Por: María Esther Abissi.   22 enero, 2019

El Gobierno solicitará al menos $1.000 millones a los principales organismos multilaterales recursos para afrontar sus necesidades de financiamiento del presupuesto 2019 y 2020.

Así lo confirmó Melvin Quirós, director de Crédito Público del Ministerio de Hacienda a El Financiero, quien además aseguró que aún se está en el período de conversaciones preliminares. Los organismos a los que se les solicitaría el dinero serían el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Centroamericano de Integración Económica.

La medida complementa el financiamiento que espera la Tesorería por medio de eurobonos, que debe ser aprobado por la Asamblea Legislativa. Fotografía José Cordero
La medida complementa el financiamiento que espera la Tesorería por medio de eurobonos, que debe ser aprobado por la Asamblea Legislativa. Fotografía José Cordero

La negociación con los organismos forma parte de una estrategia para obtener recursos a un costo bajo y a un mayor plazo de lo que sería obtener recursos con deuda interna, que es la estrategia que el Gobierno ha venido usando hasta ahora.

La medida complementa el financiamiento que espera la Tesorería por medio de los denominados eurobonos, proyecto que que debe ser aprobado por la Asamblea Legislativa.

Quirós, aseguró que la fase inicial de este proceso inició una vez que se contó con la aprobación y publicación de la Ley de fortalecimiento de las finanzas públicas, pero el proceso de discusión y negociación podría tardar hasta seis meses.

El tiempo para contar con los recursos dependerá de lo que dure la discusión en la Asamblea Legislativa.

Esta no es la primera vez que el Gobierno utiliza recursos de una entidad externa para saldar sus obligaciones.

Según información del periódico La Nación, en el 2009 el Gobierno solicitó un préstamo por $500 millones con el Banco Mundial para que el Estado no tuviera que endeudarse en el corto plazo y con tasas de interés tan altas.

En el 2015 el gobierno de Luis Guillermo Solís intentó negociar un préstamo con el Banco Mundial para amortizar deuda y financiar otros gastos del Presupuesto Nacional.

También en el 2016 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) visitó el país para evaluar la posibilidad de un crédito de $500 millones para pago de deuda, sin embargo, no se concretó.