Por: AFP .   31 julio
La Reserva Federal de Estados Unidos redujo la tasa de interés de referencia para estimular la economía después de un año de presión sostenida del presidente Donald Trump. En la fotografía, Jerome Powell, presidente de la Fed, habla a la prensa después de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto en Washington DC. Foto: Andrew Caballero, AFP
La Reserva Federal de Estados Unidos redujo la tasa de interés de referencia para estimular la economía después de un año de presión sostenida del presidente Donald Trump. En la fotografía, Jerome Powell, presidente de la Fed, habla a la prensa después de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto en Washington DC. Foto: Andrew Caballero, AFP

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos rebajó el miércoles sus tasas de interés por primera vez en 11 años, al observar “incertidumbres” en el horizonte económico pese a un robusto aumento del empleo.

El rango de los intereses quedó ahora entre 2,0% y 2,25%, lo que significa una rebaja de 25 puntos básicos, y la Fed prometió "actuar en forma apropiada para sostener la expansión" de la economía.

No obstante, dos de los integrantes del comité de política monetaria (FOMC) se opusieron a dar más estímulos a la economía y disintieron de la decisión.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo en una rueda de prensa que no será la única rebaja de tasas pero aclaró que tampoco es el inicio “de una larga serie de recortes”.

La Fed anunció además que el 1 de agosto cesará su política conocida como "endurecimiento cuantitativo" (QT, por su sigla en inglés). Eso significa que la entidad dejará de reducir los enormes activos acumulados para apoyar a la economía durante la crisis financiera de 2008.

"A la luz de las implicaciones de hechos mundiales en el panorama económico así como las apagadas presiones inflacionarias, el comité decidió reducir el rango meta para fondos federales a entre 2 y 2-1/4%", dice el comunicado del FOMC.

Mientras el comité espera que se mantenga el crecimiento económico y gradualmente la inflación se encamine a la meta de 2% de la Fed, "persisten las incertidumbres sobre este panorama".

Los miembros de la entidad seguirán vigilando los futuros indicadores económicos y "actuará apropiadamente para sostener la expansión, con un sólido mercado laboral y la inflación acercándose a su simétrico objetivo de 2%", dice el texto.

Dos se opusieron

El anuncio de este miércoles fue un cambio de política para la Fed, que el año pasado aumentó cuatro veces las tasas y encareció todo tipo de préstamos a empresas y personas, incluyendo tarjetas de crédito e hipotecas.

Trump, cuya agresiva política comercial proteccionista tiene en vilo a la economía mundial y complica los planes de la Fed, seguramente saludará esta rebaja de las tasas y probablemente pedirá más rebajas como ha venido diciendo desde hace meses.

No obstante, Esther George, presidenta de la Fed de Kansas City, y Eric Rosengren, su similar de Boston, votaron en contra y la decisión se tomó por 8 votos contra 2. Ambos dijeron que “preferían que en esta reunión se mantuvieran las tasas” sin cambios.

El comunicado admite que "el mercado de trabajo sigue siendo fuerte y que la actividad económica aumenta a una tasa moderada".

Con un desempleo de 3,7%, cerca del menor en medio siglo, y un promedio mensual de creación de empleos que se enlenteció a 172.000 por mes -bastante menos los 223.000 de 2018 pero aún así sólido- algunos economistas dicen que hay poca necesidad de que la Fed lance nuevos estímulos.

Pero otros advierten nubarrones en el horizonte: menor crecimiento de China, la Unión Europea enfrentada al Brexit, menores inversiones en Estados Unidos y mayor endeudamiento de las compañías. Esos economistas consideran correcto que la Fed ablande su política monetaria.

"La Fed está centrada en la inflación y por buenas razones", dijo Tony Dwyer de la firma Canaccord Genuity en un análisis. "La Fed pasó décadas preocupada por una mayor inflación cuando la economía alcanzaba el pleno empleo y cuando se llegó al históricamente bajo nivel actual, no hubo signo de eso", dijo. "El monstruo de la inflación no apareció", remarcó.

Sin embargo el economista Joel Naroff discrepa. “Los datos no muestran una economía tambaleante sino moderada”, afirmó. “Empero la gran pregunta es hacia donde vamos desde aquí”, dijo y señaló que con la rapidez que cambien la cosas no tiene idea “de que cual será el próximo paso”.