Finanzas

China registró en el 2021 su mejor crecimiento en una década

La COVID-19 sigue siendo un lastre que no le permite desarrollarse al 100%

La economía china registró en 2021 un crecimiento de 8,1%, el más acelerado en una década, pero la pandemia de COVID-19 sigue lastrando la recuperación económica del gigante asiático.

El país ha superado el choque inicial de la pandemia, pero los brotes esporádicos del virus en varias ciudades siguen perturbando la actividad.

La política china de "cero covid" ha permitido normalizar la vida dentro de su territorio, pero los estrictos controles fronterizos y los cierres focalizados para contener las infecciones locales han minado a la economía.

Una serie de brotes de COVID-19 golpearon la recuperación en el segundo semestre del año pasado, al reimponer medidas estrictas de contención.

Asimismo, áreas industriales claves se vieron afectadas por las medidas para contener las emisiones de carbono, problemas en la cadena de abastecimiento y el encarecimiento de la energía.

"La economía local enfrenta la triple presión de la contracción en la demanda, el choque en el abastecimiento y la baja en las expectativas", admitió el lunes ante la prensa Ning Jizhe, un responsable de la Oficina Nacional de Estadística.

A pesar de este contexto, la expansión de 8,1% superó las expectativas. Se trata del ritmo más acelerado desde 2012. Pekín había pronosticado para 2021 un crecimiento de 6%.

Ómicron

El crecimiento del cuarto trimestre fue, sin embargo, el más lento del año, con 4%, por debajo del 4,9% en el período de julio a septiembre.

La cifra oficial del crecimiento chino siempre es un dato importante, teniendo en cuenta el peso del gigante chino en la economía mundial. El país se ve como un barómeto de la recuperación.

En 2020, Chine tuvo una de las pocas economías con un crecimiento positivo (+2,3%), mientras el resto del mundo se vio arrasado por el COVID-19.

La producción industrial creció más de lo previsto, 4,3% en diciembre según los datos oficiales, mientras que el crecimiento de las ventas al detalle declinó a 1,7%.

Tras la aparición de varios casos de covid, tres ciudades chinas un total de unos 20 millones de personas-- fueron confinadas en estas últimas semanas.

Algunos contagios se deben a la variante ómicron, muy transmisible.

"Esto penalizará de forma considerable el sector de los servicio, especialmente el consumo y los transportes", advirtió la analista Yue Su, del gabinete Economist Intelligence Unit (EIU).

Y más teniendo en cuenta que Pekín se mantiene en alerta máxima al prepararse para celebrar los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero, con cierres severos, restricciones fronterizas y cuarentenas extensas.

Baja de natalidad

La presión en la economía de las estrictas medidas sanitarias es tal que el gobierno chino tendrá que "reconsiderar su política de cero covid", considera Yue Su.

Como muestra de las dificultades que enfrenta la economía china, el banco central redujo el lunes una tasa de interés clave por primera vez desde abril de 2020.

La medida busca aliviar la presión en los centros financieros pequeños y medianos para que den más créditos a las empresas.

El desempleo urbano subió a 5,1% en diciembre, frente a 5% un mes antes, según las cifras oficiales.

Especialmente en el punto de mira de las autoridades, esta cifra excluye de su cálculo a los millones de trabajadores migrantes, muy golpeados por la pandemia.

En febrero de 2020, el desempleo alcanzó el récord de 6,2% de la población activa urbana.

La tasa de natalidad en China cayó a un nivel históricamente bajo el año pasado, desde al menos 1978, según datos oficiales.

La tasa de natalidad en el país más poblado del mundo cayó a 7,52 nacimientos por cada 1.000 personas en 2021, por debajo de los 8,52 en 2020.

Se trata de la cifra más “perturbadora” revelada el lunes, según el economista Zhiwei Zhang, del gabinete Pinpoint Asset Management, ya que “muestra que el potencial de crecimiento de China relentiza (también) probablemente más rápido de lo previsto”.