Por: María Fernanda Cisneros.   7 julio
Los hoteles y restaurantes fueron los que más negociaron las deudas con el sistema financiero, en busca de alivio a sus finanzas. Fotos: Mayela López
Los hoteles y restaurantes fueron los que más negociaron las deudas con el sistema financiero, en busca de alivio a sus finanzas. Fotos: Mayela López

El sistema financiero prorrogó y readecuó poco más de ¢8 billones entre marzo y mayo, lo que equivale al 36% de la cartera total de crédito en ese periodo.

Se trata de 1.395.495 operaciones en total entre todos los intermediarios financieros regulados, y cuya mayor aplicación llegó a hoteles y restaurantes.

La mayor cantidad de estas negociaciones se registraron durante abril, el segundo mes desde la llegada de la pandemia.

Las entidades reportaron estos datos a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) y fueron presentados a la prensa por Alberto Dent, presidente del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) este 7 de julio en una conferencia de prensa virtual.

La banca ayudó prioritariamente al sector económico más afectado por la pandemia. Los hoteles y restaurantes fueron los que acumularon mayor cantidad de readecuaciones y prórrogas, seguidos del sector transporte.

El más reciente Informe Mensual de Actividad Económica del BCCR mostró que la cantidad de cotizantes de la industria hotelera y de restaurantes, pasó de 63.060 en diciembre 2019, a 50.166 en abril 2020. Esto representa una caída del 19,8% y la mayor contracción de entre todos los sectores de la actividad privada.

Además, a abril del 2020, las actividades de alojamiento y alimentación se contrajeron 55,4%, en comparación con el mismo mes del año previo. Las de transporte cayeron 44,2%.

“Los sectores a los que se han dado las readecuaciones son los sectores más directamente afectados por la pandemia. Hemos visto que los bancos han respondido de la forma en la que uno quisiera que hubieran respondido, justamente priorizando a los sectores más fuertemente afectados” citó Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Entre los retos que señalan los supervisores en el corto plazo está la necesidad que siguen manifestando hogares y empresas de apoyo en sus finanzas y flujos de caja.

“Existe una incertidumbre con la que hemos tenido que bailar todos, los clientes, los bancos y nosotros mismos. Las primeras renegociaciones que se dieron, se dieron con expectativa de cuánto vamos a durar esto, de un plazo de tres o cuatro meses. Ahora el plazo ha transcurrido y el tema no se ha corregido, sino que se ha desmejorado”, apuntó Alberto Dent, presidente de Conassif.

Al respecto, Conassif no impedirá que la población realice una segunda o hasta cuarta renegociación. “No le estamos poniendo ninguna limitación a los bancos para que le tiendan la mano a los clientes”, añadió Dent.