Por: María Esther Abissi.   30 agosto, 2018

La confianza de los consumidores cayó diez puntos durante los últimos tres meses, ubicándose en 34,9 puntos en una escala de cero a cien.

El resultado se desprende de la Índice de Confianza de los Consumidores, calculado por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica.

La confianza de los consumidores cayó 10 puntos durante los últimos tres meses, ubicándose en 34,9 puntos en una escala de cero a diez. Fotos de Diana Méndez
La confianza de los consumidores cayó 10 puntos durante los últimos tres meses, ubicándose en 34,9 puntos en una escala de cero a diez. Fotos de Diana Méndez

Según el informe del estudio, el resultado evidencia una “inyección de pesimismo en las expectativas que manifiestan los consumidores hacia la situación económica del país".

Sin embargo, se admite que el resultado es una tendencia que se ha repetido durante el primer año de los cuatro gobiernos anteriores.

La pérdida de confianza de este trimestre es la más alta registrada desde el 2006.

La caída se evidencia especialmente en la clasificación de los consumidores. Los pesimistas pasaron de 22,9% a 34,8% y los optimistas disminuyeron de 20,4% a 7,6%.

Los resultados de la encuesta confirman que los costarricenses están percibiendo un deterioro en al situación económica del país, pero la incertidumbre es más fuerte cuando considera lo que piensan sobre el futuro económico.

58% de los encuestados espera que el desempleo aumente en los próximos meses. Esta cifra era más baja tres meses atrás.

En el caso de la pobreza, el 65,5% de las personas espera que crezca.

Las cifras que se desprenden de la expectativa económica y social habían sido positivas desde el 2015, pero la tendencia se rompió durante esta encuesta. Más personas creen que las tasas de los créditos aumentarán en los próximos meses.

Además de esto, la expectativa de tener un ingreso familiar creciente se deterioró drásticamente, con un decrecimiento de 16 puntos porcentuales.

Según el ICC, hoy más personas creen que su ingreso será menor y que tendrán menos capacidad de compra y una mayor perdida en su poder adquisitivo.

Ante la incertidumbre, 16% opina que son buenos tiempos para comprar casa y 65,5% considera que no es un buen momento. La tendencia se repite ante la compra de otros bienes duraderos, como vehículos.

En general en todos los indicadores las apreciaciones negativas sobre el futuro son mayores que las apreciaciones positivas.

Más de la mitad considera que aumentarán los precios de los combustibles y que habrá aumentos en el tipo de cambio.

Los investigadores de la Escuela de Estadística explicaron que pueden haber factores no investigados en al encuesta que expliquen la caída de la confianza, como la situación fiscal del país, la necesidad de recaudar más impuestos y los casos de corrupción recientes que están aún en discusión.