Por: María Fernanda Cisneros.   Hace 6 días

Al cierre del 2019 la actividad económica continuó en recuperación y cumplió siete meses de acelerar el ritmo de crecimiento.

El Indice Mensual de Actividad Económica (IMAE) mostró una variación de 2,8%, no vista desde julio del 2018, mes en el que la producción nacional ya mostraba señales de desaceleración.

¿Cuáles industrias permiten que la economía se reanime? Las industrias que más crecen son los servicios de enseñanza, el sector de información y comunicaciones.

Más allá de estos sectores, existen algunos segmentos que muestran resultados más cambiantes en el último año y que son signos vitales sobre el comportamiento de los consumidores, la producción y la inversión de las empresas.

La actividad agropecuaria y el comercio muestran mejores indicadores.

El sector agro subió el nivel de su producción (por quinto mes sucesivo, tras un lapso amplio de decrecimiento.

El informe del Banco Central explica que este resultado se vincula con la recuperación de la actividad cafetalera, debido a la mayor producción de algunos cafetales que se encontraban en periodo de renovación, así como al efecto bienal propio de este cultivo.

También, ayudó que las condiciones climatológicas se normalizaron. Los beneficiados de esto fueron los productores de banano (principalmente del producto destinado al mercado externo), hortalizas, raíces, tubérculos y arroz.

Por su lado, la actividad comercial creció 1,3% debido a mayores ventas de vehículos (un segmento que sigue deprimido, pero que redujo el nivel de su contracción), alimentos, medicamentos y productos de cuido personal.

La industria de la manufactura no solo abandonó la desaceleración, sino que crece más que a inicios del 2018 (previo a bajar el ritmo). Las actividades inmobiliarias y los servicios de información y comunicaciones transitan la misma realidad.

En manufactura, el impulso surge por la mayor producción de implementos médicos y productos alimenticios por parte de las empresas ubicadas en los regímenes especiales.

Un elemento adicional es que esta industria en el régimen definitivo evidenció una variación interanual positiva por primera vez desde mayo 2018.

“La estabilización de las ventas al mercado centroamericano, al aumento en el beneficiado de café y el procesamiento de otros productos alimenticios, con lo que el proceso de recuperación se extiende a más actividades productivas” ayudaron a la recuperación, destacó el reporte del Central.

En la otra acera, la construcción acentúo la caída nuevamente, debido a la menor actividad en las edificaciones públicas, mientras las privadas se mantienen dinámicas.

También, las actividades financieras y de seguros mantienen una desaceleración.