Están presentes los avances económicos que esperaba la Reserva Federal aplicar el ajuste

Por: María Fernanda Cisneros 11 diciembre, 2016
 La turbulencia de los mercados financieros, la ralentización de algunas economías, como la de China, y el Brexit fueron algunas razones que llevaron a la Fed a replantear la forma en que aplicó el ajuste durante el 2016.
La turbulencia de los mercados financieros, la ralentización de algunas economías, como la de China, y el Brexit fueron algunas razones que llevaron a la Fed a replantear la forma en que aplicó el ajuste durante el 2016.

La economía de Estados Unidos muestra signos de mejora e inclina la balanza a favor de los argumentos que tiene la Reserva Federal (Fed) para aumentar las tasas de interés en su última reunión del año, entre el próximo 13 y 14 diciembre.

La recuperación del mercado laboral junto con una inflación, que, aunque está por debajo de la meta de 2% anual, comenzó a subir, y una economía que crece más de lo esperado, son parte de los factores que favorecen el alza.

También están los riesgos que trae una prolongada espera para que la Fed aplique la subida.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Janet Yellen, presidenta de la Fed, ha enfatizado que si se espera demasiado para subir la tasa, surge el riesgo de que luego sea necesario aplicar un aumento “relativamente abrupto”, lo que puede desatar una recesión económica.

“Mantener la tasa federal a su nivel actual por demasiado tiempo podría causar una aceptación excesiva de riesgos y al final socavar la estabilidad financiera”, dijo Yellen a mediados de noviembre.

Argumentos más sólidos

El cierre de noviembre e inicio de este último mes del 2016 trajeron buenas noticias.

El Producto Interno Bruto de Estados Unidos creció un 3,2% en el tercer trimestre, superando las proyecciones y explicado en su mayoría por un mayor dinamismo del consumo. La proyección apuntaba a un 3%.

Este repunte reveló un mayor gasto de los consumidores en construcción de viviendas familiares y en bienes duraderos.

Por su lado, en noviembre, el mercado laboral registró una fuerte creación de empleos en el nicho privado, con la generación de 216.000 puestos de trabajo, por encima de los 160.000 esperados.

El desempleo cayó 4,6%, aunque este resultado obedeció a que muchas personas dejaron de buscar trabajo.

infografia
Al mismo tiempo, la inflación se aceleró en octubre y alcanzó el nivel más alto en dos años. El índice basado en los gastos de consumo, aumentó 1,4% en un año.

Dentro de esta lista de factores, otro podría ser la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Según una publicación de The Wall Street Journal , el presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, y el responsable de la Fed de San Luis, James Bullard, dijeron que es posible que el nuevo panorama político de Washington, tras la victoria de Trump, lleve a subir las tasas de manera más agresiva en los próximos años.

A esto se une que la economía de China que podría mejorar. Esto, junto con la reacción ante la llegada de Trump y los riesgos en Europa, serán determinantes en el 2017.

Los mercados están anticipando un alza en la tasa de interés federal, y esto se evidencia en el aumento en los precios de los bonos del Tesoro y la baja en los precios de los bonos emergentes.

Los de Costa Rica no han sido la excepción, dijo Douglas Montero, gerente de fondos de inversión de Aldesa.

La última vez que la Fed subió los tipos de interés fue en diciembre de 2015, cuando anunció que elevaría el indicador de referencia en 25 puntos básicos para situarla entre 0,25% y 0,50%.

En ese momento, se esperaba que el cambio fuera gradual pero constante; sin embargo, rápidamente los economistas previeron un giro: el aumento sería escalonado y muy pausado.

Ahora, el panorama cambió pero esta vez a favor del alza y con argumentos más sólidos.