Por: AFP .   8 abril
La OPEP y sus aliados debatirán un posible recorte de producción, ante un colapso del mercado petrolero que fue impulsado por la demanda devastada por el coronavirus y una guerra de precios viciosa. La videoconferencia de emergencia, retrasada desde el lunes, se produce después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que los productores clave, Rusia y Arabia Saudita, que se han visto envueltos en una guerra de precios, acordarían recortar la producción para defender la caída de los futuros del crudo. Fotografía de archivo, Joe Klamar, AFP.
La OPEP y sus aliados debatirán un posible recorte de producción, ante un colapso del mercado petrolero que fue impulsado por la demanda devastada por el coronavirus y una guerra de precios viciosa. La videoconferencia de emergencia, retrasada desde el lunes, se produce después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que los productores clave, Rusia y Arabia Saudita, que se han visto envueltos en una guerra de precios, acordarían recortar la producción para defender la caída de los futuros del crudo. Fotografía de archivo, Joe Klamar, AFP.

Las reservas de petróleo de Estados Unidos aumentaron bastante más de lo previsto la semana pasada, mientras la producción bajó, según un informe publicado el miércoles por la Agencia estadounidense de Información sobre a Energía (EIA).

En la semana que terminó el 3 de abril, las reservas comerciales de crudo se dispararon en 15,2 millones de barriles hasta llegar a los 484,4 millones. Los analistas solo esperaban un aumento de 9,25 millones de barriles.

En medio de la pandemia de coronavirus, las reservas ya habían subido fuertemente la semana anterior, cuando sumaron 13,8 millones de barriles.

Se trata de la undécima suba semanal consecutiva, para un total de 56 millones de barriles desde mediados de enero.

Las medidas de confinamiento para tratar de detener la pandemia de coronavirus conllevan una merma del transporte en el mundo así como de la actividad de numerosas empresas, por lo que la demanda de crudo se ve afectada.

En las últimas semanas la demanda de crudo en Estados Unidos cayó 10,7% con relación a igual período del año pasado.

La producción en tanto bajó de 13 millones de barriles diarios a 12,4, una cifra que muestra que la caída de precios tiene un impacto significativo sobre los productores estadounidenses.

Esta caída se conoce un día antes de una reunión crucial entre los miembros de la OPEP y sus aliados liderados por Rusia.

El jueves, sostendrán una teleconferencia para evaluar un recorte de producción, en un momento de sobreoferta de crudo.

Las refinerías estadounidenses bajaron el usos de sus capacidades de 82,3% a 75,6% la semana anterior.

El petróleo WTI en Nueva York subía en la apertura pero limitó sus ganancias a 2,54% tras conocerse el reporte, situándose en 24,23 dólares el barril a las 14H50 GMT.

Nuevo desplome

Los precios internacionales del petróleo volvieron a desplomarse el martes 7 de abril, lastrados por la incertidumbre sobre un acuerdo de recorte de producción entre los principales productores mundiales.

En Nueva York, el barril de "light sweet" crude (WTI) para entrega en mayo cedió un 9,4% a 23,63 dólares estadounidenses.

En Londres en tanto, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en junio retrocedió 3,6% a 31,87 dólares.

Las cotizaciones del crudo se ven afectadas por la caída de demanda energética derivada de las medidas de confinamiento impuestas para tratar de frenar la expansión del coronavirus.

"Hay incertidumbres considerables sobre la amplitud y duración de la caída de la demanda vinculada al Covid-19", destacan los analistas del banco Société Générale en una nota publicada el martes.

A corto plazo, “todavía hay incertidumbres sobre la capacidad de los miembros del grupo Opep+ (la OPEP y sus aliados liderados por Rusia) y otros países productores de ponerse de acuerdo el 9 de abril para reducir de forma significativa y coordinada la producción mundial”, añadieron.

La reunión prevista para el lunes entre la OPEP y sus aliados via teleconferencia fue postergada para el jueves.

La agencia rusa TASS indicó el martes que diez países fuera de la Opep+ fueron invitados: Canadá, Argentina, Brasil, Colombia, Egipto, Indonesa, Noruega, Estados Unidos, Reino Unido y Trinidad y Tobago, lo que lleva a algunos analistas y operadores a hablar de Opep+++.

"Los principales productores de petróleo, entre ellos Arabia Saudita y Rusia están dispuestos a aceptar un recorte de producción el jueves, pero solo si Estados Unidos se une al esfuerzo", dijo Al Stanton, de la consultora RBC.

Los volumenes de recorte estimados "varían de 6 a 15 millones de barriles por día", destacó por su lado Tamas Varga, de PVM. Pero "10 millones de barriles por día es la cifra que más se menciona".

La Casa Blanca impulsa un acuerdo entre Ryad y Moscú para que los precios suban y darle oxígeno a la industria estadounidense de petróleo de esquisto, en grandes problemas a los niveles de precio actuales.

Sin embargo, en Estados Unidos el gobierno federal no puede legalmente imponer recortes de producción a las empresas.

Estas firmas no han dado indicios de estar listas a bajar su producción. A fines de marzo Estados Unidos mantenía sus niveles de extracción en 13 millones de barriles diarios, cerca de su récord.

El viernes, Arabia Saudita moderará una reunión virtual del G20 sobre el mismo tema con el objetivo de asegurar la “estabilidad del mercado”, indicó Riad en un comunicado este martes.