Por: María Esther Abissi.   29 mayo

El mercado accionario de Costa Rica además de ser realmente pequeño muestra un comportamiento a la baja que habla de su capacidad de crecimiento y de la preferencia de los inversionistas por los instrumentos de las empresas que lo integran.

El índice accionario de la Bolsa Nacional de Valores (BNV), que determina la evolución del mercado de acuerdo con la variación de los precios de las acciones que se negocian, ha tenido un comportamiento decreciente desde el 2018.

Entre el 2018 y el 2019, este indicador ha tenido una caída del 30,5%, influenciada por el comportamiento de tres de las acciones que tienen mayor peso dentro del mercado. Foto: Albert Marín.
Entre el 2018 y el 2019, este indicador ha tenido una caída del 30,5%, influenciada por el comportamiento de tres de las acciones que tienen mayor peso dentro del mercado. Foto: Albert Marín.

Entre el 1° de enero del 2018 y el 23 de mayo del 2019, este indicador cayó 30,5% en su nivel, un hecho influenciado principalmente por el comportamiento de tres de las acciones que tienen mayor peso dentro del mercado.

El precio de las acciones de Florida Ice & Farm mostró una caída de 27,51% con respecto al año anterior. Holcim, por su parte, otra de las empresas que ponderan más dentro del índice tuvo un descenso de 14,42%, al igual que La Nación, que cayó 16,67%.

El indicador está compuesto por las acciones comunes y preferentes de 11 entidades, entre las que destacan grupos financieros y corporaciones.

Dado que el índice refleja el comportamiento promedio de los precios de todas las acciones inscritas al mercado de valores costarricense, es de esperar que el comportamiento de estas tres empresas en particular incida en la forma en como se mueva el mercado.

Las ponderaciones dependen del tamaño o capitalización de la empresa y la frecuencia de la negociación. Por esto, las acciones de mayor capitalización y frecuencia impactan más en el comportamiento promedio reflejado en el índice.

El resto de las acciones en el mercado, como las de Ad Astra Rocket, Corporación Davivienda y Banco Promerica han mostrado variaciones muy pequeñas.

Ad Astra ha tenido un incremento en el precio de la acción de 12,7% desde el año pasado, y el Grupo Financiero Improsa, que tiene una ponderación pequeña dentro del índice tuvo un decrecimiento de 35% en el precio.

El resto de los emisores mostró variaciones cercanas a 0%.

Según la Bolsa Nacional de Valores, el porcentaje de acciones negociadas con respecto al total disponible ha estado cercano al 2% durante los últimos cuatro años, un porcentaje realmente bajo si se compara con las negociaciones de mercados similares al nuestro.

Otros índices accionarios más conocidos que evidencian el crecimiento y comportamiento de los mercados son el índice Dow Jones, que tuvo una variación de 2,5% respecto al año previo y el Índice NYSE, que determina la evolución de todas las acciones de la New York Stock Exchange, que más bien decreció 1,7% en su evolución interanual.

Lo que dice el indicador

En el último año, el comportamiento del índice ha reflejado la poca profundidad del mercado y una menor preferencia por estos activos durante los últimos años en Costa Rica.

Según explicó Jose Rafael Brenes, director de la Bolsa Nacional de Valores, el mercado local es muy poco desarrollado, por lo que el comportamiento del índice no es una referencia clara del comportamiento de las empresas ni de las expectativas, como sí lo es en otros mercados más desarrollados.

Lo que si puede evidenciar, es el poco desarrollo de nuestras acciones y el apetito de riesgo de los inversionistas. Las acciones, no parecen ser el instrumento apetecido, por la poca liquidez interna.

Para Brenes, elementos como los rendimientos crecientes de las opciones de inversión en dólares, especialmente en bonos de Gobierno y fondos inmobiliarios, han ganado terreno y han restado atractivo a las acciones del mercado.

Según comentó, en otros mercados desarrollados, el comportamiento de los índices accionarios está muy relacionado con aspectos económicos, políticos y comerciales.

Sin embargo, en Costa Rica la relación no es explícita.

La baja rotación de las acciones hace que el precio del mercado no sea un indicativo claro del valor que otorgan los inversionistas a las empresas. Aquí es más bien un reflejo de la relación entre la oferta y la demanda en un periodo específico y no tanto en función de las expectativas sobre las compañías.

“Entre más negociaciones se den, el precio resultante será más claro “, admitió Brenes.

Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de FIFCO, explicó que, dado que el mercado es bastante ilíquido y tiene poca diversificación de emisores, la empresa diseñó un programa de recompras para darle liquidez a los inversionistas que mantienen sus acciones.

Sánchez explicó que el mercado ha tenido varias semanas con una coyuntura particular, asociada principalmente a las presiones de financiamiento del Gobierno, que posiblemente han afectado la negociación de los inversionistas en los diferentes sectores, incluyendo en el mercado accionario.

La caída en el precio de las acciones de FIFCO ha provocado nuevas posiciones para las ventas que se han estado presentando. Es de esperar que, los anuncios de los resultados y planes de la empresa tengan un efecto al alza en el precio, reflejando una mayor valoración de la empresa por parte del mercado.

Holcim fue consultado sobre sus resultados del precio de sus acciones, sin embargo, indicaron que no se referirían al hecho.

La Nación, a cuyo grupo pertenece El Financiero, también fue consultada sobre los resultados. Sin embargo, no se obtuvo respuesta al cierre de esta edición.