Finanzas

Confianza hacia la economía costarricense se estancó y aún refleja pesimismo

Confianza se mantiene similar a tres meses atrás

La perspectiva hacia la economía costarricense aún refleja pesimismo por parte de la población, según una encuesta de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) registró una cifra de 38,9 puntos en noviembre (en una escala de cero a 100), lo que refleja pesimismo hacia la economía nacional. Esta magnitud es igual a la de tres meses atrás, por lo que puede afirmarse que en noviembre la confianza se estancó.

Esto se explica con mayor medida cuando se observan los resultados de la encuesta: el grupo de pesimistas no experimentó cambios significativos (actualmente es de 29,4%), así como tampoco el de optimistas (actualmente es de 13,9%). Así, actualmente, por cada consumidor optimista existen 2,1 pesimistas, relación que tres meses atrás era igual.

El resultado se da pese a que el entorno costarricense ha mostrado varios factores que hacían prever un aumento en la confianza para el penúltimo mes del año, según indica el estudio de la casa de enseñanza.

“Lo cierto es que la confianza se estancó en los últimos tres meses. Sobre esto puede argumentarse que, pese a los buenos indicios detectados en el campo económico, es probable que una parte importante de la población todavía no está experimentando la recuperación económica”, se manifiesta en el estudio, realizado por el investigador Johnny Madrigal.

Deterioro de la confianza

Según la encuesta, se identifican varios factores que podrían estar deteriorando la confianza de los consumidores pese a las expectativas del Banco Central de una mayor producción nacional para este 2021 y las mejoras en materia sanitaria por la pandemia. Entre ellos están:

1. La escasez de contenedores que enfrenta el mercado marítimo, al no poder enfrentar el auge comercial generado después de la reapertura de los mercados tras las cuarentenas.

2. La suspensión temporal de la aplicación del código QR, medida promocionada por el gobierno para verificar esquemas de vacunación completos con la COVID-19.

3. Los recientes escándalos de corrupción denunciados en el país, que podrían estar afectando la confianza desde una perspectiva social.

El pesimismo de la economía nacional se ha mantenido, con altibajos, desde el inicio de la pandemia. Incluso, este comportamiento se presentó en periodos anteriores como en el año 2018.

Optimismo hacia el futuro

El ICC puede dividirse en dos mediciones: el Índice de Condiciones Económicas Actuales (ICEA) y el Índice de Expectativas Económicas (IEE). El primero proporciona una valoración de la confianza de los consumidores en la situación económica actual, el segundo lo hace en el futuro económico del país. Lo primero que destaca es que, en los últimos tres meses, ambos índices no cambiaron.

En los últimos tres meses, ambos índices se mantuvieron sin cambios: el ICEA se mantuvo en 26,1 puntos (escala de cero a 100) y el IEE fue en 47,5. En las últimas siete encuestas, la magnitud del IEE es aproximadamente el doble que la registrada por el ICEA. Esto significa que, siempre dentro de un contexto de pesimismo, los consumidores continúan teniendo más confianza en el futuro económico del país que en las condiciones económicas actuales.

En otras palabras, mientras la actualidad económica del país se percibe desfavorable, los consumidores tienen esperanzas en el futuro económico del país. Esta situación también se ha presentado en otros períodos, pero es desde el año 2020 cuando lo hace de una manera más definida.

Un tercer aspecto que aborda la encuesta son las respuestas a las preguntas individuales, pues contribuyen a entender lo sucedido con la confianza en los últimos tres meses. En el caso del ICEA, quienes dicen que su situación económica familiar es peor que hace un año aumentó de 43,3% a 49,6% (6,3 pp) y quienes afirman que es un buen momento para comprar artículos para el hogar aumentó de 9,6% a 13,9% (4,3 pp).

Algunas preguntas que componen el IEE también cambiaron. Por una parte, quienes esperan una situación económica familiar más favorable disminuyó de 40,7% a 31,2% (-9,5 pp) y, por otra, quienes piensan que las empresas mejorarán económicamente aumentó de 29,9% a 36,4%. Si se observa desde diversas aristas, los resultados son variados:

—Expectativas hacia la situación económica personal:

-61,8% espera que las tasas de interés de los préstamos en dinero aumenten en los próximos 12 meses.

-En lo que respecta al ingreso familiar, el porcentaje que espera ingresos menores que los del año pasado se mantuvo en 26,3% en los últimos tres meses.

-En el tema de la capacidad de compra, quienes esperan una pérdida en esa capacidad, en los próximos 12 meses, no mostró una diferencia significativa con la encuesta anterior (actualmente es de 39,6%).

—Política económica y social:

-La calificación a la política económica del gobierno revela que actualmente 6,1% dice que se está haciendo un trabajo bueno y 73,6% que se está haciendo un trabajo pobre.

-En los últimos tres meses, quienes esperan aumentos en el desempleo disminuyó de 46,7% a 41,1% (-5,6 pp) y en el caso de la pobreza la magnitud cayó de 58,3% a 51,0% (-7,3 pp)

—Valoración del momento para la compra de bienes duraderos (casa y carro):

-74,5% afirma que son malos tiempos para comprar casa, cifra que es similar a la de tres meses atrás.

-En el caso del carro, actualmente 81,4% dice que son malos tiempos para comprarlo y hace tres meses esa magnitud también era similar.

—Otros factores relacionados con la confianza:

-El porcentaje que afirma poseer un ingreso familiar de 500 mil o más disminuyó: esta cifra era de 31,0% en febrero del 2020, cayó a 23,5% en mayo del 2020 y posteriormente empezó a crecer. Actualmente este porcentaje es de 33,1%.

-Las expectativas ante el precio de los combustibles son estables con respecto a tres meses atrás (89,0% afirma que se van a incrementar).

-En lo que respecta al tipo de cambio, aumentó de 70,0% a 74,7% quienes esperan aumentos en los últimos tres meses.

El tamaño de la muestra utilizada para la encuesta es de 704 personas usuarias de teléfono celular, mayores de 18 años y tanto nacionales como extranjeros. La investigación se realizó entre el 3 y el 20 de noviembre.

Paula Umaña

Paula Umaña

Periodista de Finanzas. Graduada de Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.