Por: Paula Umaña.   25 febrero
17/02/2021. Elian Villegas, ministro de Hacienda, aseguró que las metas sobre déficit primario son ambiciosos pero aseguró que el Gobierno ya inició con las acciones de reducción del gasto y financiamiento para llegar a los objetivos. Foto: Cortesía Asamblea Legislativa.
17/02/2021. Elian Villegas, ministro de Hacienda, aseguró que las metas sobre déficit primario son ambiciosos pero aseguró que el Gobierno ya inició con las acciones de reducción del gasto y financiamiento para llegar a los objetivos. Foto: Cortesía Asamblea Legislativa.

En el compromiso de Costa Rica con el Fondo Monetario Internacional (FMI) implicará un sólido esfuerzo en la reducción del déficit primario para este 2021: para diciembre debería estar por debajo de los ¢640.000 millones, casi la mitad del 3,5% del PIB con el que cerró el 2020. Para junio del 2022, dicho rubro deberá caer hasta los ¢68.000 millones.

Así lo explicó el jerarca de Hacienda, Elian Villegas, durante la presentación que realizó este jueves durante un conversatorio moderado por el economista José Luis Arce, de FCS Capital, y en el que también participó el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero.

Villegas reconoció que es una meta ambiciosa pero aseguró que es posible llegar a ella con las medidas correctas.

En “la ruta de consolidación fiscal” presentada por el jerarca, el escenario sin un acuerdo con el FMI muestra que la deuda del Gobierno Central aumentaría hasta a un 83,7% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2025. “La deuda se nos escaparía de las manos”, dijo Villegas.

Para el escenario en el que las metas trazadas con el organismo se cumplan, la deuda para el 2025 alcanzaría un 73,3% del PIB.

Ante esto, el ministro señaló que si bien es un porcentaje bastante alto, la diferencia radica en el nivel de las tasas de interés que tendría que pagar el país. Con un 73,3%, en vez del 83,7% de deuda, lo que tendría que desembolsar el país en cuanto dichas tasas sería menos.

De manera general, el ajuste fiscal esperado es de 3,41% del PIB al 2023. Un 66% de ese ajuste se haría con contención y reducción del gasto público, un 1,17% con recursos frescos a través de varios proyectos de ley ya en Asamblea Legislativa y el restante a través del plan de financiamiento a largo plazo, en el que destaca el acuerdo con el FMI.

Plan de financiamiento

El plan de financiamiento que pretende el Gobierno se compone de varios préstamos internacionales:

1. Acuerdo con el Fondo Monetario Internacional: permitirá acceder a $1.750 millones durante un periodo de tres años.

2. Préstamos de apoyo presupuestario en la Asamblea Legislativa: $300 millones del Banco Mundial y $300 millones del BCIE.

3. Préstamos de apoyo presupuestario en negociación: aproximadamente $1.330 millones

4. Acceso a mercados internacionales: colocaciones por al menos $1.000 millones anuales entre 2022 y 2025.

5. Mejoramiento del manejo de deuda interna: canje, subastas inversas y ampliación de la base de inversores.

Villegas señaló que el país necesita de financiamiento de al menos un 13,5% del PIB este 2021, de lo cual ya se consiguió alrededor de un 2,81%.