Por: María Fernanda Cisneros.   24 julio, 2020
A la mitad del 2020 el uso de este mecanismo representa alrededor de un 17% del monto total canjeado el año pasado. Foto: Rafael Pacheco
A la mitad del 2020 el uso de este mecanismo representa alrededor de un 17% del monto total canjeado el año pasado. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Hacienda realizó un canje de títulos de deuda interna por un monto de ¢88.000 millones, con vencimientos al 2020 y 2021.

El 99% del monto canjeado corresponde a series que vencían en 2021, movimiento realizado con el objetivo de trasladar las obligaciones para un mayor plazo y reducir la carga de montos a pagar en ese periodo.

Respecto al tipo de títulos canjeados, Hacienda informó que se trató de instrumentos en colones, tasa fija y tasa básica en su mayoría.

El canje realizado representa el 43% del total de los títulos canjeados en 2020, por lo que avanza en el uso de esta herramienta.

Sin embargo, a la mitad del 2020 el uso de este mecanismo representa alrededor de un 17% del monto total canjeado el año pasado.

El Gobierno acumula canjes por ¢203.059,81 millones a la fecha. Esta cifra está muy por debajo del monto que logró canjear durante todo el 2019 (por más de ¢1,2 billones).

El monto canjeado hasta el momento, está aun lejos de la meta de Hacienda en la utilización de este mecanismo, que asciende a ¢800.000 millones, el monto promedio canjeado en años previos, indicó Hacienda en mayo a EF.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, informó que continuarán con las operaciones de gestión de pasivos y además, promoverá un megacanje de deuda interna en los próximos meses.

A modo de referencia, a finales del 2018, un momento de dificultades para el Gobierno en términos de liquidez, Hacienda hizo un megacanje por ¢318.000 millones¢. El monto al que aspira este año no ha sido detallado.

A finales de mayo del año en curso, Hacienda afirmó a EF que por ahora no enfrenta problemas serios de liquidez como los vistos en ese momento, a pesar de la caída en la recaudación de impuestos a medida que aumenta el déficit fiscal.

En ese momento, Mauricio Arroyo, subtesorero nacional, explicó que los mayores vencimientos del 2020 estaban concentrados en mayo, noviembre y diciembre.

En esos dos últimos meses apostarían por renovar esos vencimientos con los tenedores de la deuda, que son principales instituciones públicas.

“No es un secreto que tenemos mayores vencimientos en 2021 y 2022, y estamos trabajando en poder generar alguna estrategia para atenderlo”, citó Arroyo en esa entrevista.