Finanzas

Personas con ingresos menores a ¢500.000 tienen más dificultad de acceder a créditos en entidades reguladas

Las tarjetas de crédito y los préstamos de entidades financieras no están dentro de las principales fuentes de endeudamiento

El grupo de personas con ingresos menores a los ¢500.000 tienden a acudir a familiares y créditos informales debido al poco acceso en entidades reguladas.

Esta fue una de las conclusiones entre las que surgieron de la segunda entrega de la encuesta de endeudamiento de los hogares costarricenses realizada por la Oficina del Consumidor Financiero (OCF).

Con respecto al tipo de deuda según el nivel de ingreso, las personas que reciben un salario menor a ¢300.000 indican que tienen la mayoría de sus créditos con familiares o en tiendas de electrodomésticos. Menos del 13% aseguraron que tienen una deuda crediticia con plásticos de las entidades bancarias.

Por otra parte, el acceso al crédito a través del sistema financiero regulado, no es el mismo para todos.

De manera que las mujeres, las personas sin trabajo remunerado, quienes están en los grupos de menores ingresos (menos de 500 mil colones) y que viven fuera del Gran Área Metropolitana, acuden principalmente a familiares, amigos o compañeros de trabajo. Esto es debido a que a través del sistema financiero regulado tienen más dificultades para acceder a créditos.

En cuanto al nivel ingresos comprometidos para el pago de deudas, domina es el crédito de consumo entre las personas que tienen más del 62% de su ingreso destinado a préstamos. En segundo lugar están las operaciones con familiares. Mientras que para el grupo de personas con un porcentaje entre 18% y 30% el tipo de crédito dominante es el de tiendas de electrodomésticos.

No obstante, conforme los ingresos crecen, las personas se mueven al crédito de entidades reguladas y tiende a desaparecer el crédito con familiares o amigos.

Este comportamiento se repite de acuerdo al estatus laboral, de manera que cuando las personas no tienen trabajo remunerado, la fuente de crédito son familiares o amigos.

“La encuesta muestra que 7 de cada 10 costarricenses tenemos deudas, pero también señala que no es precisamente en tarjetas como se piensa de manera generalizada. Inclusive, a pesar de la cantidad de tarjetas de crédito en circulación, la encuesta detalló que el 33% de los encuestados acepta que tiene, pero no las usa. Esto significa que, a pesar de que puede ser un componente de deuda importante para algunas personas en particular, son otros los factores que tienen un peso mayor en el endeudamiento de las personas”, afirmó Danilo Montero, director general de la OFC.

Asimismo el estudio identificó que los hombres y quienes tienen los más altos ingresos son los que muestran mayor tendencia al crédito. Para ellos, por ejemplo, “el uso del crédito les permite tener una mejor calidad de vida”, “es una parte esencial del estilo de vida actual”, “es bueno comprar y pagar después” o “un préstamo en ocasiones es buena idea”.

Metodología

La encuesta de endeudamiento de los hogares costarricenses se aplicó en noviembre del año anterior.

Para la muestra se tomó en cuenta un total de 1200 personas de edades entre 18 y 65 años con condiciones salariales y de endeudamiento diferentes.

El error muestral fue de 2,8% y fue aplicado en todo el país.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.