Por: María Fernanda Cisneros.   2 enero

“El mayor riesgo para Costa Rica es la deuda externa y la moneda en la que están denominadas esas obligaciones”, afirmó el economista Carl Weinberg, experto en pronósticos económicos y financieros, quien visitó el país recientemente por invitación de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Weinberg considera que el país debe seguir muy de cerca la subida de las tasas de interés de Estados Unidos, porque este podría ser un factor determinante si quiere salir de la situación fiscal en la que está inmerso.

21/11/2018. UCR, San Pedro, San José, Costa Rica. Entrevista a Carl Weinberg, economista experto en pronósticos económicos y financieros traído por la Universidad de Costa Rica. (Foto: Alejandro Gamboa Madrigal).
21/11/2018. UCR, San Pedro, San José, Costa Rica. Entrevista a Carl Weinberg, economista experto en pronósticos económicos y financieros traído por la Universidad de Costa Rica. (Foto: Alejandro Gamboa Madrigal).

El conferencista se reunió con economistas y estudiantes para discutir sobre cómo se puede aprender de épocas difíciles, y para ello dio como ejemplo dos crisis que él mismo experimentó: la del petróleo y la de América Latina (en la década de 1980).

En representanción del Banco de Montreal, Weinberg asesoró en la reestructuración de préstamos bancarios soberanos latinoamericanos, en más de una docena de comités consultivos bancarios en la citada década.

A continuación un extracto de la entrevista que brindó a EF:

—¿Qué puede aprender Costa Rica de la crisis económica de América Latina y la del petróleo?

—Bueno, ustedes tienen una situación en Costa Rica que bordea y se conduce hacia una crisis.

“La primera cosa por aprender es que cuando la economía se mueve hacia lugares que no han sido explorados, por las experiencias previas, entonces sos como un científico buscando pistas sobre cómo funciona.

“La segunda es que, si una crisis ocurre, tomará algún tiempo, habrá sufrimiento y una dislocación mientras se busca una solución a la crisis.

“La tercera es que resulta muy difícil balancear lo que es necesario para la economía con políticas, y si he aprendido algo a través de los años es que políticos objetivos pueden ser diferentes de los responsables de la política económica. Y sería bueno unir a los políticos y a los economistas, en vez de luchar unos contra otros”.

“Justo ahora, uno de los aspectos más importantes para Costa Rica y su gran deuda internacional, es el futuro de las tasas de interés en los Estados Unidos”.

—Si vemos la situación que atraviesa Costa Rica, ¿qué recomendaciones daría para atender el problema fiscal?

—No me considero experto en la economía de este país, pero basado en lo que he leído del FMI, la OCDE y otras fuentes, me parece que el mayor riesgo para Costa Rica es la deuda externa y la moneda en la que están denominadas esas obligaciones. Esto está ligado a los balances fiscales que necesitan ser controlados.

“Lo que sale mal frecuentemente es que los inversionistas internacionales pierden la confianza y se pierde la solvencia crediticia del país.

“El mayor riesgo que enfrenta Costa Rica es la pérdida de la confianza de inversionistas del exterior que pueden llevar a una mayor devaluación de la moneda, lo que a su vez incrementa el costo de la deuda de todos los deudores, desde el Gobierno hasta la gente.

“Y muchos en Costa Rica tienen obligaciones en dólares, pero ingresos en colones, y esta es una combinación muy peligrosa. Para mí, este es el mayor reto y no conozco una solución fácil”.

—Basado en su experiencia, ¿tiene Costa Rica posibilidades de alejarse de una crisis con la reforma fiscal?

—En algunos países como Italia, vemos que la deuda externa es mucho más alta que la de Costa Rica y la economía aun así es estable, porque esas deudas están denominadas en la misma moneda del país, por lo que no es el mismo caso. Vimos Chipre y Grecia, con la deuda externa en problemas.

“Entonces, ahorita el agua corre suavemente y las decisiones políticas deben ser cuidadosas, no hay que reducir demasiado ese goteo, pero tampoco pueden permitir que corra demasiado rápido para que la situación no sea caótica.

21/11/2018. UCR, San Pedro, San José, Costa Rica. Entrevista a Carl Weinberg, economista experto en pronósticos económicos y financieros traído por la UCR. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
21/11/2018. UCR, San Pedro, San José, Costa Rica. Entrevista a Carl Weinberg, economista experto en pronósticos económicos y financieros traído por la UCR. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

“No soy un experto en las reformas que propone Costa Rica, entonces no puedo predecir cuáles serán los posibles caminos en caso de adoptarlas, pero si la historia es una guía, la reforma fiscal será parte de la solución. La pregunta es si (la reforma) viene de forma voluntaria o es impuesta por entidades internacionales”.

—¿Cuán usual es que los países con dificultades para atender sus deudas externas, busquen reestructurarlas? ¿Y suele esto surtir efectos positivos?

—La reestructuración es la herramienta más importante en banca, sea para compañías, personas o una nación.

“Entonces, reestructurar una deuda que se ha vuelto impagable, sin duda es una muy, muy, importante herramienta. La historia ha sido muy buena, por ejemplo en la crisis de América Latina. Todas las deudas se pagaron y al final del día, los bancos tuvieron condiciones rentables y los países fueron capaces de sobrevivir.

“Algunos países tienen situaciones más problemáticas. Grecia, por ejemplo, tiene una inhabilidad crónica de manejar su economía.

“Se puede reestructurar por siempre y solo empujar el problema hacia el futuro, pero usualmente la experiencia de reestructuración viene acompañada de condiciones, como la reforma económica que sí dura.

“Entonces, una reestructuración en un país va más allá de tomar una deuda y renegociar los términos de esta, sino que funciona cuando además se toman cambios fundamentales y políticas.

“Usualmente, el FMI solicita que el país aplique una reforma interna, antes de pensar en acudir a los bancos y acreedores para cambiar las condiciones de los préstamos vigentes. Los dos aspectos funcionan juntos pero la renegociación de deudas por sí misma no es la respuesta”.

—A nivel global, ¿cuáles son los riesgos que Costa Rica debe tener en la mira?

—Justo ahora, uno de los aspectos más importantes para Costa Rica y su gran deuda internacional, es el futuro de las tasas de interés en los Estados Unidos.

“Como la mayor parte de la deuda está denominada en dólares, y la mayoría de los intereses también, si el interés sube, el costo de atender esa deuda se vuelve más caro.

“La economía estadounidense es muy fuerte ahorita, pero no consideramos que se va a mantener así por siempre, al menos no hasta que la economía se desacelere lo suficiente, la Reserva Federal subirá tasas de interés hasta quebrar la economía.

“La historia nos dice que la Fed es (una) de las razones más grandes de las crisis en Estados Unidos. Sin embargo, la Fed también puede ser crucial en una recesión. Para ustedes, ese es –para mí– el evento más importante.

“Luego, no sé mucho de su relación con China, pero es la más grande economía y en un año malo crece tres veces más rápido que lo que alcanza Estados Unidos en un buen año.

“El futuro del mundo depende de las relaciones con China, la relación entre este país y Estados Unidos, la habilidad del país asiático para atender sus desbalances internos y la expansión de China en América Latina. Estos son aspectos clave para que Costa Rica avance y que, por tanto, debe tener puesto un ojo en ellos.

“Es posible que se dé una crisis económica en China. Yo pienso que muy improbable, pero es posible”.