Por: Andrea Hidalgo.   18 septiembre

El Ministerio de Hacienda informó este viernes 18 de setiembre que al cierre del octavo mes del año el gasto total del Gobierno Central, incluyendo intereses, creció en 2,60%, cifra que aunque es menor a la del mismo periodo en el año anterior (12,06%) se mantiene en aumento.

La recaudación del impuesto a la renta en personas físicas creció 15,63%, ¢51.470 millones más a agosto 2020 (0,15% del PIB), en comparación con igual periodo del año pasado. Se registra un menor aporte de personas jurídicas (-9,59%) y remesas al exterior (-10,77%), que afecta la recaudación del impuesto sobre la renta. Foto: Rafael Pacheco
La recaudación del impuesto a la renta en personas físicas creció 15,63%, ¢51.470 millones más a agosto 2020 (0,15% del PIB), en comparación con igual periodo del año pasado. Se registra un menor aporte de personas jurídicas (-9,59%) y remesas al exterior (-10,77%), que afecta la recaudación del impuesto sobre la renta. Foto: Rafael Pacheco

Hacienda confirma que la caída en los ingresos tuvo un efecto importante en el resultado del déficit primario a agosto del 2020, cuando alcanzó los ¢870.207 millones, equivalente a 2,52% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir 0,97 puntos porcentuales más alto que el registrado en el mismo periodo del 2019 (1,56% del PIB).

La emergencia sanitaria afectó varios aspectos, pero principalmente en los rubros de captación de tributos, el país finalizó el periodo con un decrecimiento de 11,54% en los ingresos tributarios, respecto al mismo periodo del 2019. Esto representa una caída en la recaudación por ₡342.963 millones, es decir 0,99% del PIB.

Las restricciones de tránsito y el confinamiento fueron notorias en la recaudación del impuesto único a los combustibles, el cual decreció 17,73%, ₡64.460 millones. Esto representa 0,19% del PIB menos con respecto al acumulado a agosto del 2019.

Dentro de los gastos que aumentaron para este periodo está el gasto corriente sin intereses, el cual a agosto del 2020 creció 1,90%.

Como consecuencia de la misma pandemia, el Gobierno Central adoptó una medida de mitigación en la cual se suspendieron temporalmente los aumentos en sueldos de cargo fijo y otros incentivos salariales, pero este rubro siguió creciendo, la diferencia es que esta ocasión lo hizo a menor medida, pues en el 2019 el aumento fue de 2,76% mientras que en el 2020 representó 2,16%.

Por su parte, el gasto corriente también presentó una tasa de crecimiento, en este caso de 6,33%, debido al mayor pago de intereses de la deuda del Gobierno Central.

La deuda pública y el creciente déficit fiscal siguen siendo los principales detractores para el país. El déficit financiero fue de 5,82% del PIB, mayor en 1,72 p.p. al registrado en el mismo periodo del 2019.

El pago de intereses a agosto del 2020 representó el 56,64% del déficit financiero, alcanzó los ¢1.136 millones, un equivalente al 3,30% del PIB. Este monto supera en ¢214.462 millones 0,62% del PIB al que se pagó a agosto 2019, 2,54% del PIB.

Por su parte, el economista Víctor Umaña aseguró que la principal amenaza de Costa Rica es la deuda del Estado tanto a nivel interno como externo, que combinada con el déficit fiscal siguen un ritmo ascendente.

A julio 2020 la deuda del gobierno central ascendió a ¢22.671 millones, este elevado monto equivale a 65,77% del PIB. De acuerdo al plazo de vencimiento de la deuda, tanto interna como externa, el 55,16% vence a más de cinco años; 35,48% se ubica entre uno año y cinco años y el 9,36% está a menos de un año.