva y ajustaron las tasas de interés a la baja, en áreas clave de la economía como el sector productivo y vivienda. Los intermediarios financieros apuestan porque estas medidas permitirán terminar el año con apenas un crecimiento similar al del 2018.

Por otro lado, el BCR negocia la posibilidad de realizar un nuevo fideicomiso con entidades estatales, para el desarrollo de unos 50 edificios a lo largo de cinco años. Los detalles de esta operación no se darán a conocer hasta tanto se firme.