Por: María Luisa Madrigal.   30 junio

La producción de Costa Rica, registró un crecimiento de 3,2% para el primer trimestre del 2018, en una tasa anualizada. Este crecimiento se debe principalmente a un incremento del gasto en consumo final de los hogares.

El crecimiento de la actividad económica para el I Trimestre del 2018, se debe principalmente a un incremento del gasto en consumo final de los hogares.
El crecimiento de la actividad económica para el I Trimestre del 2018, se debe principalmente a un incremento del gasto en consumo final de los hogares.

Otros de los aspectos que favorecieron el crecimiento, fue la formación bruta de capital y las exportaciones de bienes. Estas últimas, en menor monto. La comparación del crecimiento, respecto al mismo período del 2017, fue de un 3%, según el informe de la Evolución del Producto Interno Bruto (PIB) Real y la Balanza de Pagos, publicado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El consumo final de los hogares creció 2,9%, según los datos del BCCR. A pesar de ser un incremento fue insuficiente para llegar a los niveles que alcanzó el país previo al 2017. El porcentaje, resulta coherente con la Encuesta de Confianza de los Consumidores, el financiamiento bancario dirigido a crédito para consumo y con el comportamiento del ingreso disponible real, según el ente emisor.

El Producto Interno Bruto trimestral anualizado es ligeramente inferior al del último trimestre del 2017 (3,24%) y también es menor al registrado al inicio del año pasado (3,23%) en las mediciones de la tendencia ciclo.

El consumo de alimentos, los servicios de salud, el transporte, la enseñanza y el alquiler de viviendas, son los productos que más sobresalieron en el primer trimestre del año.

La formación bruta de capital fijo también registró un crecimiento. El aumento del 10,5%, corresponde a mayor inversión privada en obras residenciales, en contraste con la menor inversión en maquinaria y equipo que se registró.

La demanda externa de bienes registró un crecimiento del 5,7%. Las ventas de piña y productos manufacturados, fueron las principales responsables del crecimiento.

Sin embargo, las exportaciones de servicios apenas registraron un crecimiento del 0,7%. En comparación con el mismo trimestre del 2017, se produjo una desaceleración de 11,3 puntos porcentuales. A pesar de esto, el ingreso de turistas aumentó pero simultáneamente, se registró una venta menor en de servicios empresariales, financieros y de transporte.

El gasto en consumo final del gobierno también tuvo crecimiento. Un aumento del 2,5% es consecuencia de la contratación de nuevas plazas, principalmente en el Ministerio de Educación Pública (MEP)y en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), además de un incremento en la compra de bienes y servicios.

La disminución en la compra de vehículos e hidrocarburos, generó un decrecimiento del -0,1% en las importaciones de bienes, mientras que las importaciones de servicios relacionados con las licencias y derechos de uso de marcas y viajes, crecieron un 2,1%.