Por: María Fernanda Cisneros.   8 febrero
Melvin Quiró, director de Crédito Público Ministerio de Hacienda, explicó que
Melvin Quiró, director de Crédito Público Ministerio de Hacienda, explicó que "una vez normalizada la situación que produjo la utilización de la línea de crédito, se procede a una emisión local o internacional para cancelarla y continuar el proceso". Foto: Rafael Pacheco

La poca liquidez del Gobierno para atender sus obligaciones lo llevó a presentar un proyecto de ley en busca de más recursos.

El Ministerio de Hacienda quiere realizar una nueva emisión de los llamados eurobonos, por un monto de hasta $6.000 millones, que se podrían utilizar durante los seis años después de la aprobación (expediente 21.201) y además, contratar líneas de crédito anuales hasta por $800 millones al año.

La utilización de estas líneas de crédito generó dudas en los participantes del mercado doméstico y algunos diputados.

Por ahora, la posición de varias fuentes consultadas es que si se aprueban estas líneas de crédito sea únicamente con organismos multilaterales y no con cualquier intermediario financiero como pretende Hacienda.

A continuación, la entrevista que brindó Melvin Quirós, director de Crédito Público a EF para esclarecer algunos de los cuestionamientos:

- ¿Se utilizarían estas líneas de crédito de forma inmediata mientras se negocia una nueva emisión de títulos valores internacionales (nuevos eurobonos)?

- Las líneas de crédito podrían utilizarse una vez que se cuente con la autorización de parte de la Asamblea Legislativa y se realice la selección de los intermediarios financieros con los cuales se podrán contratar.

- El proyecto de ley indica que se acudirá a ellas en “casos extraordinarios de escasa liquidez local y dificultades temporales en el flujo de caja”. ¿Qué se entiende por escasa liquidez local y dificultades temporales en el flujo de caja? Es decir, ¿bajo qué panorama en específico se acudiría a estas líneas de crédito?

- Se accedería a estas líneas de crédito en caso de que las condiciones financieras para la emisión de títulos valores locales o internacionales estén pasando por una coyuntura muy desfavorable.

“Por ejemplo, que las tasas de intereses solicitadas por los inversionistas sean extraordinariamente elevadas o se presente una situación coyuntural de aumento en la incertidumbre financiera que restrinja la liquidez en la economía, acorte los plazos de emisión, o incremente las tasas de interés”.

- En caso de aprobarse, Hacienda podría contratar líneas de crédito internacionales, sin requerir aprobaciones o autorizaciones institucionales. Es decir, ¿no existiría algún requisito (más allá de las condiciones de intereses y comisiones por pagar mencionadas en el texto base) para que Hacienda opte por esta opción?

- Es correcto, y la razón es que, precisamente, las líneas de crédito son para utilizarse en momentos de estrés financiero, y si en ese momento se exigen aprobaciones adicionales, se puede perder el margen requerido para utilizar el instrumento financiero, teniendo que recurrir a otras soluciones menos deseables.

- ¿Estas líneas de crédito, unidas a los nuevos eurobonos, llevarían al alza la deuda externa? ¿Cuáles serían los efectos, tanto positivos como negativos, de esto?

- Las líneas de crédito son usualmente instrumento de corto plazo y si llegaran a utilizarse producto de una situación de estrés coyuntural, se estarían cancelando una vez que se logren realizar las colocaciones internas o externas con instrumentos convencionales.

“Es decir, una vez normalizada la situación que produjo la utilización de la línea de crédito, se procede a una emisión local o internacional para cancelarla y continuar el proceso. Por lo tanto, no se espera que esta situación aumente la deuda externa, ya que son instrumentos que se utilizan de forma sustitutiva y no adicional”.

“Por otra parte, los vencimientos de deuda externa e interna en dólares para los próximos años son suficientes para asociarlos a los recursos provenientes de colocaciones internacionales”.

“Lo importante en cualquiera de las circunstancias, es que el Ministerio de Hacienda logre hacer frente a los vencimientos de deuda y a las necesidades nuevas de financiamiento de la forma más eficiente y con el menor impacto en las finanzas públicas, y para ello se debe dotar de las herramientas usuales como acceso a los mercados internacionales y a líneas de crédito, que junto al acceso al mercado local permitan una gestión adecuada del financiamiento”.